¿Humanismo o utilitarismo?

*

La opinión del Pedagogo, Escritor, Diplomático…

Paulino Romero C.

Con motivo de la polémica que mantienen el Meduca y los gremios docentes sobre la supuesta transformación curricular, impuesta por el Meduca (con la cual no están de acuerdo las organizaciones magisteriales, y se oponen a su implementación por considerarla una medida “inconsulta e inconveniente”), creemos oportuno hacer las siguientes observaciones docentes, como una contribución al esclarecimiento del problema educativo planteado.

Históricamente, el humanismo se basa en los estudios clásicos, aunque la nueva reforma escolar, restringe la amplitud de la formación clásica. La escuela media (secundaria) es decididamente más para formar que para instruir. Por estar este ideal pedagógico arraigado en la tradición de pueblos como Alemania, Suiza, Francia, Londres, Austria y Bélgica, el impacto de la técnica sobre los programas de estudios no ha modificado sustancialmente la función formativa de la escuela; solo ha hecho surgir una nueva especie dentro del género: el humanismo técnico, para el que las asignaturas técnicas siguen siendo primordialmente medios formativos y secundariamente conocimientos útiles.

Al preguntársele a un distinguido maestro alemán de bachillerato: ¿Cuál era el ideal educativo a que aspiraba como profesor? Respondió sin dudar: “Mi ideal es que mis alumnos, al salir de la escuela, sepan leer el periódico”. Esta respuesta puede parecer trivial, pero en realidad expresa una ambiciosa meta pedagógica que no realizan todas las escuelas. Para poder leer inteligentemente el periódico y formarse con su lectura una opinión sólida y equilibrada sobre los acontecimientos diarios, se requiere capacidad crítica, un hábito de jerarquizar los conocimientos conformes a su importancia y una inteligencia reflexiva para descubrir, más allá de cada noticia, las relaciones que le dan su sentido. ¡Se requiere, en pocas palabras, una cabeza que sepa pensar!

La educación utilitaria, en cambio, pone el énfasis en el valor útil del conocimiento transmitido y de la experiencia vivida. Su ideal es equipar al alumno con conocimientos útiles, orientados a la producción. La psicología mecanicista en que frecuentemente se basa, niega la posibilidad de la educación formal y la transferencia de los hábitos. La filosofía educativa en que se inspira, parece comenzar y terminar con el método de reflejo condicionado. En su afán por desarrollar habilidades exclusivamente “prácticas”, olvida que lo más “práctico” de todo es la formación humana que desprecia. El humanismo, empero, depende esencialmente de la actitud y método de aprender y enseñar; significa desenvolver armónicamente las cualidades específicamente humanas: la racionalidad, la voluntad, la sensibilidad y el gusto estético.

Responsabilidad, agilidad mental y comprensión del medio en que se vive, constituyen las tres características que la vida económica moderna exige de cuantos participan en ella. La escuela que no las desarrolle habrá quizás preparado magníficos técnicos, que probablemente quedarán sin empleo porque nunca aprendieron a leer inteligentemente el periódico.

¡Compatriotas, Feliz Navidad!

*
<>Artículo publicado el  20  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: