Therapeia del 9 de enero de 2011

La opinión de la estudiante…

SHARON TORRIJOS
sts2309@gmail.com

Hace casi medio siglo, 47 años para ser exactos, estudiantes de la prestigiosa secundaria Instituto Nacional,  entraron a Balboa en la zona canalera, izaron la bandera y cantaron el himno nacional de Panamá para expresar su deseo de soberanía total para el Istmo. ¿Fue o no fue la mejor forma de hacerlo? Eso no es lo más importante, sino que el orgullo que llenó el pecho de ellos fue tan grande como los hechos que se desarrollaron después.

‘Uno de los primeros indicios de que la infancia ha quedado atrás es cuando la injusticia y la corrupción nos golpean en la cara y ya no están mamá y papá para protegernos’, Rebelde Way, serie juvenil Argentina.

Ellos eran jóvenes, de mi edad más o menos (18 años) y yo me pregunto, ¿sería yo capaz de hacer algo así? Recordando la historia y los tantos movimientos juveniles que cambiaron el destino de la humanidad, uno se pregunta cómo es posible que el mundo está como está –con una juventud que está demasiado consumida en el vicio y el ocio-. A pesar de eso, me enorgullece saber que todavía hay jóvenes que seguimos encabezando movimientos relevantes para el bienestar global. Que crean en lo que John F. Kennedy dijo una vez: ‘no preguntes por lo que tu país puede hacer por ti, sino por lo que tú puedes hacer por tu país. […]’

‘En este mundo de blogueros de sofá que ha creado una generación de críticos y no de líderes, estoy haciendo algo, aquí mismo, ahora mismo, por la ciudad, por mi país”, Smallville, serie Estadounidense.

Tengamos la edad que tengamos, todos tenemos en nosotros la capacidad de actuar como nuestra moral nos dicta. Rebelarse ante a aquello que nuestras células gritan como infamia y honrar lo que se nos ha enseñado a amar tal como la familia y el hogar –la patria, la comunidad, etc.- no es más que una muestra de que somos seres de valor.

Hoy, 9 de Enero, recuerdo vagamente aquel poema que estudie en 2do año, ‘Que se vayan del Canal’ se llamaba, de Carlos Francisco Changmarín. Un hombre que con pluma furiosa y un patriotismo desangrándose escribió 10 versos que quedarían grabados como parte de la historia de aquellos valiosos estudiantes que hicieron lo que sintieron que debían hacer por su hogar.

‘La guardia en alto: ¡adelante! ¡tantos muertos, no lo olvides! que si en fracción te divides, te fusilará el ‘gigante’. Que toda la Patria cante la jornada magistral de la lucha desigual de aquella noche de enero y que grite el pueblo entero ¡QUE SE VAYAN DEL CANAL!’

 

*

<> Artículo publicado el 9  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: