El regalo

La opinión del Analista Político y Escritor….

 

RAFAEL  MONTES 
recursossinlimites@gmail.com

De la religión persa de Zoroastro que practicaban los tres Reyes Magos, obtuvimos por herencia de conocimiento los temas acerca del bien y el mal, el monoteísmo, Dios y Satanás, demonios y ángeles, así como del cielo y el infierno, además de fundamentales principios morales que no debemos pasar por alto; todo ello como preludio de algo que todavía no hemos entendido:

Dios no tiene exclusividades y su plan de salvación para la Humanidad es inclusivo, su plan es el mismo para todas las naciones, tal como ya había sido dado al hebreo Jonás el encargo de salvar a la antigua Nínive asiria o cuando Ruth la moabita se caso con Booz, la verdadera descendencia multiétnica del linaje humano de David de donde proviene el Salvador.

Los Magos no eran magos sino príncipes consejeros, hombres de gran sabiduría y ciencia, incluyendo astronomía, poseedores de dones de revelación e interpretación de las profecías. Por ello, sin ser judíos, interpretaron correctamente la estrella que señalaba hacia Belén, cosa que no sabía la institución religiosa local ni el poder político; de allí la reacción de Herodes y el sacerdocio.

Humildad y opción preferencial por los pobres, es el significado del pesebre, Jesús tuvo por cuna el recipiente donde comen los animales rumiantes.   Él nació en Curundú, en Cerro Cocobolo, en Ñurum, en Besico, en Boca de Cupe, en ese contexto de miseria y pobreza recibió el Niño la visita de los tres sabios consejeros con agrado, quienes postrados a sus pies le adoraron.

Tan significativo como los tres sabios persas son los regalos que ofrecieron en oro, incienso y mirra, indicativos de los oficios del Dios-Hombre: Rey, sacerdote y sacrificio.

El oro representa a la realeza, Jesús es Rey y su reino no es de este mundo, está inmerso en los corazones de todo aquel que cree, así como sus decretos y leyes son los principios que guían tu actuar.

Del incienso se infiere el sacerdocio y su santidad, el verdadero pontífice que construye puentes de entendimiento entre Dios y el hombre y entre los propios hombres.

La mirra representa el sacrificio necesario por el perdón de nuestros pecados. Jesús el Salvador es el sacrificio, el Mesías prometido por siglos que murió en favor de todos nosotros, Él es el significado de la Navidad, Él es el regalo que da vida. ¿Aceptarás hoy con agrado el regalo de Dios para ti?

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 22  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: