Panamá requiere a gritos una reforma constitucional

*

La opinión del Abogado …

Alberto E. Fadul N.

Editorial.  Panamá América, 3 de enero 2011. Reformas a la Constitución.  “Toda Constitución supone un pacto social que debe renovarse constantemente para que sea reflejo de las urgencias ciudadanas y no un mamotreto dogmático que, como algunas leyes existentes hasta hace algunos años, incurrían en exabruptos como condenar más enérgicamente el cuatrerismo que la violación a una mujer”.

Tal como está escrita nuestra Carta Magna, para lograr el consenso indicado, habría que luchar contra el nudo gordiano que representan los principales partidos políticos, el cual impide la fluidez, lógica, que debe surgir de un sistema democrático efectivo y verdaderamente representativo.

El PRD ya pone de manifiesto que no debe modificarse el artículo referente a la extradición, pues uno de sus miembros podría verse afectado. Su prioridad, defender al adepto sin importar que, frente a un terrorismo creciente, los pactos de extradición de nacionales o extranjeros, con acusaciones de terrorismo, debidamente, representan una garantía de que nuestro Istmo no se perciba como refugio de terroristas. Por otra parte, el PRD considera que, sus dislocados ataques al gobierno actual, les permitirán retomar el poder y por ende, obstruyen todo lo que pueda facilitar la reelección presidencial. Como si los panameños fuésemos imbéciles y no entendiésemos que la reelección depende del querer de los votantes y que esta no es, de por si, automática. Es una forma de premiar a quien cumplió con un plan de trabajo serio y requiere mayor tiempo para continuar avanzándolo. Si no, simplemente, se elige al candidato contrario. También es muy cierto que no se conocen los cambios constitucionales que se propondrán. La sociedad, particularmente, la civil, deberá estar preparada para ofrecer sus sugerencias, las cuales siempre ha considerado deben ser de carácter integral.

Muy a fondo deben analizarse los requisitos para ser Presidente de la República, sus poderes y facultades; particularmente, las legislativas. Igualmente, los requisitos para ser Diputado, la eliminación de los suplentes, la revocatoria del mandato, los privilegios a ellos asignados, sus potestades orgánicas y administrativas. La selección y designación de los Magistrados de la CSJ. La conveniencia de incrementar su número, años de servicio y eliminación de los suplentes; de tal manera se haría innecesaria la Corte Constitucional.

La limitación de los periodos de servicio en cargos que exceden los del periodo presidencial, entre los cuales están los del Ministerio Público, Contraloría, etc. Las facultades del Tribunal Electoral y su condición de tribunal especial de única instancia. Bajar el elevado sitial de los partidos políticos en el acontecer democrático; igualmente, debe revisarse lo relativo al trabajo respecto de sus programáticas características en la constitución. El asunto es serio, complejo y realmente necesario.

*
<>Artículo publicado el  9  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: