Imperativo preservar

*

La opinión del Político, Director Nacional y Delegado del PRD…

Rafael Pitti 

No me pasaba por la cabeza en este mi último escrito del año 2010, referirme al tema de la invasión militar a Panamá en diciembre de 1989; sin embargo lo haré porque dos programas televisivos que observé en RPC canal 4 me motivan a hacerlo.   A 21 años del lamentable hecho, fueron muy pocos los que modificaron su posición y admitieron lo injusto e innecesario de la acción. Otros mantuvieron de forma recurrente y disfrazada, el no aceptar que fueron algunos panameños los que invocaron y santificaron el abominable acto. Pero lo más cuestionable e inapropiado de tal conducta, es que muchos de los protagonistas fueron asiduos visitantes de los cuarteles, beneficiarios de favores y partícipes en las faustuosas fiestas y banquetes que realizaban los comandantes de turno.

De esta actitud no se escapan personajes de ambos lados, recuerdo que se hablo del surgimiento de los “yonys”, yo ni lo conocí, yo ni estuve ahí, etc., etc.

Pareciera que después de tanto tiempo aún no superan tal síndrome y cada quien busca sin darse cuenta, abrir heridas y resentimientos en una sociedad que más que interesarle el adjudicamiento de la verdad, requiere el concretar y afianzar la democracia. Que se haga justicia en reconocimiento a la memoria de víctimas inocentes y de quienes por firme convicción patriótica y nacionalista, rechazaron la agresión ofrendando su vida en defensa del honor y respeto a la Patria.

Superada esa innegable y enmarañada etapa, prevalece hacer un objetivo balance y diagnóstico de los avances o retrocesos durante el tiempo transcurrido, de tal forma que entre todos contribuyamos a erradicar o minimizar los elementos de conflicto que han generado gobiernos de facto o autoritarios en nuestra historia, alterando y violentando la tranquilidad nacional. Ese ejercicio debe analizar la realidad frente a libertad de expresión, la corrupción, la seguridad y libertad individual de los ciudadanos, la violencia y delincuencia y la más importante de todas, la administración de Justicia, eje fundamental en el perfeccionamiento democrático. Frente a este reto actitudes sesgadas o pusilánimes tienen que ser desechadas, pues se trata del irrenunciable compromiso que debemos legar a las próximas generaciones.

Es imprescindible despojarnos de actitudes sectarias o soberbias que varíen nuestra pacífica naturaleza, porque como país pequeño somos una sola familia. Tal es así que hace varios años un grupo muy heterogéneo, profesional, social y político, nos reunimos en el Restaurante Mini Max, para fraternizar y departir celebrando la fiesta navideña, apartando diferencias o discusiones antagónicas que durante el año se hayan suscitado.

Dicen que los altos intereses económicos se entienden y se ponen de acuerdo para su protección; es necesario que “los de abajo” utilicemos nuestra inteligencia y juicio, para no servir de tontos útiles al caer en enfrentamientos estériles y vacíos. Aspiro que la sana experiencia que estamos practicando sirva de ejemplo y factor multiplicador. Me despido por ahora deseando a este medio sus lectores y nuestro pueblo, Feliz Navidad, un venturoso y Próspero Año Nuevo.

*
<>Artículo publicado el  25  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: