Agenda gubernamental para sesenta días

La opinión de la Jurista y Ex Diputada de la Republica…


MIREYA  LASSO
mireyalasso@yahoo.com

No se habrán extinguido los fuegos artificiales que festejarán la llegada del Nuevo Año cuando —seguramente— el equipo de gobierno estará ocupado en programar en detalle la ejecución de su Programa de Trabajo 2011, que cuenta con más de 13 mil millones de balboas para su financiamiento. Pero, sin perjuicio de una programación que comprenda los doce meses del año, quisiera sugerir una agenda de trabajo que cubra los primeros sesenta días del año. Ella incluiría diez temas que quedaron pendientes, cuya solución ya es impostergable para la gente. Los menciono sin orden de importancia.

(1) El pago del millón seiscientos mil balboas prometido a la Teletón 20/30 por el presidente y su Gabinete. Aunque sale de nuestros impuestos, todo el país espera que se cumpla cabalmente con este compromiso hecho en vivo y a todo color ante la faz del país. No puede fallar.

(2) El aumento prometido a los jubilados no se podrá seguir postergando, a riesgo de perderse la confianza en la palabra empañada desde el poder.

(3) La basura deberá desaparecer de la ciudad capital dentro de los primeros sesenta días. La nueva autoridad de aseo, que ahora cuenta con los fondos necesarios para limpiar zaguanes, esquinas, calles y avenidas, no tendrá excusas creíbles.

(4) El calvario de los damnificados de Panamá Este, Darién y Colón deberá terminar con respuestas rápidas y coherentes, mientras les llegan las definitivas.

(5) El nuevo embajador ante la Casa Blanca, una vez aceptado por el gobierno anfitrión, deberá iniciar de inmediato las gestiones para la ratificación del TPC; para convencer a las autoridades norteamericanas de que nuestra lucha contra la corrupción y el narcotráfico es real; y para lograr que nuestro presidente sea finalmente invitado oficialmente a Washington.

(6) La puesta en marcha del nuevo sistema del Metrobús en ambos corredores deberá estar acompañado de una eficiente divulgación y capacitación al público usuario, para que la transición sea imperceptible y ocurra un mínimo de problemas en el ajuste. Luego de tantas expectativas alimentadas, la ocurrencia de cualquier grave problema en la puesta en marcha creará descreimiento y mal sabor en la población.

(7) Con la experiencia ya tenida, el comienzo de clases en febrero deberá estar bien organizado en todo el país por este gobierno: con los maestros en sus puestos; libros, aulas y servicios escolares dignos para los estudiantes panameños; mochilas listas para ser distribuidas; todo en orden para el inicio de un año lectivo provechoso.

(8) Las diferentes obras de infraestructura que comenzarán en la capital, que impondrán un costo social y económico a peatones y conductores, deberán estar eficientemente coordinadas y organizadas para que, al menos, les sean llevaderas a la población capitalina, evitando el caos y el desorden.

(9) Debemos suponer que el Ejecutivo haya preparado varios proyectos de ley que constituirán su agenda legislativa del período, que enviaría a la Asamblea Nacional para ser considerada en la segunda legislatura del segundo período de sesiones, comenzando el 3 de enero. La infausta experiencia de Bocas del Toro puso en evidencia lo sabio que resulta siempre someter todos estos proyectos a una amplia consulta entre quienes quieran opinar y estén legítimamente interesados.

(10) La alternativa sobre el acceso oriental al Puente Centenario deberá definirse a la mayor brevedad, para proceder a ejecutar la solución que se escoja. Depender solo del Puente de las Américas implica un gran riesgo.

Al redactar este artículo no se había identificado aún al nuevo procurador. Considero, sin temor a equivocarme, que esa designación será la más importante que hará el presidente en lo que resta de su período. Los trapos sucios destapados este mes demuestran una putrefacción espantosa, cuya inmundicia, lamentablemente, no comenzamos siquiera a imaginar. De una juiciosa decisión dependerá que enfrentemos con eficiencia el cáncer de la droga y sus consecuencias; por eso, es mejor tomarse el tiempo necesario para escoger al nuevo funcionario, evitando otra equivocación.

Para nuestra tranquilidad, ojalá este decálogo de asuntos pendientes sea zanjado antes de los carnavales.

*

<> Este artículo se publicó el 29  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: