Las reformas constitucionales para la loco manía

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM   ASVAT
easvat@elsiglo.com

Lo bueno de este gobierno más de ingenuos que de locos (por respeto no utilizo otra palabra) es que siempre me da temas para escribir.

Luego de los informes norteamericanos que confirman que este gobierno pincha teléfonos y tiene una obsesión por conocer la vida de los ciudadanos su estrategia de esquivo es volver a tocar el tema de las reformas constitucionales.

Lo cómico de esta propuesta gubernamental es que cada cuatro meses los temas que deben reformarse son distintos. Todo lo cual me indica que ni siquiera están claro por qué desean reformar la constitución nacional.

Podemos imaginarnos el interés por permitir la reelección presidencial. El interés en este caso no es nacional sino personal del mandatario. Poner el tema a la discusión pública es medir la viabilidad para prolongar el mandato.

Han transcurrido apenas 18 meses de gobierno y ya lo consideran tan bueno como para repetir. No han medido las consecuencias del rompimiento de la alianza de gobierno y la gobernabilidad del país si proponen algo como eso violando las promesas partidarias. Así es este gobierno, incapaz de medir sus consecuencias porque todo es voluntad y acción y nada es Razón y Estado de Derecho.

Sumado al tema de la reelección proponen ligeramente variar la elección de los diputados para que sean nacionales y no circuitales. Como si la enfermedad está en la manta.

Me permito sugerirle que lo consulten primero con los diputados existentes y saber si ellos también están de acuerdo con la propuesta. Una reforma constitucional en las circunstancias actuales no le va a resolver ningún problema al país.

Una revisión integral de la constitución mediante una asamblea constituyente sería otra cosa. Para ello hay mucha carencia. El Gobierno cuenta con pocas mentes talentosas para realizar un ejercicio de esa magnitud.

Solo con la propuesta de elevar a rango constitucional el programa 100 para los 70 y la beca universal me demuestra la pobreza intelectual de los agitadores.

La extradición de panameños solo le podría quitar el sueño a un panameño que ya fue absuelto frente a tribunales nacionales. Sería una pesadilla para muchos notables ciudadanos si se ampliara la extradición para que incluyera el lavado de activos del narcotráfico y corrupción. Estoy seguro que el alcance no va dirigido a ellos.

Una nueva constitución sería un ejercicio interesante que atraería a los mejores panameños a la discusión del país que queremos.

Creo que es algo así como soñar despierto porque un gobierno que con descaro se inmiscuye y pretende controlar los otros órganos del Estado no tiene interés en permitir que el exagerado presidencialismo se limite.

 

*

<> Artículo publicado el 3 de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: