¿Reelección? La alarma está sonando

La opinión del Periodista….

 

EUCLIDES M. CORRO R.
emacor@cwpanama.net

La palabra reelección hizo sonar la alarma entre las huestes panameñistas, que siempre han sido contrarios a esa idea y que hasta el momento con justificada razón, consideran que existe un pacto con sus aliados de Cambio Democrático que aunque no fue firmado en papel, tampoco está escrito en piedra.

Si hacemos historia, recordemos que cuando se inició la campaña electoral del 2009, solo estaban proclamadas las candidaturas presidenciales de Juan Carlos Varela por el panameñismo, Balbina Herrera por el PRD, y Ricardo Martinelli por el CD. Las otras organizaciones políticas realizaban sus respectivas estrategias buscando alianzas que les permitieran una cuota de poder en caso que su socio principal alcanzara la Presidencia de la República.

Martinelli inició una campaña de descrédito contra sus dos virtuales contendores. Ambos, Balbina y Varela eran ‘más de lo mismo’, los que igualmente pertenecían a grupos que habían ‘llegado limpios al poder y salieron millonarios’. Según recuerdo, sabiendo que al PRD nunca lo ‘ablandaría’, enfiló su principal batería contra los panameñistas a los que finalmente doblegó.

Aunque para algunos resultó una alianza ‘casi imposible’ y principalmente porque por vez primera la gente del sempiterno Arnulfo Arias, aceptaba ser segundo en una alianza para buscar la Presidencia, especialmente porque en números tenían más adherentes que el partido que proclamaba que ‘los locos somos más’.

Las cosas le salieron bien al señor Martinelli y prueba es que hoy día es el presidente de Panamá, mientras que Juan Carlos Varela es el vicepresidente. Meses después del triunfo, el dueño de los Súper 99 proclamaba que su candidato para el 2014 sería Juan Carlos Varela. El anuncio sorprendió a muchos, pero trajo alivio a las huestes del panameñismo y era una forma de lavar la cara políticamente.

Ya en función de gobierno, Varela asumió la Cancillería de la República, logrando además algunas otras posiciones dentro del gobierno. No fue la gran cosa, porque igualmente había que satisfacer y dar un ‘trozo’ del pastel a los otros aliados; es decir, Unión Patriótica que se les unió en el camino, y al Molirena que se ‘amarraron’ desde un inicio, mucho antes que los otros dos.

El tiempo viene demostrando que Martinelli está aprendiendo rápidamente. Se ha ido fortaleciendo, y en esa dirección está logrando que diputados, alcaldes y representantes de corregimientos del PRD renuncien a sus ideales y compromisos para inscribirse en Cambio Democrático. De paso, ya es casi un hecho que a comienzos del próximo año Unión Patriótica se fusiones con su Cambio Democrático. Los ‘gallitos’ del Molirena todavía se resisten a ese mismo destino, mientras que es históricamente improbable que el panameñismo lo haga.

La realidad de hoy es muy distinta a la de hace año y medio. Por un lado, Juan Carlos Varela no ha logrado satisfacer las demandas de los otros dirigentes de su organización partidista y los vientos anuncian una rebelión que probablemente le impida ser escogido en las primarias como candidato del oficialismo.

Con su habilidad natural, Martinelli de inmediato dejó entrever que su compromiso era con Varela y si este no era el candidato, ‘era muy temprano’ para tomar una decisión, pero casi de inmediato dos de sus diputados y una de sus ministras de Estado, que además es de la directiva de Cambio Democrático, comenzaron a hablar de la ‘reelección presidencial’.

Incluso, fuentes vinculadas a la Asamblea Nacional aseguran que ya existe un anteproyecto para formalizar la ley que autorice la consulta popular para reformar la Constitución Nacional en lo referente a la reelección presidencial.

El panorama no se pinta nada alentador para Varela. Los estudiosos en la materia no descartan la posibilidad —quizás una locura en estos momentos— que el dirigente panameñista imite a otros y se inscriba en Cambio Democrático y así ‘desactivar’ la amenaza de un referéndum para que Martinelli nuevamente sea el candidato.

Muchos dirán que esto es totalmente imposible. Otros pondrán el grito al cielo. Me limito a recordarles que desde tiempos muy antiguos y sabiamente, se decía que ‘en política no hay supresas, sino sorprendidos’. De todas forma, ya sea lo uno o lo otro, es al pueblo al que le corresponderá refrendar esta posibilidad si se le llegara a consultar.

 

 

*

<> Este artículo se publicó 26  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: