El orgullo de ser panameños

El camino del afianzamiento democrático, con sus altas y sus bajas, no ha sido fácil.

La opinión de….

LUIS  PULIDO  RITTER
luispulidoritter@gmx.net

Para un nuevo año se desean muchas cosas.   Sobre todo, creo, lo primero que deseamos es tener buena salud, tanto para uno, como para los familiares. Por supuesto, cuando somos más jóvenes, no deseamos esto inmediatamente, porque creemos que la salud nos acompaña automáticamente para toda la vida.

No obstante, con los años vamos descubriendo la fragilidad y el ligero equilibrio de todo lo que nos rodea.   No es que quiera dar aquí alguna filosofía práctica para la vida, porque, de hecho, podría recomendar al romano Cicerón y al alemán Schopenhauer,   lecturas provechosas con las cuales he aprendido muchísimo.

Ciertamente, con el comienzo de este año, mis deseos no solo han sido personales, sino también con relación al país, el destino de su democracia.

Después de la invasión (cuyas heridas todavía no se han cerrado), Panamá ha pasado por un tortuoso camino de fortalecimiento y separación de competencias de sus instituciones.   No ha sido fácil este camino de afianzamiento democrático (con sus altas y sus bajas) y espero que los actores políticos puedan reflexionar y actuar de acorde a las reglas del juego, tanto de la vida democrática, como del comportamiento civil, que incluye el respeto a los otros, la tolerancia y la ausencia de persecusiones, descalificaciones y diatribas.

A pesar de vivir en Berlín no pude dejar de sentir (y de recordar ahora) los machetazos que daba aquel general para intimidar a todos.   Como panameño estaba totalmente avergonzado y entristecido de que en mi país ocurriera semejante desgracia.

Como todos sabemos, llegamos a tocar fondo, nos ahogamos como nación, y muchos terminaron perdiendo hasta sus vidas.    No podemos volver a esta pesadilla y, por suerte, tuvimos en el camino a un Guillermo Endara, nuestro Mandela, por su reconciliación y por su equilibrio, y deseo que los panameños seamos realmente conscientes del tesoro que tenemos, de esta democracia que, aunque con sus imperfecciones, es la única manera de sentirnos orgullosos de ser panameños.

*

<> Este artículo se publicó el 9 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: