Cadáveres políticos o de la resurrección de los muertos

**

La opinión del Abogado,  Administrador de Empresa,  Profesor Universitario…

Miguel A. Boloboski Ferreira 

La Política es más peligrosa que la guerra, pues mientras en la guerra sólo se muere una vez; en política se puede morir más de una vez”, Winston Churchill. La lección o enseñanza de la frase es que la resurrección es una constante que bien puede repetirse en cualquier ecuación política.

Aún cuando los humanos somos animales políticos por naturaleza (Aristóteles), los profesionales de la política conscientes de la certeza y riesgos de la frase de Churchill (por aquello de la resurrección) realizan ingentes esfuerzos para que la muerte de sus contrincantes sea lo más cercana posible a la literalidad de la palabra (políticamente ¡creo!). Así una vez caído alguno de sus integrantes, la consigna entre propios y extraños es liquidarlo para que por ninguna razón, motivo o circunstancia pueda darse el milagro. En la edad media, una forma de supervivencia ante la persecución lo constituían grupos secretos como la masonería y los templarios. Desde un pasado más cercano, sabemos de algunos políticos que han representado y asumido al pie de la letra la actuación de Bruce Willis en la película Duro de Matar. Por ejemplo, en algún momento de su historia cada uno de los siguientes personajes fue cuando menos considerado un cadáver político por sus contrarios.

En Perú, el actual presidente Alan García Pérez alcanzó la resurrección en el año 2006 mediante su segundo mandato presidencial; todo esto luego de ser declarado muerto políticamente en el año 1990.

Fidel Castro Ruz resucitó un 1 de enero de 1959 con el triunfo de la Revolución Cubana. Recordemos que en 1953 fue hecho prisionero, juzgado y sentenciado a quince años de prisión, como resultado del ataque contra los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes (liberado tras 22 meses luego de una amnistía general).

El caso del chileno Salvador Allende Gossens, es además de perseverancia. Se postuló por primera vez a la Presidencia en 1952, consiguiendo un magro 5,44%. En 1958 se presentó nuevamente obteniendo el 28,91%. Postuló por tercera vez en 1964 alcanzando un 38,92%. Finalmente en su cuarto intento logró la presidencia (1970).

En Panamá Arnulfo Arias Madrid y Omar Torrijos Herrera constituyen los ejemplos más populares de caída y resurrección. Arnulfo padeció golpes de Estado en cada uno de sus gobiernos, vale decir, 1940, 1949 y 1968. Por su parte Omar, de ángel caído, logró recuperar el poder en diciembre 16 de 1969.

Escapar del mundo de los muertos aunque posible, no es tarea fácil, más si se cuenta con un rosario de enemigos dispuestos a utilizar todo su poder con tal que te quedes en el más allá y no regreses nunca jamás.

Las ideologías nos separan, los sueños y la angustia nos unen. Eugène Ionesco.

*
<>Artículo publicado el 11  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Inicia carril exclusivo para el Metrobus

La nota informativa de la educadora y activista política….


JENNIE  GONZALEZ

Este miércoles 12 de enero, en la salida de Vía Israel (frente al Centro de Convenciones ATLAPA) fue inaugurado por el ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu,  el “Carril Exclusivo” para agilizar el recorrido del Metrobus, como parte de la reorganización del transporte público de pasajeros.

El uso de este carril exclusivo busca que los usuarios lleguen con mayor rapidez a su destino y se implementará en las horas pico: de 5:30 a.m. a 8:30 a.m. y de 4:30 p.m. a 7:30 p.m.

Esta reorganización incluye la habilitación de carriles exclusivos, así como la señalización de los hombros del Corredor Sur en las salidas de Vía Israel, para organizar el movimiento vehicular y lograr un paso más expedito al nuevo sistema de transporte. También podrán utilizar este carril los usuarios que tengan Sur Express.

Este reordenamiento, según el Ministro de la Presidencia se  iniciará en la Vía  Israel y, posteriormente, se contempla aplicar esta misma medida en la salida de Ciudad Radial.

 

METROBUS… SEGURO, CÓMODO Y CONFIABLE

GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ!

<> Reproducción de nota publicada en nuestro muro en Facebook por la autora el  12 de enero de 2011 a las 12:34, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

La vergüenza de una “confusionada”

La opinión de la Comunicadora Social…

Elodia Muñoz 

Vivimos una descomposición en todos los órdenes, pero se hace más evidente cuando lo hacemos mediante un medio de comunicación, pues es el mejor vehículo para expresarnos y sobretodo para que te conozca la humanidad entera.

El Cónsul de Panamá en Miami, Tomás Guerra Saturno, dejó mal posicionada la inteligencia y cultura de los panameños, al emitir declaraciones erradas sobre la historia y geografía de Panamá, en un canal de televisión en La Florida, Estados Unidos.

En el Show de Fernando Hidalgo, el Cónsul en mención manifestó que Panamá es la parte costeña de Colombia; los panameños somos los costeños de Colombia.

También agregó que la idea del Canal de Panamá fue de los franceses alrededor de 1902 y 1903.

Además manifestó que los franceses fracasaron en su empeño de construir el canal debido a un mosquito que acabó con todos los trabajadores que ellos llevaron.

Guerra expresó que en los últimos 10 años, Panamá ha percibido 25 millones de dólares con el Canal de Panamá, a lo que el entrevistador exclamó 25 mil millones.

Este joven, fue uno de los que promovió el movimiento juvenil en la campaña del Presidente Ricardo Martinelli.   No obstante, como si esto no fuera poco, las explicaciones ulteriores que dio este diplomático a la prensa, me han dejado perplejas y hasta preocupada.

Esto es imperdonable, considerando los ciento de millones que se invierten en educación. Yo creo en la masificación de la educación, siempre que ésta vaya de la mano de la calidad, sin embargo, es un secreto a voces el deterioro de la educación en Panamá y puede ser el argumento de mayor peso en hechos como el sucedido a reinas de bellezas, diputados y hasta a quienes ostentan la responsabilidad de representarnos a nivel internacional.

Es evidente que la carrera de diplomacia en Panamá, no está en sus mejores tiempos, pero son estos hechos los que deben llevarnos a la reflexión y sin ánimo de polémicas, debemos aceptar que indistintamente de la clase política que gobierna, se adolece del componente de la objetividad para seleccionar a los realmente idóneos para ocupar un cargo político, pues no basta con ser el hijo del amigo que me aportó a la campaña, o por el pago por un favor personal, de lo que sí se trata es de sumar y trabajar con excelencia y aunque parezca utópico, sean estos del partido o grupo contrario, pues lo que sí interesa es aprovechar los conocimientos, experticia y deseos de contribuir al desarrollo de un país que demanda del concurso de los mejores panameños.

La educación es un tema demasiado importante, demasiado medular, demasiado serio para convertirlo en un instrumento de proselitismo político.   Las “confusionadas” en educación andan por la calle y muchas ocupan cargos públicos, por desgracia. Y quien paga es el país…

*
<>Artículo publicado el  11  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

2011 el año de la vara para el cambio

*

La opinión de…

Luis Carlos Guerra 

Ha iniciado el nuevo año 2011, y al parecer no se vislumbra nada halagador, dado que el primer día del año entro a regir un alza de la gasolina, alza en la cuota de seguro social, aunado al hecho de las nuevas tasas e impuestos que pretende implementar el gobierno del supuesto cambio al pueblo, dizque para sufragar servicios de calidad en la disposición de la basura y rellenar el hueco económico de sus diatribas políticas en el Municipio de Panamá; paradójicamente, antes del año nuevo, los diputados y representantes capitalinos se subieron las cuantía de sus viáticos justificando alto costo de la vida.

La realidad del cambio sigue siendo más de lo mismo hasta peor, los escándalos de corrupción, las contrataciones directas, nepotismo, amiguismo; persecución directa e indirecta contra quienes enuncian alguna crítica contundente o simplemente no se adoctrinan a la culturización mediática de sublimación, de que si no crees que es bueno eres rebelde al cambio o si fuiste presuntamente delincuente en otro partido en el nuestro te bautizamos.

El ciudadano Ricardo Martinelli Berrocal, excelentísimo señor Presidente de la República de Panamá, y representante principal del gobierno del hipotético cambio, en su Discurso de Rendición de Cuentas a la Asamblea de Diputados, volvió a reiterar las mismas promesas y los mismos banderines de campaña, que si 100 a los 70, aumento a los policías, pero en todos los sectores de política estatal fue tan general que la imaginación se pierde tratando de auscultar lo concreto de lo ideal.

Me llama la atención que utiliza una terminología propia en el argot popular religioso para dirigirse al pueblo al expresar: “Yo les pido que nos midan con esa vara. Es una vara justa y realista.” Pero condiciona esa medición a sus criterios y no a lo que realmente el pueblo necesita y espera.

*
<>Artículo publicado el 11  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Ya se nos olvidó?

*

La opinión de la Periodista…

 

Judy  Meana

Hace exactamente un año, un autobús de la ruta Panamá Viejo-El Chorrillo, se volcó en la cinta costera, lo que provocó más de cuarenta heridos.

La noticia acaparó las pantallas de las televisoras por la sorprendente acción de los rescatistas quienes lograron sacar a un joven cuyo brazo derecho quedó atrapado entre los hierros del bus.

Me vino a la mente este accidente porque tuve la oportunidad de visitar en el hospital a ese joven. Su nombre es Esteban Ortega. Me contó que el conductor inició una regata con otro bus de la misma ruta.

Estuve presente cuando Esteban le imploró al Presidente Martinelli que pusiera en marcha su promesa de cambio en el transporte.

Por cosas del destino y por los puestos que he desempeñado en el Estado, también me tocó ver de cerca los dos trágicos accidentes que marcaron un antes y un después en el tema del transporte en Panamá: el bus incendiado y el de Pacora.

Estuve en urgencias del Santo Tomás. Vi cómo los médicos lucharon para salvarle la vida a Lidia Atencio y Luis Contreras, sobrevivientes del bus incendiado frente a Hosanna, el veintitrés de octubre de dos mil seis.   Dos años más tarde, pero en el mes de agosto, me encontraba en el mismo hospital con la misma escena.

En ambos accidentes tuve la misión de informar sobre la cifra de muertos y heridos. Nada podrá borrar de mi mente la imagen de los cadáveres ni el llanto de desesperación de los familiares en la morgue judicial.

Por eso hoy quiero recordar, cuál es la razón de ser del cambio en el sistema de transporte. El gran detonante fue el tema de la seguridad: No más muertes por accidentes de tránsito, no más regatas y conductores responsables.

*
<>Artículo publicado el 11  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La investigación como actividad universitaria

*

La opinión del Catedrático de la Universidad de Panamá…

Eduardo Flores Castro

La investigación en la Universidad de Panamá se ha caracterizado, en comparación con universidades oficiales de otros países, por un bajo presupuesto y por un número reducido de profesionales dedicados a esta actividad, lo que ha conllevado a tener baja productividad y reducidas publicaciones en revistas indexadas.   Si utilizamos criterios basados en competencias como: inversión en investigación, número y salario medio de los investigadores, también tenemos un déficit.

La institución está limitada por la cosmovisión de sus administradores, por el bajo apoyo a la investigación y por asignar un valor marginal a esta labor. Es absolutamente necesaria la renovación de la administración universitaria, de manera que se establezcan programas de incentivos a los investigadores, programas de perfeccionamiento profesional y se asigne un porcentaje del presupuesto universitario a la investigación. Merecería la pena emular a la Universidad Autónoma de Chiriquí, que tiene una asignación por ley, del 10 % del presupuesto de funcionamiento para el apoyo a la investigación.

El moderno enfoque que debemos aplicar es el de: investigación-desarrollo-innovación. Mientras que algunos definen la investigación como “la actividad donde se invierte dinero para obtener conocimiento”, la innovación sería “la actividad donde se invierte conocimiento para obtener dinero”.

La Universidad, tiene competencias para participar con opciones de éxitos en licitaciones, pero lo hace muy pocas veces o no lo logra por falta de organización. Esto presupone una falla gerencial en: transferencia de tecnología, base de datos, herramientas informáticas, técnicas de relaciones públicas, de comunicación, etc.

Es fundamental reforzar las tareas de análisis de nuestras fortalezas y debilidades para no perder la inversión y potenciar los resultados. La nueva administración universitaria tiene que centrar sus esfuerzos en la organización, para incluir los criterios de optimización que generen competitividad debido a la eficacia y eficiencia en sus acciones.

Debemos realizar un estudio de las fuentes de financiamiento nacional e internacional y definir una estrategia adecuada cuyo objetivo sea la captación de fondos. Gestionar fondos para crear un sistema de servicios científicos y tecnológicos con miras a participar en el mercado nacional e internacional y generar los fondos para su sostenimiento y para el apoyo al desarrollo de las ciencias, las humanidades y las ciencias sociales y administrativas. Esto implica un estudio de mercado con técnicas modernas e índices orientadores de las políticas a seguir.

Es recomendable elaborar un centro de datos, que nos permita ordenar los logros alcanzados por los panameños tanto en el territorio nacional como en el exterior, así como los aportes en investigación de los extranjeros residentes en Panamá.

Por otro lado urge el establecer una política de publicaciones, comunicación y relaciones públicas. Esto incluye la optimización y reorientación de las publicaciones universitarias, las páginas web y los sistemas virtuales, que proyecte la universidad en distintos escenarios: el público en general, la comunidad educativa, la comunidad empresarial, la comunidad de egresados y la comunidad política y gubernamental. Es una condición ineludible establecer accesos eficientes a internet, bibliotecas digitales, centros de datos, apoyo virtual a los cursos, teleconferencias, pasantías, certificaciones, evaluación continua, etc.

Debemos mejorar los criterios de selección de personal para ser audaces y aprovechar las potencialidades.   La Universidad de Panamá capta a un bajo porcentaje de egresados de universidades prestigiosas, por su sistema rígido de selección, que en muchas ocasiones no favorecen los criterios académicos. El actual modelo que se tiene en la Universidad apoya muy poco a quienes hacen investigación. Para un docente con gran cantidad de horas de clases y las obligaciones de horas de servicio administrativo, le es muy difícil cumplir con las exigencias que requiere un proyecto de investigación de primera línea, lo que indica que hay que hacer cambios radicales en esta institución para poder impulsar la investigación.

A nivel nacional nuestra fortaleza es el gran número de profesores con alta formación. Debemos aprovechar esta ventaja e impulsar la investigación a través de implementar doctorados en todas las disciplinas, hacer descargas horarias a quienes tengan proyectos financiados. Para esto debemos hacer sinergias con instituciones como: la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología, la Ciudad del Saber, el Instituto Smithsonian, el IFARHU, la ANAM, el Ministerio de Educación, el Sindicato de Industriales y universidades extranjeras de prestigio. De esta forma forjaremos una universidad que oriente el desarrollo nacional.

*
<>Artículo publicado el  12  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (XII)

*

La opinión de…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, en un artículo publicado el 9/1/2002 en El Siglo, el dirigente popular Andrés Galván e Inocencio Garibaldi -miembros del Comité Cívico de Heridos y Héroes del 9 de Enero de Colón-, denunciaron:   “Por cuatro días seguidos, los colonenses lucharon con piedras, bombas molotov, etc., contra el ejército más poderoso del mundo, acción que no hizo la gran Guardia Nacional, que nos dejó solos y se cruzó de brazos mientras el ejército yanqui nos masacraba”.

También se expresa en la denuncia de los dos colonenses: “El cuarto día de lucha, o sea, el día 12 de enero de 1964, esa misma cobarde y asesina Guardia Nacional, al mando del mayor Omar (Iván el terrible) Torrijos, actuó brutalmente, con saña y con una fobia salvaje no contra el ejército agresor –no, no, que va. Actuó contra los colonenses, encarcelando a gran cantidad de ellos”.

Jované, usted sabe que durante la dictadura de Omar Torrijos Herrera (1968-1981) se produjeron más muertes y desapariciones forzadas que durante la dictadura de Noriega, entre ellos: el dirigente marxista Floyd Britton; Jorge Camacho, Jorge Falconet y Marlene Mendizábal, militantes del FER-29; la adolescente Rita Wald; el padre Héctor Gallegos; el dirigente campesino Encarnación González; los dirigentes populares Narciso Cubas, Félix y Elías González Santizo, José del Carmen Tuñón y Tomás Palacios Salinas; y el izquierdista Heliodoro Portugal. Encarnación González, de sesenta y nueve años, fue asesinado al ser lanzado desde un avión.

Jované, usted conoce que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado panameño por las desapariciones forzadas de Heliodoro Portugal en 1970 y de Rita Wald en 1977, ocurridas durante la dictadura de Torrijos.

Jované, usted sabe que tanto Omar Torrijos Herrera como Manuel Antonio Noriega fueron agentes de los servicios de inteligencia norteamericanos. En junio de 2001, Guillermo Sánchez Borbón dio a conocer documentos desclasificados del Gobierno norteamericano donde se expresa que “Omar Torrijos Herrera fue reclutado (paga mensual 25 dólares) como un informante confidencial del Cuerpo de Inteligencia (CIC) en octubre de 1955 (…)   En marzo de 1969, cinco meses después de haber asumido el poder, voluntariamente renunció al sueldo de 300 dólares mensuales, alegando que ahora era el jefe, y que estaba por debajo de su dignidad aceptarlo. Después de esto, solicitó y obtuvo dos pagos especiales de 100 dólares en mayo de 1969 y 300 dólares en octubre de 1969”. (http://mensual.prensa.com/mensual/contenido/2001/06/25/hoy/opinion/170392.html).

Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dio a conocer el 5 de enero de 2009: “Un monumento en homenaje al ex presidente panameño, Omar Torrijos, fue develado hoy aquí” (http://www.cubaminrex.cu/Actualidad/2009/Enero/Develan.html). Jované, ¡usted sabe que eso es mentira: el dictador Omar Torrijos Herrera nunca fue presidente!

Jované, usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada guardan silencio cómplice ante la deificación del dictador Omar Torrijos Herrera por el régimen militar que tiraniza al pueblo cubano. Jované, ¿usted no se avergüenza de su comportamiento? Jované, usted debiera tener la entereza de explicarle a la sociedad panameña:   ¿Cuáles son las razones que usted tiene para apoyar al castrismo, que tanto daño le ocasionó a Panamá?   Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  10  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es nuestro.

9 de Enero

*

La opinión del Escritor y Analista Político…

Rafael Montes Gómez 

Recuerdo a un profesor de historia mexicano en los EE.UU. Se burló de mí en plena clase, al saber que yo era panameño. Me increpó haciendo mofa de una “independencia donde no murió nadie”, por la forma de su discurso evidentemente eran las ideas de “How Wall Street Created a Nation: J.P. Morgan, Teddy Roosevelt and the Panama Canal de Ovidio Díaz Espino.

Yo le contesté “Es eso lo que me llena de orgullo. Nuestros próceres no dispararon un tiro y no hubo derramamiento de sangre, me siento muy bien siendo panameño y no haber pasado por las sanguinarias guerras que libraron mexicanos y centroamericanos, sin embargo, concuerdo que la soberanía de un pueblo no se alcanza sin derramamiento de sangre”.

Muy en el fondo sabía que el profesor tenía algo de razón, desde hace más de 20 años mis criterios acerca de la gesta de noviembre de 1903, giran en la búsqueda de la verdad histórica y sacudirla de los mitos y romanticismos que la adornan.

Pocos panameños saben que el banquero neoyorquino John Pierpont Morgan (J.P. Morgan) fue el primer tesorero de nuestro creado estado panameño y acompañaba a tomar decisiones de estado.  Eso es historia patria no leyenda negra.

Pocos panameños saben de las implicaciones económicas del acto patriótico de noviembre de 1903.   Familias judías que financiaron primeramente la gesta como los Lindo, Brandon, Cardoze, Toledano, Piza, por solo mencionar algunos, tenían tan buenas inversiones en Panamá que se mudaron a la nueva república. Eso es historia.

Cuando en los medios se ventiló el tema de una embajadora estadounidense abogando por la compañía Bechtel, para mí no resulto en ninguna novedad. Ellos siempre lo han manejado así. La apropiación empresarial de la política exterior estadounidense, y de cómo los intereses de las empresas y los del Estado se entrelazaron hasta tal punto que no se distinguían, se experimento en Panamá desde su nacimiento.

Sin demeritar a los próceres, ese orgullo patrio del que hablamos al inicio, lo obtuvimos todos los panameños y representados en la sangre de nuestros mártires.   En noviembre anote ”no podemos ignorar, que del trueque nacional nace la ausencia de soberanía y que fue un legado de nuestros próceres.   La soberanía de un pueblo no se alcanza sin derramamiento de sangre, no obstante, el perfeccionamiento de ese acto patriótico inconcluso, lo tuvimos todos los panameños y representados en la sangre de nuestros mártires 61 años después con el 9 de enero.

Es digno de resaltar que es el pueblo herido y mancillado en su orgullo nacional quien se enfrenta a la turba y soldadesca yankee, luchamos contra un imperio.   No obstante siendo el mayor acto patriótico de nuestra historia, pasan los años y aún el 9 de enero no tiene ni la calidad de un 3 de noviembre,   ni la consideración de nuestras autoridades nacionales,   ni del propio pueblo panameño, de elevarlo al sitial que tan ilustre fecha y los mártires se merecen.

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La Gesta de Enero y la dignidad de la Patria

**

La opinión de…

Dorindo Jayan Cortez 

jayan2258@gmail.com

9 de enero de 1964. Como en ninguna otra fecha de nuestra historia, se expresa el sentimiento por la patria, la panameñidad convertida en orgullo, la rebeldía justificada del ser nacional, como en aquella donde los estudiantes defendieron, con sangre y conciencia, el derecho de la tricolor de ondear, con el empuje de las suaves brisas del Cerro Ancón, en el territorio ocupado.

Las protestas de enero no eran ajenas al patriotismo impregnado en los corazones juveniles de la patria.   Se había construido en la conciencia estudiantil el firme reclamo de “un solo territorio, una sola bandera”. Treinta y cinco años después de aquella gesta, que fue gloriosa aunque también de luto, se cumple el sueño: rescatamos la Zona del Canal y la presencia USA llegó a su fin. Como reconoce William Jorden, Embajador del Gobierno de Lyndon Johnson (1963-1969), en su obra La Odisea de Panamá, “nadie pensó en Panamá en 1964 que el izar la bandera de su país frente a una escuela secundaria un grupo de irreflexivos estudiantes estadounidense, pondría ser el principio del fin de la forma de vida que tanto ellos como sus padres tanto ansiaban preservar.”

La lucha nacionalista tenía un camino recorrido (1947, 1958-1959). Cuando el Gobernador Robert Fleming, anuncia oficialmente, en diciembre de 1963, que las banderas de Panamá y de Estados Unidos ondearían junta en diecisiete lugares de la Zona del Canal, y que la bandera estadounidense no lo haría en otros sitios: escuelas y tribunales, estaba, con esta medida, aceptándose el reclamo enérgico de muchas generaciones cuyo fervor soberano y disposición de lucha hacia insostenible la negación zoneítas de que se izara la enseña patria como correspondía.

Un hecho debe reconocerse, que no es ajeno a los incidentes. El tipo de dominio colonial, ultrajante y apropiador, establecido por el poder estadounidense, desde inicios de la ocupación, generó en los norteamericanos residentes en la Zona, un sentimiento de pertenencia, de apoderamiento de la “Canal Zone”.   Ello explica la actitud, justificable para algunos, de los estudiantes de la Escuela de Balboa y Coco Solo, en Colón, de izar la bandera –la de ellos, que era la de Estados Unidos, en sus respectivas escuelas donde, por acuerdo, no debía hacerse. Surge, así, la reacción consecuente –contestataria, de los institutores –y otros que se unen, que, bandera en mano, deciden que en el asta donde los estudiantes zoneítas izaban la “rayada extranjera”, tenía, también y, principalmente, que izarse la tricolor panameña. Ese asta debe eternizarse como patrimonio nacional, símbolo de la juventud rebelde y patriótica.

La conducta patriótica y soñadora de nuestra juventud recibe, como repuesta, el ataque agresivo, inmisericorde, de los militares USA, repitiéndose, como en otros tiempos, el ultraje y la cobardía de la superioridad castrense acantonada en nuestro propio territorio. Las consecuencias son conocidas. La sangre derramada escribe una de las páginas dolorosa de la patria. Y aunque los agresores trataron de tergiversar los hechos, lo cierto es que la gesta era, más bien, una bella -aunque triste- expresión en defensa de la nacionalidad. El recorrido por las calles, el sonido de las consignas, las piedras lanzadas, los heridos, los caídos, sus aspiraciones y sueños hoy logrados; en todo esto está el emblema de una gesta heroica que jamás hay que olvidar.

 

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Alternabilidad

*

La opinión del Sacerdote Jesuíta…

Rosendo Torres

Como bola de humo han llamado a todo el despliegue politiquero actual la propuesta parlamentaria de la reelección del Presidente de la República cuando hay otras prioridades que gravitan en el interés común de los panameños, como son el problema de la recolección de los desechos, la falta crónica de agua y otros problemas que siempre existen de arrastre de una administración a otra. Por no mencionar la imperativa necesidad de ayudar a los afectados por las inundaciones.

En Panamá en su historia patria se ha reelegido un presidente que es recordado con devoción porque hizo grandes obras por el país. Así que el fenómeno de la reelección no es ninguna monstruosidad. Por otro lado, el gobierno de los militares, aunque cambiaban de nombre, era una constante reelección y el hombre fuerte, los hombres fuertes eran siempre los mismos y muchos de los que hoy se oponen a la propuesta, bien lo saben y bien que gozaron de esa situación que hoy satanizan. Hay algo de hipocrecía , aunque creemos que ese esencial sistema democrático, la alternabilidad en el poder, sin embargo aquí se aplica el dicho sobre las roscas. “Lo malo de las roscas es que uno no está en ellas”. Lo malo en la reelección es que sea la gente que no es de mi partido porque si fuera, estaríamos de acuerdo. Es una tentación incorregible el querer quedarse en el poder. Lo dijo el otro, la obligación número uno de un gobernante es no dejarse tumbar” o lo que es lo mismo, quedarse para siempre en el poder invocando que es el bien mayor de la patria.

Ahora en todos los grupos donde hay un jefe, un presidente, un superior, o incluso en una parroquia la tentación es quedarse en el poder. Prueba está en la pelea que hay en el Comité Olímpico, en las Federaciones deportivas, muchas veces en las asociaciones de Padres de Familia de los colegios.

La alternabilidad es lo más aconsejable. Porque aunque o hayas hecho bien, las capacidades y las circunstancias varían con el tiempo y llega un momento en que el reto es superior a las facultades de la personas que tiene el poder.

Baste dar un vistazo a nuestro exterior en lo que ocurre en Venezuela, en Nicaragua, y en Bolivia, por no mencionar Cuba. Los sistema establecidos y no siempre para bien de las repúblicas están allí para quedarse para siempre. Dinastías eternas.

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responsabilidad Social Ambiental

*

La opinión del Comunicador Social…

Luis   Rojo 

lrojo17@hotmail.com

A diario escuchamos diversos aspectos sobre la responsabilidad social dentro del marco competitivo con que evoluciona el mundo, sin embargo, en nuestro país no suele repetirse el tema de la responsabilidad social ambiental.

Max Neff, uno de los más grandes ambientalistas prestigiosos y con temas ecológicos, señala que en la contabilidad macroeconómica no se incluyen los servicios ambientales prestados por la naturaleza, es decir, la absorción gratuita de contaminantes, riegos y devastación.

Por ello, existe un proyecto de ley que promueve el diputado Manuel Cohen que obligará a los propietarios o tenedores de fincas pecuarias cuyas pendientes se encuentren entre el 20 y el 40% de tierras, repoblar con especies verdes y dejar que se regeneren los bosques y en el caso que existan edificaciones o se proyecten las mismas, deberá existir un plan de arborización de forma inmediata.

La iniciativa busca coadyuvar a la reproducción de áreas verdes y mantener el sostenimiento de nuestros recursos naturales que bajo la mirada cómplice de los gobiernos ha ido en franco deterioro.

En la misma se le dará potestad al Ministerio de Desarrollo Agropecuario y a la Autoridad Nacional de Ambiente velar por el cumplimiento efectivo de esta ley por lo que se deberá crear dentro de dichas instituciones una oficina que fiscalice el tema.

El desarrollo económico sostenible se concibe como la necesidad más apremiante de todas las naciones por el impacto negativo que hemos generado sobre los recursos que nos proporciona el medio ambiente ya que debe existir un equilibrio entre lo económico y lo que nos genera la tierra.

Sin distingo de raza, partido político ni creencias religiosas deberemos hacerle frente e nuestras responsabilidades con los recursos que nos ofrece la madre tierra, ya era hora que se regulara la mala práctica que tenemos de sacarle provecho a los recursos naturales de manera inmisericorde y no darle el tratamiento que se merece.

Aunque en la ley no se señala sanciones económicas es prudente aplaudir esta legislación que es el inicio de la larga carrera por poner en orden la desmesurada actuación de dueños de fincas, productores y urbanistas.

*
<>Artículo publicado el 10  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Desigualdad y bienestar

*

La opinión de…

Juan Jované 

Entre los más recientes estudios dedicados al análisis del impacto humano de la falta de equidad económica y social se destaca el libro de los distinguidos epidemiólogos británicos Richard Wilkinson de la Universidad de Nottingham y Kate Pickett de la Universidad de York, publicado por el editorial Pinguin (2009) bajo el título de “The Spirit Level”.
La tesis fundamental del libro, cuya demostración se basa en la comparación minuciosa entre cerca de dos docenas de países desarrollados, así como entre los cincuenta estados de los Estados Unidos de América, es que la falta de equidad afecta profundamente la siquis humana, crea ansiedad, desconfianza social y toda otra serie de problemas tanto físicos como mentales.
Los resultados concretos del estudio son contundentes, la mayor inequidad genera de manera sistemática efectos tales como más violencia, falta de cohesión social, casos de abusos de drogas y de embarazos prematuros, así como un peor aprovechamiento de la educación, una menor movilidad social, una expectativa de vida inferior y un estatus reducido para la mujer.

Los resultados antes descritos, conviene enfatizar, se lograron con un alto nivel de apego al método científico, el cual llevó a que los autores dedicaran una parte de la investigación a asegurarse que aún eliminando otras causas alternativas de estos fenómenos, como lo son las diferencias culturales, la vinculación entre falta de equidad y los mismos seguía siendo robusta.

 

Así mismo lograron demostrar claramente que la dirección de la determinación va de la falta de equidad hacia los problemas sociales antes señalados. Se trata, vale la pena añadir, de una demostración que coincide con los recientes hallazgos de Dean Baker y David Ronsnick del Center for Economic and Policy Research, quienes al estudiar la situación de los jubilados del seguro social norteamericano han llegado a la conclusión de que mientras que entre los de mayor ingreso la expectativa de vida se ha incrementado, lo mismo no ha sucedido con los de menores ingresos relativos.

La tesis demostrada por Wilkinson y Pikett, que ratifica que la equidad es un elemento central del desarrollo humano sostenible, tiene la mayor importancia para un país como Panamá, en el que pese a sus altas tasas de crecimiento se muestra una distribución del ingreso profundamente sesgada por medio de la cual el 10% más rico de la población, es decir la clase dorada que controla la vida económica y política del país, se apropia de cerca del 40% del ingreso nacional disponible.

Resulta así necesario empezar a definir un nuevo paradigma para nuestra economía en el que:

1) el objetivo central sea el pleno desarrollo de cada panameño y panameña;

2) se provea a todos de una existencia humana decente asegurándoles la satisfacción de sus necesidades básicas;

3) esté disponible un empleo decente para cada trabajador;

4) se instale una amplia democracia participativa basada en la organización de la comunidad;

5) se asegure una situación de respeto y sostenibilidad frente al medio ambiente.

Para esto debemos construir una fuerza política independiente amplia.

*
<>Artículo publicado el 11  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.