¡Oro, Incienso y Mirra… !

*

La opinión de…

Javier A. Arias Real

El pasado fin de semana el país entero celebró el Año Nuevo y sin temor a equivocarme, creo que en todos los hogares que pudieron costear una cena de año nuevo, se brindó por la salud y bienestar económico de sus familiares para el 2011. Aquellos un poco más cristianos, tal vez habrán pedido por mejores días para Panamá y todos los panameños.

Mi familia tuvo la gran idea de pasar el fin de semana en Sorá, un pequeño poblado en las montañas de Bejuco, Chame. Previendo un lento regreso a Panamá debido a los trabajos del puente Centenario, decidimos asistir a la misa dominical en la iglesia del pueblo. Tal vez fue esa la mejor idea para iniciar el año pues me hizo recordar que si los Gobernantes no tienen a Dios como su Asesor principal, no podrán gobernar para el pueblo que los eligió.

Mi primera sorpresa fue ver la pequeña y bellamente decorada capilla repleta a toda su capacidad, lo que me indicó la inmensa Fe de los hombres de nuestra campiña, que ponen su esperanza en Dios y la caridad de los gobernantes de turno, pues saben que de ellos depende el progreso de sus olvidadas comunidades. No estoy seguro que los citadinos pensemos en eso cuando vamos a misa, si es que vamos a misa.

Seguidamente, el Párroco agradeció a todos los feligreses por las oraciones en su nombre y que según él, le ayudaron a salir de su enfermedad y volver a trabajar para el Señor. Luego me enteré que el Padre recién había tenido un derrame que casi le quita la vida y que esa, la primera misa del año, era también su primera misa después de la enfermedad. Igual deberían hacer nuestros gobernantes a inicio de cada año, dar gracias a todos y trabajar por todos los que, con nuestros votos, les dimos la oportunidad de gobernar por un mejor “Panamá para los panameños”.

En los últimos lustros hemos visto al país crecer de 6% a 8% como resultado en gran parte de la inversión extranjera directa y de la venta de empresas nacionales a consorcios extranjeros que propician nuevos empleos, pero que también dan pie al cierre de muchas micro y pequeñas empresas locales, que suman casi el 90% del comercio nacional.    No quiero con esto ofender a los extranjeros que deciden invertir en Panamá, pero me pregunto si… ¿Es esto lo que realmente queremos para los panameños, que sigan siendo educados para ser empleados de otros, en vez de enseñarles a tomar riesgos y ser también empresarios?

Finalmente, durante su homilía, el párroco nos recuerda que Jesús trabajó por los pobres y que los Reyes Magos llevaron a Jesús Oro, Incienso y Mirra como símbolos de obediencia y rendición total de sus coronas ante la corona del hijo de Dios.

Todas las culturas católicas celebramos el 6 de enero como el Día de los Reyes Magos (hombres sabios). Pidámosle al señor que ilumine a nuestros sabios gobernantes para que así como Jesús recibió oro, incienso y mirra de los hombres sabios de su época para que sus padres lo llevaran sano a Egipto, así también los panameños recibamos trabajo por oro, sabiduría por incienso y salud por mirra para poder llevar a nuestros hijos hacia una mejor educación.

*
<>Artículo publicado el 6  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: