El Metro Bus y la falta de planificación

La opinión de…

Gilza Leonor Córdoba Remón

Hace décadas, estudios elaborados por especialistas en urbanismo vaticinaban que se iba a dar la congestión vehicular que hoy ocurre.   Ni los gobernantes de entonces ni los gobernantes deahora han llevado a cabo una planificación debida a los asuntos relacionados con el transporte en la ciudad capital.

La planificación es una herramienta necesaria en cualquier gestión administrativa que busque ejecutarse con éxito, y la ejecución efectiva de esta labor nos permitiría estar mejor preparados para afrontar situaciones emergentes y evitaría futuros problemas al tratar el tema del transporte. Dentro de este proceso, deben considerarse todas aquellas variables que posiblemente puedan afectar la consecución de la meta y objetivos a lograr.

Siendo el problema del transporte público un pescado con muchas espinas, según lo veríamos gráficamente en un diagrama de Ishikawa o diagrama causa–efecto, me resulta sorprendente ver cómo el actual gobierno –que gusta de ejecutar grandes proyectos, según la manera descrita en El Príncipe, de Maquiavelo, para ganar a sus súbditos–, ha ignorado las consideraciones obligatorias de atender, que hasta para aquellos que no somos expertos en el tema del transporte urbano, pero que hemos sufrido en carne propia por causa del problema, saltan a la vista.

Asuntos tales como la cantidad de vehículos que transitan en las horas pico por estrechas calles y avenidas, con graves consecuencias como pérdida de tiempo y dinero, mientras aumenta el estrés o la contaminación ambiental por las emisiones de carbono; modificaciones en las rutas para que se logren cubrir la mayor cantidad de trayectos; la eficiencia del uso del transporte público sobre el particular; los costos económicos asociados a la construcción planificada de aceras, calles, túneles, autopistas, etc., entre muchos otros. Asuntos que, de ser tratados de forma correcta, serían una sólida plataforma para colocar a Panamá en un sitial definitivo y más seguro hacia el progreso.

Considero que aun con las mejoras que representa la implementación de este nuevo sistema de transporte que cierra un lamentable capítulo de muertes causadas por regatas y fallas mecánicas de los diablos rojos, el mismo es una respuesta a medias que el Gobierno ha querido dar a este problema que nos afecta a todos los panameños, no es la solución mejor trabajada y con proyección que todos esperamos. Faltan políticas sobre las formas en que nos trasladamos en una ciudad que continuará creciendo demográficamente, según se prevé.

Dentro de algún tiempo nos veremos obligados a ejecutar proyectos mejor planificados, que incluyan el mayor número de variables sobre las que podamos actuar para lograr un cambio verdaderamente positivo y no una solución que se queda corta para resolver un asunto de tal magnitud.

<>
Este artículo se publicó el 10  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  odo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: