El verdadero San Nicolás

La opinión del Economista, Político y Docente Universitario…

Juan Jované 

Pese a los miles de millones de dólares gastados en lo que Sweezy y Baran han llamado la lucha por las ventas con el fin de promover la figura del moderno ícono del consumismo de la época de fin de año, lo cierto es que este ya sea con su nombre germanizado o traducido al Holandés, su frívola vestimenta invernal y su pulcra barba blanca, está muy lejos de poder opacar la brillante luz que emerge de la práctica de la caridad del verdadero San Nicolás.

Nacido de padres pudientes en la ciudad de Patara en la región de Licia, que hoy hace parte del territorio de Turquía, San Nicolás es recordado como un hombre inclinado hacia la frugalidad y el ascetismo, por lo que resulta especialmente absurdo que hoy se intente convertirlo en un instrumento del consumismo desenfrenado. Este, quien ejerció como obispo de Mira en el siglo IV, fue fiel al espíritu de los primeros cristianos, de quienes San Lucas dice en los Hechos de los Apóstoles que “tenían un solo corazón y una sola alma”, agregando que “nadie consideraba como suyo lo que poseía, sino que todo lo tenían en común”. Fue así que a la muerte de sus padres San Nicolás decidió entregar toda su cuantiosa herencia a los más pobres. Supo, además, mantener con dignidad sus ideales en todas las circunstancias, por lo que fue encarcelado, azotado y sus barbas quemadas durante la época de Licinio, quien había decretado una persecución contra los cristianos.

Cóonsono con su opción preferencial por los pobres, San Nicolás, cuyos restos hoy descansan en la ciudad portuaria de Bari en Italia, fue un activo opositor a todas las formas de esclavitud. Es así que de acuerdo a la tradición recogida por catholicnet , habiendo conocido que un vecino suyo sumido en la pobreza y las deudas había decidido vender a sus tres hijas como esclavas, es decir someterlas a servidumbre por deuda, Nicolás pasó tres noches seguidas por su casa arrojando cada noche una bolsa de oro con el fin de evitarle a las muchachas el terrible destino que les esperaba. Asimismoo, de acuerdo a un artículo publicado hace ya algún tiempo por John Anthony McGuckin en el New York Times, San Nicolás se dedicó a la protección de la niñez, siendo este el origen de la tradición de acuerdo a la cual también habría rescatado de la esclavitud a un niño llamado Pedro, quien desde entonces lo acompañó en la realización de sus obras de caridad. En definitiva la vida del verdadero San Nicolás nos recuerda que el verdadero espíritu de navidad se refiere a la celebración del nacimiento del mesías de la solidaridad y el amor al prójimo, que nos invita a participar en un mundo basado en la solidaridad en el que no existan marginados de ninguna clase. ¡Feliz Navidad¡

*
<>Artículo publicado el  21  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: