Cambio o crisis

La opinión de…

Mauro Zúñiga Araúz

Desde que el Excelentísimo asumió el poder, y luego de las banderas y mazazos, el país ha entrado en una crisis permanente, la que examinada al detalle la podemos dividir en un sinfín de crisis de diversas magnitudes, pero hasta hoy ninguna resuelta. A una crisis se agrega otra y otra, como una bola de nieve gigante que arrasa todo lo que encuentra a su paso.

Creo, sinceramente, que el Excelentísimo no se ha percatado de la realidad en que vivimos los panameños. Su dedicación exclusiva a sus negocios le ha tapado los sentidos para percatarse de los olores que emanan de los cuerpos sin bañarse, de los inodoros sucios, de la basura acumulada, de la carne humana quemada por el fuego, de los ojos invidentes, de las muertes por deshidratación y hambre, de las ejecuciones a quemarropa; en fin, de las frustraciones y desesperanzas de un pueblo que votó por él con la promesa de un cambio.

Pero, ¿hubo cambios? Sí. La exclusión de la sociedad civil del Consejo Nacional de Trasparencia, la eliminación de la Carrera Administrativa, las escuchas telefónicas, el aumento de las penas a los menores, la creación del Consejo de Seguridad, la criminalización de las protestas sociales con penas de 6 meses a 2 años de prisión, la dedocracia en el escogimiento de los magistrados, la ilegal destitución de la Procuradora, el indulto ilegal a los agentes encargados en hacer cumplir la ley, la aprobación de la ley chorizo, la masacre de Bocas del Toro, la intimidación de parte del Ministerio de Economía y Finanzas y la Contraloría contra periodistas, el otorgamiento de asilo territorial a la colombiana Hurtado, acusada de escuchas ilegales, la promoción y aprobación de proyectos mineros que beneficiarán a las grandes transnacionales (en los que se presume que el Excelentísimo ya tiene acciones), la violación de la Unesco en el Casco Antiguo, la vergüenza del último censo, el escogimiento arbitrario del último Procurador.

A todo esto, agreguemos la grave crisis del agua, un problema prevenible si se hubiesen tomado las medidas correctivas a tiempo; las confesiones públicas del director del Idaan de su incapacidad para resolverla. El problema crónico de la basura, lo que junto al del agua, crea las condiciones adecuadas para el inicio y propagación de enfermedades infecciosas.

Al escribir este artículo se había anunciado el incremento en los casos de diarrea. El cólera está en Haití y República Dominicana, y es muy probable que se disemine por América Latina. En nuestro país, el nuevo Dr. Franklin Vergara, o al menos, al Franklin que yo no conocí, lo está esperando con los brazos abiertos.

Me da mucha pena porque teniendo los conocimientos para la gestión del nuevo modelo de atención de salud, no haya hecho absolutamente nada. Franklin: El Ministerio de Salud no es un negocio. Renuncia. Te lo pido como uno de tus maestros en medicina interna. No quisiera que pasaras a la historia como lo va a ser José Raúl Mulino, que de un acérrimo civilista, por un plato de lentejas se convirtió en uno de los sirvientes más conspicuos de los militares del continente americano. Obsérvenle el color negruzco de la lengua impregnada en betún.

No sé qué título utilizar para describir la ejecución que hicieron el pasado 9 de enero contra los menores detenidos. Ya van cuatro muertos. La metodología fascista distingue con precisión las diferencias de clases sociales. La saña, crueldad, burla, cinismo, sadomasoquismo con lo que trataron a los jóvenes detenidos es característico de esta ideología. No crean que fue por gusto que el Excelentísimo sancionó la ley que impide que un policía quede detenido después de cometer un crimen.

Eso puede desalentar a estos organismos en sus tareas represivas. Escuché a Mulino arremeter contra el viceministro Tulipano por atreverse a insinuar que los policías tuvieron responsabilidad directa en el homicidio. ¡Qué furia! No me sorprendería que después de esta reprimenda, Mulino fuere a hincarse ante el Excelentísimo, quien le acarició el hombro con la espada del honor. Esos son códigos fascistas.

El principal enemigo de los regímenes fascistas es la libertad de expresión. El pueblo panameño y las voces del mundo obligaron al Excelentísimo a recular. Una diputada dijo en un programa de televisión que cuando el Excelentísimo vio mi artículo (y ordenó que se elaborara el anteproyecto), no había contemplado las repercusiones.

O sea, que actuó irracionalmente. Durante la Guerra Fría, en el despacho del Presidente de Estados Unidos había un botón. Si se tocaba se daba inicio a la guerra nuclear. ¿Qué hubiera sucedido si el Excelentísimo hubiera sido Presidente de ese país? ¿O qué pasaría si en su despacho hay un botón que al presionarlo se elimina a un opositor?

El mismo ministro que me sopló el negociado que hay con los seguros de la policía, me pidió que investigara el nombre de la empresa que le hace las encuestas al Excelentísimo, a quien este le dio 2 millones de dólares para tratar lo de la cadena de frío.   Y lo triste es que hay mucho más.

Observación: la gente que no logró ver mi artículo que descompuso al Excelentísimo, lo puede encontrar en mi página web: www.maurozunigaararuz.com/

<>
Este artículo se publicó el 19  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: