¡Basta ya de indiferencia!

La opinión del Ingeniero y  Director Ejecutivo de Fundación Instituto Panameño de Estudios Cívicos…


Guillermo Antonio Ruiz 

He llegado al convencimiento que, tal como están las cosas, nuestro país no va a lograr todo su potencial si no cambia la oferta política y el pensamiento de los grupos económicos y generadores de opinión de nuestra nación. Necesitamos un verdadero golpe de timón.

Un país como Panamá necesita un verdadero gran proyecto nacional que comparta toda la sociedad y esté dispuesta a ejecutarlo contra viento y marea. Que nos lleve a lograr grandes, palpables y notables éxitos en no mas de veinte años en materia educativa, de investigación y desarrollo, basado en la expansión de los rubros más importantes del país: servicios, marítimo, turismo, agropecuario y financiero.

Un verdadero proyecto nacional que obligue a nuestros conciudadanos a cambiar esta cultura que resulta a veces asquerosa. Porque si miramos alrededor, es culpa de toda nuestra sociedad que seamos tan indolentes con quienes ensucian su entorno con basura por todas partes, con los jóvenes que sin ninguna razón se retiran de los colegios para terminar en una de las tantas esquinas que cada vez más parecen bazares.

¿Cómo es posible que un país con el sistema de educación primaria totalmente gratuito, con el secundario y la Universidad Nacional casi regalados, adolezca de problemas de baja escolaridad y calidad en la educación de los panameños?

Es que necesitamos disciplina. No con un régimen de facto fascista o comunista de los de antes, que inculquen garantías y derechos. Una disciplina encabezada por un grupo de personas que tengan un líder con carácter, con un proyecto político claro y muy bien explicado en sus objetivos a corto y largo plazo. Un equipo que esté dispuesto a depurar nuestro aparato burocrático haciéndolo eficiente. A descentralizar el país para garantizar agentes de la autoridad que ejecute la misma a raja tabla. A destinar presupuestos a quienes realmente lo necesitan y fomentar la autogestión municipal para sufragar los gastos de cada comuna.

Esto solo se puede lograr con equipos exitosos que repitan el mandato al menos dos períodos presidenciales.   No creo que se necesite recurrir a la reelección presidencial para lograrlo. La República de Chile es el mejor ejemplo de cómo grandes hombres y mujeres, aferrados a sus esquemas mentales sobre democracia y progreso, muy arraigados en ellos y gracias a su formación educativa y política, lograron no solo un proyecto político de largo plazo, sino que además, realizaron una transición a una dirección ideológica distinta sin que su país sufriera traumas mayores.

Basta ya de indiferencia. ¿Por qué no lo podemos hacer? ¿Es que no somos ejemplo del mundo con nuestro Canal, nuestros puertos, nuestro sistema financiero, nuestra sagacidad para recuperar nuestro territorio y expulsar tres ejércitos extranjeros y abolir el propio?

*

<>Artículo publicado el  23  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: