Otro 19 de diciembre

La opinión del Jurista y Activista de derechos humanos…

Miguel Antonio Bernal

Pasado mañana se cumplirán 31 años de la salvaje golpiza que, con intenciones de matarme, perpetraron tenebrosos integrantes del G-2 y la Guardia Nacional. Torrijos y su Gobierno, habían aceptado gustosos la imposición del Gobierno de Jimmy Carter de “dar asilo” al Sha de Irán en Panamá.

Desde su arribo a nuestro suelo patrio, el sábado 15 de diciembre de 1979, la población panameña expresó su desagrado por tal decisión.

Algunos comentaristas radiales convocamos a una manifestación pacífica para el miércoles 19 ante la Iglesia Don Bosco, en repudio a su presencia.   El día anterior, habían secuestrado a Betito Quirós con intención de matarlo… Poco antes de las cuatro de la tarde de ese día, varias decenas de personas habían comenzado a reunirse en el atrio de la Iglesia Don Bosco. También fueron concentrándose, a cierta distancia, numerosos radiopatrullas y motociclistas de la Guardia Nacional, todos con arreos de combate. Se notaba también la presencia de un sinnúmero de agentes del G-2, la mayoría de ellos difíciles de identificar pues vestían de civil.

Los, entonces, mayores Julián Melo y Armijo nos comunicaron que “por órdenes superiores la manifestación no podía celebrarse”.   Al solicitarles que mostraran la orden legal que servía de fundamento a la prohibición, su sola respuesta, fue que eran “órdenes superiores” y que si había manifestación, “pagarán las consecuencias”.

No bien habíamos empezado a agruparnos para marchar, se dejó oír el ruido ensordecedor de más de 20 motocicletas, al tiempo que las mismas avanzaban hacia el público.   Como consecuencia se produjo el pánico y los manifestantes corrieron. Las motocicletas se detuvieron a escasos metros de dónde yo me encontraba. Megáfono en mano, caminé hacia los guardias con el propósito de parlamentar. En fracciones de segundo, con una ferocidad inaudita, manguera en mano y vociferando un torbellino de vulgaridades y a los gritos de: “Aquí está Bernal, pégale, mátalo”, los motociclistas se me echaron encima apoyados por numerosos G-2 y otra serie de elementos armados y en civil.   Unos a otros se empujaban para poder golpearme. Los manguerazos, puñetazos, puntapies, cayeron sobre mí con furia brutal. Eran demasiados, era una mancha inmensa con uniformes y mangueras que golpeaba y golpeaba, sin ningún escrúpulo, que me levantaban cuando caía para seguir golpeándome, que me arrastraban de un lado a otro impacientemente sin dejar de agredir una sola vez por todo el cuerpo.

La brutal golpiza alcanzó también a Victor Navas King, quien intervino en forma desesperada para tratar de sacarme del círculo mortal, como también lo hiciera Doña Elvia Lefevre de Wirz y otra dama desconocida. A lo lejos se escuchaban los gritos del público indignado e inerme que se confundían con las voces de los verdugos que repetían hasta el cansancio: “¡Pégale, Mátalo!”.   El más feroz de todos era el que comandaba la agresión y que luego se supo era conocido con el significativo apodo de “Sangre”.

En estado de inconsciencia se me condujo al Cuartel Central y mucho tiempo después, al Hospital Santo Tomás dónde los médicos me dieron, durante varios días, la atención que me salvaría la vida. La represión violenta que aquí narro no fue, lamentablemente, un hecho aislado, fue un capítulo que años más tarde se repetiría, con igual o mayor crueldad, contra numerosas víctimas. Los responsables directos de la agresión fueron debidamente denunciados públicamente por mí en numerosas oportunidades y, finalmente, ante las autoridades judiciales en 1990. A pesar de todas las pruebas testimoniales, fotográficas, médicas, videos y demás, se decretó la prescripción de la acción penal por los delitos contra las libertades públicas, libertad individual, abuso de autoridad e infracción de los deberes de los funcionarios públicos, de asociación de malhechores y de lesiones personales. Por su parte, el dos de febrero de 1994, el Segundo Tribunal de Justicia, “administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley”, haciendo suyo el adagio “summum ius, summa iniuria”, negó la apelación y confirmó la decisión, dejando así en la más absoluta impunidad los delitos perpetrados. Treinta y un años después y con la reciente represión en Changuinola, siguen “los mismos con las mismas” y es doloroso constatar que… aún no hay jueces en Berlín.

<>Artículo publicado el  17  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Una respuesta

  1. Dr. Bernal, saludos. Le escribe Marco Santander, activista de la sociedad Rock por la vida/Nova Era, en pro de la defensa de los músicos juveniles y profesionales en CHiriquí.
    La verdad he seguido de cerca esta serie de informaciones sobre un oscuro pasado de la historia de nuestros países latinoamericanos. No había nacido cuando esto ocurrió, pero es escandaloso al extremo cómo se reprimió tanta gente durante 21 años de dictadura…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: