Narcotráfico ayer y hoy

*

La opinión del Educador…

Pastor E. Durán Espino

En nuestro artículo titulado: “Panamá y el narcotráfico” (Panamá América, 31-12-2010), hablamos del narcotráfico (narcóticos y alucinógenos) por Panamá en épocas precolombinas y de la Conquista.

Decíamos allí que “Panamá, como país ‘puente’… desde épocas muy remotas ha sido utilizado para el tráfico de diferentes cosas”. Y mencionábamos el caso de una yerba que, según Fernando Colón, vio en 1503 que los indígenas del norte de Veraguas y Bocas del Toro mezclaban con un polvo blanco y la masticaban.

Probablemente, se trataba de la misma yerba a la cual el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo se refiere, llamada “yaat”, que los indios de Nicaragua mezclaban con cal y ¡disminuía los efectos del cansancio!,   como la coca (en el Caribe panameño hay especies de plantas del género al cual pertenece la coca andina).

Pero trasladándonos a nuestra época, podemos decir que ese “narcotráfico” persiste.   La historia se repite en espiral, es decir, siempre en un plano más elevado. Tras el crimen del Presidente Remón Cantera, en 1955 se habló de narcotráfico entre las clases dominantes panameñas. Posteriormente, durante la dictadura iniciada en octubre de 1968 el narcotráfico entre los altos mandos militares era un secreto a voces.

Según un memorándum interno de la Casa Blanca, en octubre de 1977 el gobierno de “Jimmy” Carter poseía información de que Omar Torrijos tenía “involucramiento directo” en el narcotráfico, que su hermano Moisés tenía un encausamiento secreto en su contra, y que Hugo Torrijos también estaba “directamente implicado”.   El documento, que se titula: “Memorándum para los archivos”, tiene la fecha 10 de octubre de 1977. El autor es Robert Pastor, entonces Director de Asuntos Latinoamericanos del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU.

Las sospechas sobre narcotráfico hubieran sido suficientes para que cualquier gobierno norteamericano hubiera detenido las negociaciones hasta esclarecer el asunto, pero Carter siguió adelante porque le interesaba que estos tratados se ratificaran.

Pastor fue quien aconsejó a Carter:

1) Que el Departamento de Justicia le negara la información pertinente al Congreso, y,

2) que se procediera rápidamente a concertar una “aclaración” con Torrijos (que se firmó cuatro días después) y serviría para bloquear la oposición en el Senado (ver: La Prensa, 8-7-2001).

Actualmente, se han destapado escándalos relativos al sempiterno narcotráfico, pero en un plano más elevado. Un primo del Presidente Martinelli está preso en México acusado de lavar dinero procedente del narcotráfico. Otro escándalo estalló en el Ministerio Público. Nos preguntamos: ¿Esta penetración es sólo en el Ministerio Público o en todas las esferas del Estado?

“Mafiocracia” –como vemos- es un término muy adecuado, que grupos populares han estado utilizando, para designar a los gobiernos de los últimos años.

*
<>Artículo publicado el 14  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: