De todas formas la calavera es ñata

La opinión del Periodista…

EUCLIDES M. CORRO. R
emacor@cwpanama.net

Cuando hicieras lo que hicieras no había forma de quedar bien, nuestros mayores nos decían ‘de todas formas la calavera es ñata’.   Digo lo anterior refiriéndome a la reciente aparición del presidente Ricardo Martinelli en TV para expresar su frustración por lo ocurrido en el Centro de Cumplimiento de Menores de Tocumen.

De inmediato los dirigentes de partidos de oposición y otras organizaciones civiles lanzaron sus comunicados criticando al mandatario. Le reprocharon al presidente la demora en su pronunciamiento sobre este lamentable incidente, también que no notaron sinceridad en sus palabras y que no hubo una real asunción de responsabilidad política. Tampoco acciones concretas para los supuestos culpables y lo acusan de actitud permisiva para con los policías abusadores, etc.

Probablemente pensaban o aspiraban que el señor Martinelli fuera a pedir que sin mediar juicio alguno, las personas acusadas terminaran cumpliendo la pena de muerte o como mínimo que les prendieran fuego para que experimentaran lo que los menores sufrieron.

Espantoso el solo pensarlo. Un presidente, es mi opinión y si no la comparten lo lamento, debe ser mediador de la justicia pero en forma alguna puede convertirse en jurado y mucho menos en juez en una causa donde le corresponde a otros estamentos de la ley investigar y sancionar si los acusados son encontrados culpables.

¿Qué dijo el presidente Martinelli? Voy a tratar de enumerar los puntos principales de su intervención ante la audiencia nacional.

1-Se solidarizó con la familia de todos los menores que sufrieron quemaduras, y de manera muy especial con los que fallecieron.

2-Señaló que ‘ninguno de ellos merecía morir’ y agregó ‘perdimos su juventud, su futuro y la oportunidad que tenían de rehacer sus vidas.

3-Fue enfático al indicar que ‘la manera como murieron es inaceptable’ y aceptó que ‘aquí hubo más que negligencia’, y como si no fuera suficiente, subrayó que ‘a estos jóvenes les violaron todos sus derechos’.

4-Rechazó que se pueda pensar ‘que no existe ley y justicia en Panamá’.

5-Comparte 100% cuando dijo que ‘esta tragedia no debe usarse para hacer política’ y de manera especial cuando pidió que ‘debemos unirnos como nunca y pedir justicia en una sola voz’.

6-Creo que cumple plenamente con su papel cuando le exige ‘a las autoridades encargadas que actúen, ejemplarmente, en pos de la justicia y los derechos humanos’.

7-Se solidariza con la familia de los jóvenes afectados, tanto los que han fallecido como los que están en condiciones graves’.

8-Y es determinante cuando dijo que estará vigilante ‘para que investiguen a quienes sean los responsables y les caiga todo el peso de la ley’.

Posiblemente algunas personas pensaron que el señor Martinelli tenía que salir con una pistola o un garrote a castigar a los supuestos culpables, pasando por encima de lo que la ley le permite y le ordena; sobre todo, respetando la independencia de los estamentos de justicia que tienen la responsabilidad de investigar lo ocurrido.

En lo personal he estado dándole seguimiento a las noticias relacionadas con la investigación que realiza el Ministerio Público sobre este caso. Como periodista esa es mi obligación, y como ciudadano mantengo la esperanza que los responsables serán castigados en derecho y confío además, que el señor Presidente, haciendo buena su palabra, no le dará indulto a los que resulten culpables.

Entiendo el dolor de los familiares de estos jóvenes, y ojalá que esto nos quede como lección a todos para ser más celosos en la orientación y el papel que nos corresponde en el ejemplo y la educación que debemos darle a nuestros hijos.   La experiencia sufrida es dura. No se la deseo a nadie. Por eso, y sin convertirme en defensor del señor Martinelli porque él no necesita de ello, me sumo a las voces que piden reflexión y no de los que como políticos quieren pescar en río revuelto.

<>
Este artículo se publicó el 25 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Retos para los años por venir

La opinión del Abogado…

 

SAÚL MALOUL ZEBEDE
malcoj2@hotmail.com

Después de la primera década de la presente centuria y del nuevo milenio, uno puede hacer el ejercicio de cierto balance y tratar de hacer una proyección a futuro. La mayoría de los análisis que he leído adolecen del defecto de hacer críticas mordaces, sin hacer los correspondientes reconocimientos de los avances alcanzados en el tiempo transcurrido. Si repetimos este error, el panorama se presenta dantesco; si, en cambio, reconocemos lo bueno, el color gris es el que mejor define a la proyección.

No hay duda de que hay algunos indicios de que estamos viviendo nuevos tiempos, en los que tendremos que enfrentar nuevos paradigmas. La caída del Muro de Berlín, definió la extensión de la economía capitalista por todo el planeta, salvo por las contadas excepciones, que brillan, precisamente, por ser excepciones que confirman la regla.

El ataque a las Torres Gemelas puso de manifiesto en toda su extensión la magnitud de la amenaza terrorista en todo el mundo, como si el fundamentalismo islámico hubiese venido a sustituir al comunismo como la gran amenaza que se cierne contra el Mundo Occidental. En el transcurso de los años, no solamente hemos aprendido a vivir con la amenaza terrorista, sino que hemos podido focalizar la lucha contra este flagelo, que no obstante, dista mucho de haber sido resuelto.

La profunda crisis financiera de la que recién empezamos a salir, y de la cual, todavía se sienten coletazos en Estados Unidos de América y en el Viejo Continente, es, según algunos expertos, el síntoma más importante de que, definitivamente, estamos viviendo una nueva época, en la que tendremos que enfrentarnos, tanto a viejos, como a nuevos paradigmas.

Finalmente, para mí, otro de los síntomas más significativos de esta nueva era, son las drásticas manifestaciones del cambio climático. Y lo ubico, no sólo como un problema más, sino tal vez, como el más persistente y más serio de los problemas a los que tenga que enfrentarse la humanidad en los próximos años.

La amenaza nuclear sigue siendo un problema serio, tanto el de la ojiva nuclear que se perdió en alguna parte del mundo, por irresponsabilidad de quienes tenían que evitarlo, como por el deseo de gobiernos totalitarios y autocráticos, -que son una amenaza para sus vecinos-, de hacerse de algún poderío nuclear. En este sentido, la firma, ratificación y entrada en vigencia del último tratado de reducción de ojivas nucleares firmado entre Washington y Moscú constituye un hito en esta materia y un aliciente para que los Estados responsables escojan el camino de la desnuclearización.

El hambre sigue siendo una de las grandes amenazas de millones de pobres que habitan el planeta, y la tarea del resto del mundo, no solamente alimentarlos, sino proveerlos de sistemas de economías de interdependencia y autosostenibles, que les permitan a estos pueblos salir de la pobreza y del hambre.

Finalmente, hay que reconocer que hoy, como nunca en la Historia de la Humanidad, el sistema democrático se ha extendido por todo el planeta. Tarea de las instituciones nacionales e internacionales, es la preservación de este sistema, como la mejor expresión de la civilización organizada y culta a que aspiramos a ser. Un reto, todavía para muchos países, el que este sistema sea funcional para mejorar la calidad de vida de los habitantes de los países que lo han adoptado.

Una pregunta que el mundo pronto tendrá que enfrentar es qué grado de reforma se debe de implementar en el seno de la Organización de las Naciones Unidas. Un muy serio debate debe preceder las siguientes importantes interrogantes: si vamos a permitir nuevos miembros en el Consejo de Seguridad, qué prerrogativas deberían tener; y más sensitivo aún, si los cambios romperán el paradigma de vencedores y vencidos de la Segunda Guerra Mundial o se alineará al resultado de la última gran guerra.

 

Este artículo se publicó el 24 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La información es poder

La opinión del Educador retirado…

AZAEL ÁLVAREZ A.
opinion@laestrella.com.pa

Un proverbio francés dice que la información es poder y un adagio anglosajón asegura que el hombre informado vale por dos. E stos refranes, adagios y proverbios se vienen repitiendo a lo largo de los años y tal vez en siglos y milenios; los mismos emanan de la sabiduría popular y son considerados por la gente como verdades que apoyan consejos, críticas, pues se adaptan al sentir de quienes los emiten y también de quienes los reciben.

Estas frases memorables (proverbios) han jugado un papel importante en la evolución y desarrollo del lenguaje universal y se transmiten en todos los idiomas importantes conocidos.

No hay duda que la información es poder, recordemos que la prensa es el cuarto poder del Estado. Los periódicos han librado numerosas batallas, a lo largo de la historia del periodismo han ocurrido casos que vale la pena no olvidar tal como lo fue la investigación publicada por el Washington Post, periódico norteamericano que acabó con la presidencia de Richard Nixon. Caso este más conocido con el nombre de ‘Wattergate’.

Otro caso sobre el poder de la información, muy sonado fue cuando Juan Montalvo, escritor célebre, dijo: ‘Mi pluma lo ha matado’, en ocasión del suicidio del dictador Moreno, que el combatía con sus escritos, por los abusos de este gobernante de facto del Ecuador.

Poder inmenso tiene la información en las campañas políticas tanto que se dice que lo que no se anuncia no se vende. Por eso, en este sentido, se gastan miles de millones en el mundo. La comunicación cuesta caro. Pongámonos a pensar cuanto se gasta con las herramientas y aparatos en las tecnologías, nuevas y hasta viejas para hacer y agilizar la comunicación. Como ejemplo de ello citamos una sola cosa, los celulares que existen funcionando en Panamá y en todo el mundo.

Antes de terminar este artículo que espero que lo acoja La Estrella, decana de la prensa panameña, y el tercer periódico más antiguo después del Mercurio de Chile y el Comercio de Lima, Perú. Periódico este que antaño fui colaborador, deseo abordar algo sobre la noble labor del periodista y la importancia de defender la libertad de expresión, derecho que se debe considerar como sagrado aquí en Panamá y todos los países democráticos del mundo.

También decir y recordar la importancia de los valores tales como la honradez, honestidad, objetividad y todos los principios básicos del periodismo en general, consignado en los libros de ética, en manuales de redacción que existen para que se cumplan. Recordar que el mandato de la ley de Dios nos dice: ‘No levantar falso testimonio, ni mentir’.

Recordemos también que por calumnia e injuria la historia del periodismo registra graves conflictos y sentencias. Eduardo Chivás, prominente político cubano, -antes de Castro-, se pegó un tiro por no poder probar sus aseveraciones y comentarios, lo mismo le pasó a Getulio Vargas, ex presidente de Brasil.

Aquí en Panamá, hace ya mucho tiempo Aquilino Boyd, gran político tuvo que acudir a las armas de fuego, para resolver un conflicto según él de injuria o de calumnia.

Siempre debemos tener presente las leyes y normas sociales. Estos deben contar con la aquiescencia del público y nunca olvidar los preceptos y principios constitucionales tal como el que dice: ‘el poder emana del pueblo y lo ejerce el gobierno a través de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; que trabajarán separadamente, pero en armónica colaboración.’

La prensa, -el cuarto poder-, está llamada a cumplir su rol con eficiencia y honestidad, siendo como lo es, agente vital del desarrollo del país.

Este artículo se publicó el 23 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responsabilidad contractual

La responsabilidad del proveedor es garantizarle al consumidor el uso adecuado del bien o servicio adquirido.  La opinión del Administrador General de ACODEDO…


PEDRO  MEILÁN

Mucho hemos conversado sobre la responsabilidad del proveedor en garantizarle al consumidor el uso adecuado del bien o servicio adquirido; sin embargo, esta responsabilidad no se circunscribe o limita únicamente a honrar la garantía ofrecida por el fabricante, sino que va más allá, ya que el consumidor debe ser protegido en todos los aspectos que abarcan las normas de protección al consumidor, recogidas en la Ley 45.

Por ello, la mencionada ley recoge dentro de su articulado una protección especial para el consumidor, que versa sobre la responsabilidad extracontractual del proveedor, en los casos en que medie dolo, culpa, negligencia o imprudencia de quien ofrece un bien o servicio, dentro del mercado nacional.

Nótese que esta protección va dirigida a aquellas operaciones de consumo, en las cuales pese a existir un contrato, la información sobre el uso de lo ofrecido no es debidamente facilitada al consumidor.

La forma indicada para vincular a un agente económico con esta responsabilidad lo es a través de la factura de pago o recibo, la cual, según el artículo 36 de la ley 45, es obligatorio que el proveedor del bien o servicio entregue al consumidor.

De esta manera, el consumidor tendrá una prueba vinculante que podrá ser utilizada en caso de que, por alguna mala práctica del agente económico al momento de ofrecerle el servicio o entregarle el bien, le cause daño o perjuicio al consumidor.

Esta responsabilidad sobreviene por la falta de instrucciones oportunas y adecuadas sobre la utilización del bien o servicio; es decir, que debe el proveedor garantizarle al consumidor el buen entendimiento de las instrucciones de utilización, para evitar posibles lesiones a la integridad física de la persona.

En Acodeco ya ensayamos este tema aplicando una sanción a una empresa que por negligencia ocasionó un daño corporal a un consumidor.

Pero lo más importante es que este pronunciamiento administrativo fue avalado por la Sala Tercera de nuestra Corte Suprema de Justicia.

Recordemos que en una economía como la nuestra, a diario se ofrecen una gran cantidad de servicios los cuales, de una manera u otra, requieren de un mínimo de pericia por parte del consumidor, lograda, claro está, luego de ser informado por el proveedor de la forma correcta de la utilización de su producto, lo que evitará contratiempos o perjuicios futuros.

Ahora bien, el consumidor no escapa de su obligación de exigir de forma clara, oportuna y entendible, las instrucciones de uso provistas por el agente económico; recordando siempre que un consumidor informado tiene poder.

Poder que lo puede llevar a abstenerse de adquirir el bien o servicio, si considera que resulta peligroso o que las instrucciones de uso no son lo suficientemente claras para él.

Por último, reiteramos nuestro compromiso de investigadores preventivos y, por qué no, sancionadores de las actuaciones que estén al margen de la Ley 45, para lo que necesitamos que al detectarse una posible infracción, ésta sea puesta en conocimiento de nuestros funcionarios, quienes inmediatamente recopilarán todas las pruebas necesarias, a fin de determinar si la conducta investigada está enmarcada o no dentro de la normativa vigente en materia de protección al consumidor.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Aprovechemos la ocasión

La opinión del Diplomático….

GUILLERMO TATIS GRIMALDO
gtatisg@gmail.com

Dice la vieja frase que de la improvisación solo quedan chambonadas; pero lo cierto es que casi siempre, lo que empieza mal inevitablemente termina mal.

Así ha terminado la idea de cambios al impuesto de circulación vehicular en la ciudad de Panamá, en una propuesta deficiente por decir lo menos. Primero, porque el proyecto fue lanzado sin un estudio ni soporte técnico para establecer el nuevo impuesto; segundo, porque se ideó sin consultas y sin tener en cuenta los demás municipios del país; y tercero porque su concepción se basó más en la necesidad de balancear apresuradamente –más bien desesperadamente- las arcas municipales, sintomáticamente maltrechas y acentuadas por la pérdida de los ingresos que recibía por el impuesto de basura, que la de hacer una razonada y consecuente reforma al régimen tributario municipal.

Para lograr corregir el entuerto, los creadores de la infortunada propuesta, deben obligatoriamente someterla al estudio de los que conocen la materia y al debate de la opinión pública, porque pretender antojadizamente aplicarle un impuesto de placa o de circulación -al valor del registro del vehículo, como se ha hecho- no deja de ser otra cosa que un disparate, porque un bien como el automóvil se deprecia desde el momento que sale de la vitrina de ventas en un 15%, y así progresivamente en pocos años su valor técnico es cero. De suerte que no resulta coherente utilizar solo aquél elemento como variable de cálculo.

Hay mecanismos modernos en otros países para tasar y calcular el impuesto de rodamiento o circulación, que tienen que ver con parámetros científicos y cuya base de cálculo combinado es la cilindrada para determinar dimensiones o bien la envergadura del vehículo, y el año de éste para establecer su valor presente (real) para los de uso particular. Los de uso comercial se hacen con otros factores para su cálculo, además de la cilindrada y el año; se tiene en cuenta, su capacidad de carga, números de ejes y la clasificación operativa de vehículo (panel, taxis, buses, pick-up, volquetes, camiones, etcétera).

La razón de estos parámetros son muy sencillos, y de allí el nombre de ‘impuesto de rodamiento’ por cuanto no ruedan el mismo tiempo en su vida útil un vehículo de uso particular que uno destinado al servicio publico, como tampoco desgasta ni daña igual el pavimento de las vías públicas nacionales o locales un auto compacto Cherry QQ que una Hommer, en cuantos a los particulares, ni un liviano y versátil panel Damas que una articulada tractomula, en los comerciales.

Aprovechemos la ocasión, y con la ayuda de la Autoridad del Tránsito resolvamos los temas pendientes referente a placas, registros de matrícula y sus tributaciones, unificando la reforma de los impuestos de rodamiento o como se los quiera llamar, con una moderna y apropiada tabla de cálculos para el cobro del impuesto, y que éste sea obligatorio para todos los municipios del país, como la discrecionalidad del contribuyente para inscribir o trasladar su vehículo donde lo desee, y sin trabas.

Además es urgente aplicar un poco más de seriedad en la confección, contenido y expedición de las placas para vehículos.   Éstas –la lata- no tienen por qué hacerlas nuevas cada año, y menos cobrarlas si no las hacen ni entregan, eso resulta un cobro abusivo e ilegal, y un gasto innecesario para el contribuyente.   En fin, la placa que se destruya, se pierda o se torne ilegible que se ordene su reposición y confección por la autoridad competente en el establecimiento autorizado para ello. Pertinente sería acabar con las exoneraciones para una clase de funcionarios y esa diversidad de placas que hoy exhiben, diputados, periodistas, tesoreros municipales, alcaldes, representantes de corregimiento, y reducirlas a particulares, comerciales, oficiales y de servicio diplomático (esta última solo en atención a los acuerdos internacionales) y así terminaríamos con el deshonroso placer de los fueros y privilegios que cabalgan en el país.

Por ende es necesario, definir un diseño serio y permanente para las placas, sus colores distintivos según su clasificación de uso y contenido descriptivo de la misma, y generar una fórmula que permita establecer un número único de por vida para cada automóvil matriculado en el país.

Con la numeración actual de seis dígitos solo da para que se emitan hasta un millón de placas o unidades de ella, pero si combinamos (como en otros países), tres letras y tres números nos daría más de 22 millones de unidades, es decir tendríamos una disponibilidad numérica astronómica de placas por generaciones, una cifra casi infinita en términos reales para el tema que nos ocupa.

*

<> Este artículo se publicó el  22 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Los mejores sistemas educativos, desafíos para Panamá

La opinión del Educador….

 

ROGELIO A. MATA G.
romagrau19@hotmail.com

Con la mirada puesta en la calidad y equidad, la educación panameña vive hoy un momento crucial, producto de la falta a lo largo de los años, de una profunda revisión de sus bases estructurales.   En un momento como este, vale la pena revisar la experiencia de aquellos países y sistemas educativos que han logrado permanentemente buenos resultados o que han conseguido dar un salto importante en los últimos años, la consultora internacional, McKinsey & Company, desarrolló una investigación que se propuso comprender por qué un grupo importante de sistemas educativos, a pesar de sus diferencias sociales y culturales (desde Canadá a Nueva Zelanda, o desde Inglaterra a Singapur), habían alcanzado altos estándares de calidad en los aprendizajes de sus alumnos.

Las tres claves descubiertas por el equipo de Michael Barber (sólo me referiré a dos) son sugerentes y de mucha utilidad para analizar la situación y desafíos del sistema educativo panameño. Antes de revisar y aplicar esas claves al análisis de nuestro país, es necesario hacer un par de advertencias. En primer lugar, los países analizados en este estudio tienen un nivel de inequidad social y educativa muy inferior a la de Panamá. La evidencia mundial indica que existe una correlación entre calidad y equidad que hace, para los países estructuralmente desiguales como el nuestro, mucho más difícil mejorar sus estándares de calidad.

Una advertencia pertinente es que los sistemas educativos analizados por el informe, si bien son bastante diversos en cuanto a la inversión social que realizan en el sector educación, están también muy lejos de lo que nuestro país está haciendo. A pesar de que la evidencia en este caso indica que no hay una asociación directa entre más gasto y mejores resultados, lo que invierten las experiencias exitosas analizadas va muy por encima del 6% del PIB que se invierte en educación en nuestro país.

Pasando a los ‘factores clave’ identificados por el informe McKinsey, el primero de ellos consiste en la importancia de atraer a los mejores estudiantes al ámbito de la docencia.

El telón de fondo de esta afirmación es que sólo es posible entregar una educación de calidad a la sociedad con las personas mejor preparadas. En nuestro país claramente esto no ocurre, y más bien se da la situación contraria. Los mejores alumnos, salvo contadas excepciones, no optan por las carreras de educación. Dos elementos influyen fuertemente en esta situación y se desprenden también del informe McKinsey. Primero, para atraer a los mejores alumnos es necesario contar con buenos salarios iniciales. Los países con buenos resultados tienen brechas salariales menos marcadas y además han hecho esfuerzos por acercar las remuneraciones de los profesores a las del resto de las profesiones. Todo esto hace poco atractiva a la profesión docente en Panamá para muchos jóvenes que tienen interés, pero que al mismo tiempo ven en la enseñanza un espacio laboral con escasas oportunidades de desarrollo y movilidad social.

En los países con buenos resultados analizados, ser maestro o profesor es una aspiración equivalente, y a veces superior, a ser médico, ingeniero o abogado. Para lograr esto, han mejorado las condiciones, pero también han impulsado políticas para reconocer la función docente y levantar su status. Medidas de este tipo son urgentes e indispensables para países como el nuestro, que se caracterizan por asignar un valor menor a la profesión docente.

El segundo factor clave identificado por el estudio es la formación que reciben los docentes para lograr un buen desempeño con sus alumnos. Por último, Panamá tampoco tiene buenas condiciones para la existencia de comunidades de aprendizaje profesional, ampliamente desarrolladas.

El desafío de esta nueva etapa para Panamá, además de corregir aspectos institucionales del sistema, consiste en pasar de una etapa de cambios estructurales a una donde sus ‘actores clave’ – directivos, docentes y alumnos – sean el eje central y los protagonistas principales de los cambios y mejoras.

 

*

<> Este artículo se publicó el  21 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La justicia no es igual para todos

La opinión y el planteamiento de la….

FAMILIA  GATENO
opinion@laestrella.com.pa

Hace más de nueve meses se mantiene injustamente detenido el ciudadano panameño Teófilo Gateno. El señor Gateno ha sido acusado por el fiscal del caso y por quien fuera, hasta hace poco, el procurador general de la Nación- suplente, de estar vinculado a la sociedad Grupo Comercial Medicom, empresa que importó glicerina, la entregó al Seguro Social y que luego de dos años fuera confirmada como dietilenglicol.

Ni el fiscal ni el procurador suplente, tienen documento ni señalamiento alguno que sustente esta supuesta vinculación, pues no existen. Teófilo Gateno, no aparece en el pacto social de esa empresa, no es miembro de su Junta Directiva, ni accionista, y jamás recibió salarios ni dividendos de la misma. La acusación, por lo tanto, se basa en meras suposiciones e insinuaciones.

De acuerdo con la ley panameña vigente, los verdaderos responsables de una sociedad anónima son sus representantes legales, y el señor Gateno no aparece como tal, porque no lo es. Mal pudiera ser responsable él de las actuaciones de los directivos y gerente de MEDICOM, a quien solo le prestó cinco mil balboas (B./5,000.00) en un financiamiento tradicional que únicamente fue utilizado por esa empresa para el pago de fletes e impuestos y así cumplir con una orden de compra emitida por la Caja de Seguro Social.

Durante el proceso, el fiscal ha alegado que el señor Gateno, debía haber hecho las pruebas para comprobar la naturaleza del producto al que solamente le estaba financiando los derechos de importación. Ni siquiera los laboratorios del Seguro Social pudieron detectar el tóxico, ¿cómo se pretende entonces que lo haga el financista? Si cada vez que un banco o financiera hiciera un préstamo para una importación tuviese que comprobar la naturaleza de los productos, el sistema financiero colapsaría. ¿Acaso son los bancos responsables de defectos de fábrica de autos cuya importación financiaron? ¿Deben las instituciones financieras contratar expertos en todos los campos, cada vez que financian una importación, o son las autoridades competentes en cada ramo las que deben velar por el cumplimiento de las normas básicas de cada producto? En el caso por el que se le acusa al señor Gateno, cuya participación fue únicamente como financista, el Seguro Social recibió conforme el producto entregado por Grupo Comercial Medicom.

Sin embargo, el fiscal insistió en mantener la detención de Gateno, obviando la presunción de inocencia y en reiteradas ocasiones le negó permisos de trabajo, al que tiene derecho y necesidad para su salud mental y para poder mantener a su familia.

No pretendemos analizar las razones ni argumentaciones que pudiera tener el fiscal para su conducta, pero llama poderosamente la atención que no ha podido sustentar sus respuestas con argumentos válidos.

Durante todos estos meses, la familia ha preferido mantenerse callada ante los medios de comunicación, con la esperanza de que el Ministerio Público diera indicios de que realmente estaba en busca de los verdaderos responsables de esta tragedia que afectó a miles de panameños. Sin embargo, no pareciera que esa es su intención, pues si bien hay más de ‘una veintena de imputados, lo cual no significa que son responsables’, él único que está siendo castigado con una prolongada detención es Teófilo Gateno.

El tiempo corre, los efectos de esta caprichosa detención ya se hacen sentir sobre los hijos, la esposa y los padres, y la paciencia se agota. Ya no podemos seguir callados, y es por ello que hemos decidido que la ciudadanía debe estar informada sobre el manejo que se le está dando a este caso. Tener a un ‘chivo expiatorio’ detenido no nos llevará a la verdad, ni resolverá los problemas de salud de los afectados. Lo único que logra es desviar la atención del público de una solución justa para todos.

Respetados magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, ahora tienen ustedes el caso en sus manos y esperamos que se haga justicia finalmente. Teófilo Gateno, debe ser liberado, como lo están los demás acusados, y debe tener los mismos derechos de defender su posición en libertad, como todos. ‘La justicia, señores, debe ser igual para todos.’*

*

<> Este artículo se publicó el  21  de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a los  autores,  todo el crédito que les corresponde.