El colapso del Lago Alajuela

La opinión del Docente y Ecólogo de lagos…


Raúl Amores Serrano

“Solo Dios puede cambiar los niveles de turbidez de las aguas del lago Alajuela”, expresó un alto funcionario del IDAAN.   A buen entendedor pocas palabras, el embalse de Alajuela colapsó como fuente de agua para la potabilizadora de Chilibre. Pareciera que Panamá es el país de los colapsos.

Los embalses son un híbrido entre un lago y un río. Por Ley le corresponde a la Autoridad del Canal (antes Panama Canal Comission) proteger a esa fuente de agua auxiliar del Canal de Panamá.   El hombre con sus actividades agropecuarias agroforestales y rurales no sostenibles tuvo el poder de acelerar el envejecimiento del Lago Alajuela y ahora Alajuela es la peor de las pesadillas para los ingenieros sanitarios responsables del funcionamiento de la potabilizadora  de  Chilibre.

Un embalse viejo por lo general tiene menos capacidad de retención de agua debido al progreso de la sedimentación. Aumenta el sedimento y disminuye la cantidad de agua libre.   Pareciera y es muy probable que estamos siendo testigos del colapso del embalse de Alajuela como fuente de agua para la potabilizadora.

Alajuela será un caso de estudio para ecólogos y ambientalistas en el futuro.

Los “necios” científicos de la Universidad de Panamá habían advertido sobre eso muchos años antes.   Las advertencias quedaron olvidadas en las disputas entre desarrollistas ambientalistas y ecologistas.

Yo he monitoreado la turbidez de un embalse en Arkansas durante el clímax de voltearse térmicamente y nunca los valores de turbidez se acercaron a los valores enormes registrados para Alajuela en las últimas semanas.

Si un fenómeno meteorológico como “la niña” que apenas se inicia puso al lago Alajuela al borde de la tumba que puede esperarse de los años que vienen. Sencillamente el desastre.   Y no es la mano divina la que hizo esto sino el desarrollismo desordenado del hombre moderno.

Y si algún genio irresponsable introdujo carpas hervíboras no esterilizadas en Alajuela, le puso otro clavo al ataúd de este cuerpo de agua ya vapuleado por la presión demográfica.

Las carpas son el peor enemigo de los embalses ya que la forma como comen la vegetación acuática y anidan en el fondo aumenta la turbidez del agua, disminuyendo la productividad pesquera.

Alajuela fue construido en la década del 30, por lo que tiene una edad de mas de 80 años.

No es difícil imaginar que el destino final de un embalse es convertirse en ciénaga si no lo someten a un régimen de dragado continuo y manejo responsable de su cuenca.

Pero el desastre ecológico se magnifica a ambiental ya que ese embalse es utilizado como fuente de agua para una potabilizadora responsable de abastecer de agua potable a los habitantes de una ciudad como Panamá.

El fracaso de la gestión ambiental de los gobiernos de la época republicana con respecto a esta fuente de agua y otras es notable.

<>Artículo publicado el  9  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  Los resaltados son nuestros.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: