Puente, accesos y responsabilidades

La opinión del Jurista y Político…


Juan Manuel Castulovich 

Todavía recordamos los aspavientos y alharacas de Torrijos y sus compañeros de gobierno, porque la presidenta Moscoso había celebrado la terminación del puente Centenario, colocando una placa conmemorativa, 15 días antes de concluir su mandato, sin que estuvieran construidos los accesos, que fueron completados y aceptados por el gobierno de Torrijos, que los inauguró un año y un mes después, en septiembre del 2005.

Recordar las fechas anteriores, debe ser la primera referencia para deslindar responsabilidades por el colapso del pavimento del acceso al puente Centenario, que era crónica de una muerte anunciada, de acuerdo a los informes y recomendaciones que ahora han comenzado a hacerse públicos y que fueron olímpicamente ignorados.

Hasta ahora, que se sepa, ningún informe ha señalado que el puente, propiamente dicho, tenga defectos de construcción. Todos los derrumbes y deslaves y su reciente colapso han ocurrido en las vías de acceso al puente. Además, si bien el puente fue terminado en agosto de 2004, estuvo cerrado hasta septiembre de 2005. En consecuencia, y por lógica elemental, si no estaba en uso, tampoco requería de mantenimiento.

Cuando ocurrieron los primeros percances, poco después de que el puente fuera abierto a la circulación, en septiembre de 2005, el gobierno del PRD anunció que las reparaciones debían ser asumidas por los contratistas y la empresa aseguradora que les otorgó la “fianza de garantía”. Si efectivamente las asumieron, en qué condiciones y qué garantías dieron por esos trabajos, corresponde aclararlo a los señores Torrijos y sus ministros de Obras Públicas, Carlos Vallarino y Benjamín Colamarco.

Sin duda, las recientes lluvias terminaron por precipitar los derrumbes de los rellenos y el colapso del pavimento de acceso al puente, pero como los derrumbes han venido ocurriendo casi desde que el puente fue abierto al tránsito, en septiembre del 2005, y, además, existen informes que advirtieron ese riesgo y la necesidad de los trabajos de mantenimiento, a los que nunca se prestó atención, no cabe responsabilizar a los aguaceros; la causa primaria son graves defectos en la construcción y la falta de un oportuno y necesario mantenimiento.

Ahora se dice que la empresa constructora solamente estaba obligada a responder por los daños que pudieran sufrir los accesos al puente, por tres (3) años. Esto, también urge que sea aclarado. ¿Por qué se permitió que la empresa constructora se librara tan fácilmente de responder por ellos? ¿Quiénes autorizaron esa bribonada?

El puente y sus accesos costaron 200 millones. Y la reparación de los daños, que comenzaron casi desde que el puente fue abierto al tránsito y, especialmente la del último desastre, ha costado y costará varias decenas de millones adicionales. Ese dinero salió y saldrá del erario, del pueblo panameño y, por tanto, merecemos respuestas, rápidas y específicas.

La tarea inmediata es reparar los daños y reabrir el puente en condiciones seguras, pero eso no justifica posponer las investigaciones, la identificación de los responsables y la obligación de las autoridades de exigir las indemnizaciones que correspondan, y mucho menos justifica la actitud evasiva y agresiva, que da pábulo a la sospecha, del ministerio de Obras Públicas, principal llamado a esclarecer los muchos entuertos de este sórdido y trágico asunto.

<>Artículo publicado el  21  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: