Ex-militares al banquillo

La opinión del Educador….


PASTOR E. DURÁN ESPINO
pastornatural@gmail.com

Según el Comité de Familiares de Asesinados y Desaparecidos de Panamá ‘Héctor Gallego’,  el 29 de diciembre del presente tendrá lugar en la ciudad de David el juicio por el caso de la desaparición forzada de Julio Mario Villarreal De Las Casas, hecho ocurrido durante la narco-clepto-dictadura militar de Omar Torrijos Herrera.

Mario Julio Villarreal (28) despareció en Sioguí Abajo, Provincia de Chiriquí, el 17 de agosto de 1969. Había tomado cursos de supervivencia en la selva y sabía manejar armas, por lo que antes del golpe de Estado de 1968 trabajó limpiando y arreglando armas para la Guardia Nacional (GN). Sin embargo, como pertenecía al derrocado Partido Panameñista, se involucró en la lucha antimilitarista en la Provincia de Chiriquí. Fue detenido varios meses y los militares le propusieron dejarlo en libertad con la condición de que trabajara para ellos. Mario aprovechó esta propuesta para salir. Cuando salió mostró a sus familiares las cicatrices que habían dejado las torturas en su cuerpo: el brazo izquierdo quebrado, sin uñas en los pies, quemaduras en todo el cuerpo, le daban choques eléctricos, por lo que decidió unirse nuevamente a las guerrillas antimilitaristas.

Según la declaración de un ex-combatiente, Julio tenía tres días de estar en la región de Sioguí, cuando fue denunciado por un sargento de la GN. La GN envió pelotones a la región y le hicieron una encerrona. Cuando se vió rodeado opuso resistencia con su metralleta. Hubo muchos heridos, pero no se informó más de él ni de su grupo. Según el Informe de la Comisión de la Verdad (CV), amigos de la familia de Julio informaron que a éste lo habían matado en Sioguí. Un sargento de la GN también informó a la familia Villareal De Las Casas los nombres de los militares responsables: Rodrigo ‘Botita’ García y Ricardo ‘Orejita’ Ruiz.

Según información desclasificada obtenida por la CV, un reporte diplomático hizo referencia a ‘un encuentro de guerrilla en Sioguí’. Según este reporte, Villarreal estuvo involucrado, ‘pero no fue uno de los muertos’ (sic.).   Esto quizás motivó que un familiar de Villarreal pusiera una denuncia en 1990. El 19 de octubre de 1990 se solicitó el sobreseimiento provisional que fue acogido por la Juez Cuarta del Circuito de Chiriquí. La CV concluyó que no había pruebas que indicaran que Villarreal murió bajo custodia de la GN.

*

<> Artículo publicado el 28  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: