Vitrina de la ignorancia

La opinión del Periodista…


Juan B. Gómez 

Un grupo de amigos que vino a visitarme al hospital, no se cansaba de reír de los disparates que dijo un compatriota en la televisión norteamericana recientemente. Yo recordé muchas otras cosas afines, que no adquirieron tanto resonancia internacional porque tal vez no salieron de nuestro ambiente nacional. Vamos a recordar algunas. 

Hace unos años se me acercó en el café un destacado galeno, que me contó que cuando él se graduó de médico en una universidad de otro país, salió con la cabeza llena de teorías, pero muy poco de realidades y experiencias.   Y poco después de haber llegado trabajaba en el Hospital Santo Tomás. De esto hace más de 50 años; y él, consciente de su poca práctica médica, le rogaba a Dios que no le fuera a aparecer un caso difícil.    Pero así sucedió.   Le llegó el caso de un hombre que había sufrido un infarto y él no sabía qué hacer; pero oyó a uno de los parientes del enfermo que éste era paciente de un veterano cardiólogo y fue suficiente, lo llamó, le dijo lo que estaba pasando. El cardiólogo le preguntó qué le había hecho al paciente, el joven médico le contestó que nada; y se fue al hospital.    Llegó y pronto hizo lo que tenía que hacerle. Al salir del hospital, el veterano le dijo al médico joven: “Lo felicito por no haber hecho nada; no se imagina las estupideces que hacen los médicos cuando no saben qué hacer…”

Otro caso que recordé fue el que me contó un sabio profesor a quien otro profesor muy ignorante (aunque usted no lo crea) le pidió que le escribiera el discurso que pronunciaría el 3 de noviembre en los actos patrióticos. Así lo hizo el ilustrado profesor: preparó un discurso de gran valor histórico; y lo único que le pidió a su incapaz amigo fue que lo leyera muchas veces antes, para que pareciera de él.    Pero cuando llegó el día, al pobre hombre se le ocurrió que él podía decir algunas cosas mejores; y dijo sus propias elucubraciones: Que los prohombres de la Independencia de Panamá de Colombia habían sido Justo Arosemena y José de Obaldía (que habían muerto ambos bastantes años antes de la independencia).   Y de ahí en adelante, se imaginan los disparates que siguió diciendo…

Una vez oí a un profesor universitario afirmar que “Chuchú” Martínez había sido Premio Nobel de Literatura (respetuosamente, yo guardé silencio). También me preguntó un abogado si el poeta Rubén Darío era panameño.

Otra vez, hace muchos años, escuché a un ignorante (afortunadamente no era profesor) contar cómo había sido la muerte del famoso torero Manolete. Cualquier estudiante de sexto grado sabe que en España hubo una guerra civil, desde 1936 a 1939; y que luego gobernó ese país el general Francisco Franco. Manolete murió en 1947, sin embargo, el ignorante decía que cuando el torero recibió la cornada fatal, moribundo, se volvió hacia la Reina de España y le dijo: “Majestad, muero por su honor…” y cayó muerto en presencia de la Reina…

Una vez escuché a un profesor a la fuerza, lanzar la siguiente expresión: “ Porque como dijo Napoleón (que estaba vivo hace doscientos años), en la batalla de las Termópilas (hace bastante más de dos mil años): “To be or not to be” (que dijo Shakespeare varios siglos antes de que naciera Napoleón).

Para terminar, se cuenta que, en las primeras décadas del siglo pasado, un buen día el Presidente de la República visitó David. Y que el Alcalde de nuestro distrito fue el que pronunció el discurso de recepción diciendo, sobre una caja de galletas extranjeras: “Hoy, que mi sifilítico corazón goza de su más espermáutico contento vengo a depositar en vuestras manos este curso que voy a devacuar…” Como lo aplaudían frenéticamente, se volvió hacia la caja de galletas en la que estaba parado, y dijo: “Yo no he debido nacer en David, sino en “ Tea , Biscuit, Company…”

<>Artículo publicado el  15  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: