Nos deben explicaciones

La opinión de…

BETTY BRANNAN JAÉN

laprensadc@aol.com

PANAMÁ, R.P. –Mientras el Presidente y el Vicepresidente hacen todo lo posible por esconderse de las preguntas sobre lo que han dicho del proyecto canalero, la discusión del asunto entre ciudadanos tiene que distinguir entre tres puntos separados: ¿Es cierto que eso se dijo? ¿Es cierto lo que se dijo? Y, ¿por qué se dijo?

Vamos por partes. Para muchos la primera línea de defensa fue atacar la veracidad de los cables, alegando que el propósito de estas comunicaciones era defender los intereses de la empresa norteamericana en la licitación, sumado a otras razones para dudar de la credibilidad de los diplomáticos estadounidenses. Me parece, sin embargo, ese argumento solo es utilizado por quienes deliberadamente quieren confundir a la opinión pública.

Es cierto que algunos de los cables revelan cómo la Embajada estadounidense en Panamá se afanó por defender los intereses de la empresa Bechtel, a la que ya le conocemos una tendencia a chillar cuando no consigue lo que quiere. Durante el gobierno de Ernesto Pérez Balladares, Bechtel armó tremendo chancleteo cuando perdió el contrato de los puertos panameños a Hutchison Whampoa y, después, utilizó su considerable fuerza política para montar una campaña, alegando que “los chinos se han tomado el Canal de Panamá”. Hay quienes dirán que por eso fue que Estados Unidos le quitó la visa a Pérez Balladares.   Ahora, es cierto, Bechtel ha vuelto a disgustarse, al perder el contrato para el tercer juego de esclusas y eso es el tema principal de algunos de los cables.

Pero eso no explica las declaraciones atribuidas al presidente Ricardo Martinelli y al vicepresidente y canciller, Juan Carlos Varela, así como tampoco es relevante que estos cables estén repletos de especulaciones y análisis de pobre calidad. Las declaraciones que nos conciernen aparecen entre comillas, atribuidas a nada menos que el Presidente y Vicepresidente de la República, y están señaladas en un cable confidencial que fue dirigido a la secretaria de Estado y firmado por la embajadora del momento, Bárbara Stephenson. Las declaraciones se hicieron en presencia de terceros, incluyendo a congresistas estadounidenses. Por todo ello, me atrevo a asegurar que ningún embajador estadounidense mentiría en tales circunstancias. Subrayaré, además, que Martinelli y Varela no han osado desmentir a Stephenson.

Entonces, la próxima pregunta es si hay fundamento para las cosas asombrosas que ellos no solamente dijeron, sino que –increíblemente– se lo dijeron a congresistas gringos. Aunque casi todos en Panamá me aseguran que el proyecto avanza maravillosamente, con éxito total, lo recomendable sería mantener las antenas en alerta. Muy imprudente sería descartar el incidente con un alzar de hombros, solo porque tenemos un presidente “loco” y un vicepresidente ambicioso. Si queremos que la obra sea un triunfo es, precisamente, por eso que este incidente debe inquietarnos.

Eso nos lleva a la pregunta final: ¿por qué dijeron estas cosas?   Si en palacio se piensa que “los trapos sucios se lavan en casa” a la hora de luchar por la justicia, y se va a gastar millones en publicidad para elevar la imagen del país, ¿por qué es que Martinelli y Varela se dieron a criticar el proyecto canalero en sus conversaciones con extranjeros? ¿A potencialmente difamar a Alberto Alemán?   ¿A tirarle lodo al triunfo que la administración panameña del Canal ha sido en el plano internacional?

¿Por qué? No logro entender el porqué. Especialmente, después del absurdo espectáculo de que Martinelli, tras días de silencio, haya recorrido la obra el miércoles y, por medio de un comunicado, dijera “apoyar” la obra. (Los comunicados son un escudo contra las preguntas). Varela, por su lado, dijo “respaldar” el proyecto, pero advirtió que nadie en el Gobierno responderá a preguntas sobre el tema.

Not good enough, como dicen los gringos. Queremos explicaciones.

*

<> Este artículo se publicó el 26 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: