Feria de las Flores y del Café

*

La opinión del Periodista…

Modesto Rangel Miranda

Uno de los aspectos fundamentales que se puede determinar en una nación es valorar sus reservas climáticas, lo que contribuye a engrandecer la verdadera sustancia ecológica que alimenta la efervescencia de la naturaleza.
Es imprescindible señalar que la ciudad de Boquete cuenta con un clima templado húmedo de altura y el clima tropical húmedo. Durante todo el año la temperatura no es superior a los 18º C.    Sus fértiles suelos permiten la elaboración de mejores productos gracias a la formación de sedimentos de origen volcánico cuya raíces datan desde los tiempos de la época colonial hasta la actualidad donde surten los mejores productos agrícolas como plantaciones de café, flores, hortalizas y legumbres.
Su enorme cadena montañosa proyecta el canto de una vistosidad de la madre naturaleza proyectando el inmenso arco iris y su llovizna conocida como bajareque encanta la alegría de cientos de turistas que visitan Boquete durante todo el año. 

Cien años de vida para los boqueteños han sido de mayor trascendencia en el devenir de la historia nacional porque sus transformaciones sociales motivaron cambios positivos en la vida nacional.

Fueron muchos los cambios políticos e históricos que han incidido en la vida de los cien años de formación de Boquete. Su propia historia narra los primeros pioneros quienes eran inmigrantes de los Estados Unidos , Alemania, Inglaterra y Suramérica, quienes forjaron un nuevo estilo de vida y contribuyeron progresivamente en la fundación y desenvolvimiento económico del Distrito de Boquete. 

Durante estos cien años Boquete cambió sus estructuras esquemáticas ha sufrido profundas transformaciones en las que han intervenido múltiples factores humanos y biofísicos. De esta compleja mezcolanza surge una dinámica funcional que refleja en el terreno la singular realidad boqueteña. El paisaje cultural ha cambiado su arquitectura; mientras se reconfigura la tenencia de la tierra, lujosas viviendas aparecen por todas partes y en sitios donde antes solo había montañas, se observan carreteras e imponentes cabañas.

En medio de esta situación económica diferente y variable, generada por la globalización y la crisis energética, el boqueteño tradicional y conservador trata de adaptarse a una situación cambiante y esquemática, en la que aceleradamente va perdiendo protagonismo y espacio ante los nuevos factores que modifican el esquema funcional del distrito.

Ciertamente que el espíritu del boqueteño asimilará finalmente los paradójicos cambios de un mundo interactivo, transformista, consumidor y diversificado, pero antes deberá afrontar las duras realidades de la transición y evolucionar a través de sucesivas etapas de complejidad humana computacional y tecnológica que diariamente bombardea la capacidad humana.
Es necesario conservar parámetros que estipulan los verdaderos avances y lo fundamental es preservar la esencia histórica que enaltecerá por generaciones a Boquete. 

*
<>Artículo publicado el  17  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: