Saber elegir es vivir responsablemente

La opinión de…

José María Estrada Solórzano

Todas las cosas que hacemos y pensamos están guiadas por la profunda necesidad de satisfacer necesidades percibidas como imprescindibles o para curar dolores insoportables. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos la lógica convence,  es la emoción y la pasión la que nos motiva a actuar.

En el proceso de actuar solo unos pocos prefieren la verdadera libertad de pensamiento y acción; la mayoría no busca más que amos.   A tal efecto la persona está dispuesta a entregar su libertad a cambio de que el amo perdone sus pecados por intermedio de unos cuantos ayunos, unos cuantos padres nuestros y ave marías, unos cuantos ritos diarios o anuales y la nunca olvidada limosna o dádiva, contante y sonante o en especies, vía el representante local o vía teletón.

Es cierto que se hace necesario aceptar la imperfección de los sentimientos para poder arriesgarse a sentirlos y vivir con ellos, aunque sea por el tiempo necesario para lograr cambiarlos.

Pero por otro lado las personas no se arriesgan a sentir porque temen ser heridos emocionalmente. Necesitamos aceptar y encontrar los valores que nos importan aun en las imperfecciones de los demás, por la sencilla razón de que este es el estado natural de los seres que nos rodean. Y que demás está decir, tenemos que convivir con ellos so pena de quedar aislados emocionalmente en el tiempo, en el espacio, en el conocimiento y en el sentimiento.

La necesidad de saber elegir es un imperativo irrevocable e irrenunciable.  Un ser humano ignorante y hambriento es fácilmente manipulable.   Es un hecho comprobado que el ser humano desde su primera crisis existencial necesita del componente espiritual para tratar de entender lo que no puede explicar racionalmente.

El tupido velo de la ignorancia académica, la incapacidad de ejercer libremente el pensamiento crítico, la conveniencia de transferir sus pecados a un ser supremo que todo lo perdona y promete la vida eterna a cambio de la esclavitud emocional que no cuesta nada al pecador, atizada convenientemente por la religión, es el caldo de cultivo de la irresponsabilidad y la falta de respeto del ser humano para con el prójimo. La venta y compra de indulgencias tiene hoy en día muchas máscaras.

La búsqueda del Dios de cada uno es un desafío individual. Cada persona es responsable de su propia búsqueda, pues si bien es cierto que un hombre con sabiduría puede compartir sus experiencias, jamás podrá compartir sus resultados.

La educación hace al individuo fácil de guiar, pero muy difícil de manipular; hace al individuo fácil de gobernar, pero muy difícil de convertirlo en esclavo. Y la educación, tanto la del hogar como la académica, son las cosas más importantes que los padres responsables pueden heredar a sus hijos. No olvidemos que lo más importante en la vida no es lo que se ha perdido en el camino, sino lo que se logra hacer con lo que nos queda. Es oportuno recordar la expresión del filósofo: “He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil”.

Es bien conocido que el dinero puede comprar un libro, pero no el conocimiento dentro del mismo; el dinero puede comprar la mujer que nos parió, pero no la madre dedicada y responsable; el dinero puede comprar un reloj, pero no el tiempo que marca ni el perdido; el dinero puede comprar al hombre, pero no a un padre con ataduras inquebrantables; el dinero puede comprar una casa. pero no un hogar responsable; el dinero puede comprar el espejo, pero no la conciencia que nos mira; el dinero puede comprar una noche de pasión, pero no un día lleno de sacrificio y paciencia; el dinero puede comprar la tecnología, pero no más tiempo con la madre inolvidable.

Según Aristóteles: “Todos los seres humanos tienen naturalmente el deseo de saber”.   Y no hay religión alguna que pueda impedirlo. Según san Agustín: “He encontrado a muchos que querían engañar, pero ninguno que quisiera ser engañado”.   Los obispos, jeques y rabinos deberían tomar nota.    Según Einstein, “La ciencia sin religión está coja, la religión sin ciencia está ciega”. Yo añado. Los buenos ratos hay que fabricarlos porque los malos llegan solos.

*

<> Este artículo se publicó el 25 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: