Semblanzas históricas sociales y ecológicas de Panamá

**

La opinión del Educador…

Luis Camargo Broce 

De los innumerables mundos que pueblan el universo uno de ellos es la Tierra. Según la Biocosmología existe mundos de gran evolución donde las supercivilizaciones prevalecen como faros de luz espiritual. La Biocosmología nos dice de un patrón genético cósmico del Big-Bang, explosión que origino la creación del universo cuyos habitantes (de esos mundos elevados) también tendrían forma humana.

Mi planeta después de edades y eras geológicas planetarias (peces, anfibios, reptiles, aves, primates, homínidos prehistóricos), aparece el hombre (homo sapien sapien), el hombre pensante. Surge la historia dejando una estela de continentes prehistóricos desaparecidos como es el caso del que la ciencia oficial llama Congwana, y otros envueltos en la leyenda como la Atlántida y Lemuria (océano Atlántico y Pacífico, respectivamente). La Atlántida es mencionada por el filósofo griego Platón. En el transcurso de la historia vemos pueblos como Egipto, Roma, Persia, Babilonia, China, India. Todo un escenario histórico: Asia, Europa, Mesopotamia, África, América. Se da en Europa una Edad Media, Renacimiento, Reforma, Contra-Reforma, Siglo de las Luces, etc. Jesús aparece en Palestina hace 20 siglos. El Cristianismo surge en Jerusalén 30 años después de Cristo. Tenemos pueblos del mundo con sus propias religiones-cosmogonías y mitologías.

La historia de Panamá como pueblo no se ha logrado opacar por los grandes intereses de las grandes empresas transnacionales. La conciencia nacional se expresa con resplandor eterno como son los mártires del 9 de enero de 1964 y del 20 de diciembre de 1989.    Siempre existirán un Bayano, Urraca, Teribe, Victoriano Lorenzo, Rufina Alfaro.

Ahora, oscuras fuerzas tratan de borrar a las nuevas generaciones de jóvenes, para convertirlos en vegetales débiles sin flores ni frutos morales. Al ampara de tenebrosos designios se fomenta el desempleo, el hambre, la miseria, la educación ineficiente. Se aniquila la salud del pueblo desfigurando el rol popular creado por estadistas como Belisario Porras (Hospital Santo Tomás), Arnulfo Arias (Seguro Social), Omar Torrijos (centros de salud urbanos y rurales). Existe una conspiración secreta para destruir los Tratados Torrijos-Carter y a la niñez se les deja en las garras del vicio, narcotráfico, crimen organizado, el sida.

Se le niega al panameño tierras para construir su hogar. Como gozan nuestros niños con el Teorema de Pitágoras en las aulas de clases, allí se habla de la hipotenusa del triángulo rectángulo, es que ellos (los niños) son la hipotenusa del mañana patrio. La delincuencia es sencillamente una falta administrativa, nada más. Panamá social es el canto revolucionario, canto celestial de un mañana promisorio.

Panamá surgida de una era geológica llamada Cenozoica, de lo profundo del mar continúa su curso existencial con su Independencia de España el 28 de noviembre de 1821, Separación de Panamá de Colombia el 3 de noviembre de 1903. Su himno nacional es un canto al campo y al trabajo, no un simple bolero o música de salsa. Historia de amor y fe: Fray Escoba y Santa Librada de Las Tablas. Librada nos fortalece en nuestra lucha por la libertad. La Flor del Espíritu Santo, orquídea que crece silvestre a orilla de los ríos en tierras altas, ella esculpe con sus pétalos uno de los misterios de Dios.

A Simón Bolívar se le conoce como el caudillo de la libertad de América y crea el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826. Precisamos: es menester un aumento general a los jubilados, a todos, sino es un generacidio. Si se invita a Su santidad el Papa Benedicto XVI debe hacérsele honor a su inquietud por la igualdad, justicia social, amor y paz que el proclama. El escritor Víctor García nos dice que Panamá es el único país del mundo donde el sol nace y se oculta en una sola dirección, la aurora es nuestra hora sagrada, en el Escudo Nacional, la hora de la libertad.   En nuestro país los extranjeros son dioses y los panameños son los parias (clase inferior).

 

*
<>Artículo publicado el  17 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: