‘Sin excepción, Sr. Presidente’

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…

 
GERALDINE  EMILIANI
geraldinemiliani@gmail.com

Sirva el siguiente relato como preámbulo a mi artículo de hoy: ‘Estando correctamente ubicada en el carril respectivo y en una calle sumamente angosta, un camión de esos inmensos de la Coca Cola con placa número 515322 se lanzó sobre mi vehículo privándome del paso que por derecho me correspondía.

El conductor, cual dueño de la calle, hizo que mi vehículo y otros seis retrocediéramos, calculo unos 30 metros. No había más espacio y más nada que hacer. El tipo no contento con esto y desde su cabina y cerrando el puño de su mano me amenazaba con que me iba a pegar; además de gritarme todo tipo de improperios, se bajó del camión para lanzarse sobre mí.

A Dios gracias varios de los conductores afectados se le enfrentaron al observar la actitud de este criminal del volante hacia mi persona. Denuncié el hecho ante uno de los directivos de la Coca Cola. Se han limitado a darme una respuesta de cortesía. Lo prudente es inhabilitarlo de conducir mientras reciba tratamiento psicológico, ya que es un criminal en potencia y desdice la imagen comercial de la empresa’.

Este relato tiene varios mensajes. Uno de ellos lo puedo aplicar ante la falta de tolerancia, respeto y educación debido a la inestabilidad emocional hasta mental de algunos mortales. El otro es que hay seres que se creen dueños de la verdad y con derecho de insultar a quien se le ponga en su camino y los estorbe. Otros se creen mayorazgos del país que habitan, imponiendo sus ideas y manipulando como juguetes a toda alma viviente y cuando le venga en gana.

Lo anterior también se puede aplicar a la ley que reformaría el Código Penal para castigar con cárcel de 2 a 4 años a quienes insulten al Presidente o a cualquier servidor público elegido por votación popular.   Sepan ustedes señores proponentes de la ley que el ejemplo entra por casa.   Si eres servidor público debes dar ejemplos de respeto y excelencia en tu trabajo, si no lo haces estás incitando a que el común de los mortales te trate precisamente con irrespeto.

No estoy de acuerdo que nadie insulte a nadie y mucho menos al Presidente de mi país. Y, acusar de delito sin presentar pruebas, es aventurarse al precipicio. Sin embargo, hay situaciones que se dan a diario de parte del Presidente y de servidores públicos que producen rabia, descontento y apatía y que en su momento se han de usar palabras humillantes para descargar ese estado de ánimo ante las injusticias y miseria humana.

Miseria humana como la presentada en el Centro de Cumplimiento de Menores donde la autoridad del mismo debiera ser removida por su falta de previsión y destreza en el cargo.

La pugna entre el Presidente y el PRD situación de nunca acabar donde la provocación y la confrontación entre ambos son conductas a seguir, da tristeza. El Presidente Martinelli fustiga con calificativos desagradables al PRD donde hay gente seria y honesta y por supuesto los habrá también nada serios y nada honestos como en cualquier otro colectivo político.

Y el PRD ni corto ni perezoso le responde de igual manera al sentirse ofendido. Este tira y jala no nos conviene cuando el país está vuelto un desastre por el alto costo de la vida, de los miles de fracasos y deserciones escolares, de las dirigencias deportivas en perjuicio de nuestros atletas, y para colmo sin agua e inundados de basura; y, otro sin fin de etcéteras que demanda de todos capacidad, disposición, unidad y armonía.

Difiero del PRD por no haber aceptado la invitación del mandatario para trabajar juntos por Panamá. Los motivos sobran y parte de esos motivos se debe precisamente a la actitud desafiante y nada elegante del Presidente.

A los partidos de oposición, grupos de la sociedad civil y medios de comunicación hay que dejarles hacer su trabajo, eso es parte de la democracia. Es bueno escuchar lo malo y lo feo de la gestión gubernamental, eso ayuda al Presidente. Irse de bruces contra ellos, es fatal.

‘Presidente Martinelli, en el Consejo Nacional de Periodismo existe el Comité de Ética, donde se sanciona a todo aquel que comete faltas que afecten la honra de cualquier ciudadano y con derecho a réplica con la misma prominencia de la nota que se haya publicado contra el agraviado.

Además, en la esfera civil está claramente contemplado ese recurso. Pero, se requiere de parte suya y de sus funcionarios un rol conciliador, coherencia, compostura y excelencia en su dinámica gubernamental.

Donde hay respeto sin infundir temor, reina un ambiente de aceptación.  Aceptación de parte suya hacia todos por igual, sin excepción.  En otras palabras ‘tus acciones deben ir encaminadas a hacer el bien sin mirar a quién’.

 

<> Este artículo se publicó el 12  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: