2011, año de expectativas positivas


La opinión de la Economista y Educadora….

 

LIZABETA S. DE RODRÍGUEZ
diostesalvepanama@yahoo.com

Inicia el nuevo año, tras un 2010 mundialmente marcado e impactado por la crisis climática, energética y escándalos de información infiltrada y divulgada por WikiLeaks, sobre cables confidenciales del Departamento de Estado, de los Estados Unidos de Norte América, hechos que también repercutieron en Panamá.

Tras la crisis financiera global, analistas financieros nacionales e internacionales, coinciden en que será un año de recuperación económica. Las proyecciones efectuadas para Panamá indican que nuestra economía continuará su escala sostenida de ascenso (aproximadamente 7.5%).

Es importante resaltar que el excelente crecimiento mantenido en nuestro, país durante las últimas décadas, no se ha visto reflejado en el mejoramiento de la calidad de vida de la población, por lo cual se espera una nueva dinámica gubernamental.

Esta constante de crecimiento presumida, por los gobiernos (pasados y actual), muestra lo equivocado del concepto de éxito obtenido en la misión de administrar la gestión gubernamental, lo cual debe llamar a la reflexión de los que hoy gobiernan.

Evidentemente se requieren implementar políticas acertadas, articuladas a los beneficios de la economía con el desarrollo social humano, sin caer en el paternalismo y populismo.   Estas estrategias políticas solamente permiten el control de grupos marginados, producto de las enormes desigualdades de riqueza y oportunidades promovidas por el sistema, en detrimento de la productividad y justicia social. Solo con cambios verdaderos lograremos un mejor Panamá para todos.

En materia política es innegable la descomposición que sufren los distintos órganos del Estado, enviando un mensaje equivocado a nuestra juventud, profundizando la crisis de valores de nuestra sociedad sobre corrupción, clientelismo, nepotismo, compadrazgo, tráfico de influencias, prebendas, sobornos, extorsiones e impunidad, entre otras modalidades.

Escándalos pasados, como el CEMIS, FIS y otros sin resolver, aunados a nuevos casos de corrupción como los del Ministerio Público, vulneran significativamente las promesas de cambio, sobre aquellas perniciosas prácticas de gobiernos pasados. Situación que permite dudas razonables sobre el perfil de actitudes y valores de quienes son aptos para manejar el patrimonio del Estado, así como la voluntad efectiva de transparencia en beneficio del bien común, orden, respeto y equidad.

Dentro de los acontecimientos positivos, se encuentra la llegada del metro bus.   Modalidad que se prevé, ayudará a resolver parte del conflicto por el mal servicio de transporte. Después de la crisis de la basura en la ciudad capital, quedó atrás la DIMAUDe inicia labores la nueva Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario, con un presupuesto anual de 82 millones de dólares.

Esperemos que esta nueva entidad, respaldada por el Ejecutivo y un enorme presupuesto con el cual no contó DIMAUD, solucione los problemas de saneamiento y opere con eficiencia en la recolección de desprecios en beneficio de la salud ciudadana e imagen de una próspera ciudad turística.

La población esta cansada de promesas incumplidas y que llegado el momento todo continué igual. El 2011 es año de expectativas por cambios positivos.

 

*

<> Este artículo se publicó el  5  de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: