Hugo Torrijos Richa 1952 – 2010

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Panamá nunca fue un país marítimo. Los panameños le dimos la espalda al mar desde nuestra separación de Colombia. Por cosas del destino y razones más de los americanos que de los panameños en 1925 se dictó una ley que permitía el registro de naves extranjeras en Panamá sin requerimiento de la nacionalidad panameña a sus propietarios y con flexibilidad laboral y exenciones tributarias.

El registro de naves en Panamá se convirtió con el pasar de los años en una fuente de ingresos fiscales para el país.   Sin embargo, la poca preparación técnica de los panameños en asuntos del mar exponía al registro a admitir naves sin las condiciones de navegabilidad. Era común cada vez que se producía un accidente en alta mar que la nave responsable fuese de registro panameño.

Si el país tuvo un personaje que podría denominarse como el arquitecto del desarrollo marítimo en Panamá (calificación que le dio la revista Fairplay) indiscutiblemente ese honor se lo lleva Hugo Torrijos Richa.

Su paso por la Dirección Consular y de Naves del Ministerio de Hacienda y Tesoro fue vital para limpiar el nombre de Panamá en el mundo marítimo, implementar los estándares internacionales para los buques panameños y levantar el registro panameño en el sitial de número uno en el mundo en la que hoy en día se encuentra. Hugo Torrijos no fue un hombre perfecto pero dentro de todas sus imperfecciones sentía una pasión por los negocios marítimos como ningún otro panameño.

Fue el artífice de la privatización de los puertos cuando dirigió la Autoridad Portuaria de Panamá. El que nos hayamos convertido en un centro de trasbordo de contenedores a nivel mundial se lo debemos a él.   Tenía una capacidad para visualizar negocios marítimos donde otros ni siquiera no los imaginábamos. Así fue como después en la esfera privada creo Panamá Maritime Group y toda una serie de empresas de servicios técnicos y de entrenamiento para el mundo marítimo internacional.

De sus últimos negocios le conozco la empresa de tercerización de estibadores para puertos. En algunos negocios tuvo su problemas legales por cuestionarse su posible conflicto de interés siendo los casos de Port Engineering   y   Ocean Pollution.

El siempre negó su participación en éstos. Pero fuera de estos dos particulares asuntos legales no se le puede quitar los méritos, el sacrificio personal y la pasión que sintió por Panamá y por elevar a nuestro país en los más altos sitiales del mundo marítimo.

Sin Hugo Torrijos la historia hubiese sido otra. Estará siempre en el recuerdo como un hombre que marcó la historia marítima del país.

 

*

<> Artículo publicado el 13  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: