Traición

*

La opinión del Abogado, Administrador de Empresas y Docente Universitario…

Miguel A. Boloboski Ferreira

Traición es un acto que se origina en un emisor (que lo lleva a cabo); que se convierte en sentimiento cuando alcanza al receptor (el afectado); que cual Bumerang de órbita elíptica deja un halo de luz difusa que afecta de variadas e insospechadas formas a los involucrados.

Que lance la primera piedra aquél quien nunca traicionó; o que no haya sido traicionado. Inspirados por una traición, artistas y compositores de ambos sexos y todas las nacionalidades e idiomas le han escrito o le han cantado a ritmo de boleros, baladas, tangos y hasta de rock and roll.

Existen traiciones de amor, de religión, de amigos, de palacio, de socios, de esposos, de militares, de izquierdas y de derechas, traición a la patria, y en fin, todo ámbito en donde se quebrante la fidelidad o lealtad que se debe guardar. Incluso entre ladrones y socios accidentales en un específico interés.

Técnicamente consiste en renegar con dichos o acciones, voluntarias o involuntarias, compromisos de lealtad hacia una filosofía, doctrina, asociación, o grupo de pertenencia. Defraudar haciendo lo contrario a lo que los otros esperan, es erróneamente visto como una forma de traición, cuando no lo es. A menudo se acusa de traidor cuando la persona no se identifica con el grupo del cual es miembro, o está en desacuerdo con los líderes del grupo.

En términos legales, es cuando un individuo o grupo de personas cometen un acto desleal contra la patria (discutible; verbigracia, los contrarios a Noriega fueron tipificados como traidores).

Políticamente hablando el término es usado como epíteto entre disidentes de un mismo partido, o entre opositores de distintos partidos y/o disidentes políticos. También se recurre a declarar traidor a funcionarios en el poder por supuestamente faltar a sus deberes de Estado (ejemplo: acuerdo de información fiscal con los EE.UU.).

En la obra de Dante La Divina Comedia, la traición es el máximo pecado que se pueda cometer y amerita la peor de las condenas: “ser devorado por el mismo Demonio”.

Pero ¿Quién no es un traidor? Desde el Génesis de la historia, los humanos nos hemos confabulado para inclusive traicionar al Dios Yahvé. Cada persona en esta tierra ha tenido la experiencia de traicionar y ser traicionado. La historia nos habla de la traición de Adán y Eva con el Señor; Caín con Abel; Judas con Jesús; Noriega con Paredes; etc.

“Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro. (Georges Benjamin Clemenceau)”. “Cuando la traición te abraza, es porque el traidor camino contigo (Roev)”.

Así la traición va de la mano con la historia del ser humano.

*
<>Artículo publicado el 5  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: