El mundo pasa

*

La opinión del Sacerdote Jesuita…

Rosendo Torres 

Estamos en nuevo año 2011.   Felicidades a todos los lectores de esta columna. Terminó un año más que nos ha dado el Señor para que labremos nuestra salvación. Muchas personas apreciadas y amigos partieron el año pasado. ¿Quiénes lo haremos este año? Lo que Dios quiera. Se impone desde el comienzo del año, aprovechar las oportunidades que en este año se nos ofrecen para mejorar , para rectificar , para enrumbarnos. Dentro de las inevitables vicisitudes que nos esperan a lo largo del nuevo tramo del tiempo.

El final del año que expiró nos dejó pésimos recuerdos con motivo de las sorpresas meteorológicas, las feroces inundaciones que arrasaron con todo lo que tenían tantos hermanos panameños.   Es verdad que en otros países también registraron devastaciones similares a las de nuestro país. Y quedó la situación de que una parte de la población celebraba sus fiestas de fin de año mientras otra parte vadeaba entre las aguas desbordadas arrasando con todas sus pertenencias.

Justo es reconocer que la generosidad de la población ayudó y ayuda de diversas formas a los afectados. Pero aquí confieso que nuevamente quedó retratado el esquema del modo de actuar del panameño.   En la televisión mientras de cubría la noticia del desastre apareció de repente un espectáculo típico.   Un político discutiendo con un director de operaciones.   Gesticulando y gritándose dándose a entender de que dudaban uno del otro y a todo esto la gente padeciendo, mi Cristo padeciendo. En ultimo término se sentía que el componente politiquero estaba actuando.

Y eso no debe ser así. No hay cosa más detestable que se aproveche la desgracia del prójimo para al ofrecerle ayuda lo hagamos no por humanismo, altruismo, cristianismo y no por motivos políticos ya que este mal habito lo arruina todo.

Me informaron que además del organismo oficial que supuestamente le hace frente a las crisis y tragedias, existían otros grupos que estaban dispuestos por vocación.   Como son los bomberos, a colaborar y no se diga que también la Cruz Roja quería ayudar y por lo visto se bloqueaba esa ayuda que se estaba necesitando urgentemente.   Lo ideal es que coordinar todas las fuerzas vivas y voluntarias que bien intencionadas tratan de ofrecer su apoyo ya que en la unión está la fuerza. ¿Qué nos trae el nuevo año?   Algunos me han dicho que vienen muchos “paros” y cierres de calles de parte de los mismos quejosos del año pasado.   Asimismo que nuevos impuestos y otras dificultades por la instalación del Metro citadino. Esperamos que estemos preparados según aquello de San Gregorio:”Jacula praevisa minus feriunt” Los golpes anunciados hieren menos.

*
<>Artículo publicado el 2  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: