Una carta al Niño Jesús

*

La opinión de la comunicadora social…

Elodia Muñoz 

¡Lo que quiero que el niño Jesús me conceda! El verdadero secreto de la navidad está dentro de nosotros, por eso hoy comparto con ustedes mis sentimientos de regocijo ante la magia del espíritu de la navidad con todos los corazones de esta tierra. Es la época en donde vemos con mayor claridad el gran equívoco de la guerra, la destrucción, la agresión y la violencia. La Navidad es paz, Es saber que nuestro corazón nace de nuevo en la bondad, la solidaridad, la ayuda y en la cooperación. 

Una y mil veces más pido por la Universidad de Panamá y todo el sistema educativo de mi país, confío que el 2011 constituya el año del progreso académico y de visibles triunfos para todos los panameños. A Don Eladio Fernández, uno de los dirigentes más apreciados y admirados por su liderazgo, disciplina, y su sencillez.

A los medios de comunicación que han sabido mantenerse objetivos ante los acontecimientos y defendiendo su lucha con dignidad, como lo es la tan denostada libertad de expresión y a SERTV, por su excelente programación.

A todos aquellos empresarios panameños que continúan su labor y han hecho fiel cumplimiento de su responsabilidad social que tanto añora la llamada gestión con calidad.

A la lección de dignidad que le han dado al país la Asociación de Hemodiálisis y otros gremios de pacientes. A las instituciones y empresas que apoyan programas de redacción y oratoria estudiantil otra esperanza de progreso y paz.

A la Ley de Discapacitados y a la labor de SENADIS e instituciones afines a favor de ese sector de la población. Al programa de apoyo al comedor infantil de la iglesia San José y a Jesús de los pobres, a todos quienes laboran allí.

A las organizaciones de la sociedad civil, Unión Nacional de Ciegos, Asociación de Pacientes Víctimas del Dietilenglicol y ciudadanía activa, por creer todavía en la solidaridad de su pueblo y que defienden los derechos de los panameños.

A todos los religiosos comprometidos en divulgar los valores espirituales del pueblo panameño.

A los intelectuales, las academias y al mundo de la cultura en general.

A los arlequines por el entusiasmo que nos infunden, con sus manifestaciones bufonescas tan necesarias para seguir adelante.

A todos quienes dedican sus vidas a cuidar de otras vidas.

A los inmigrantes honestos y laboriosos que nos han ayudado a construir un Panamá mejor.

Un balón de oxígeno para las selección de fútbol y béisbol, muy especialmente a todos nuestros deportistas; y al deseo imperecedero del pueblo panameño de vivir en paz, democracia y libertad.

Para todos mis lectores y amigos, una Feliz Navidad y próspero 2011.

*
<>Artículo publicado el  18  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: