Los cables de la Embajada Americana y Wikileaks

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Demasiada importancia le estamos dando a unos cables con opiniones espontáneas de personeros del gobierno sobre algunos temas o decisiones nacionales.

 

La opinión de un presidente o un ministro en una conversación privada no refleja la posición del país ni la conclusión a la que se llega sobre un tema determinado.

 

Cuando se perfeccionaba el proceso de licitación sobre la expansión del Canal de Panamá, todos los que veíamos a los grupos participantes estábamos enterados de la situación financiera de la empresa española SACYR. Este tema era de conocimiento público y la preocupación también me abordó porque nadie, en su sano juicio, deseaba que el proyecto más importante del país sufriera un revés.

 

Que el Presidente y el ministro de Relaciones Exteriores de Panamá hayan hecho comentarios negativos o de incertidumbre, en esos momentos, eran legítimos. Del Presidente, generalmente, sus comentarios esporádicos o espontáneos no tienen fuerza alguna. Su estructura de pensamiento está basada primero en una afirmación sin fundamento y luego, que se le explique, puede variar inmediatamente su juicio sobre un determinado tema.

 

El ministro de Relaciones Exteriores es distinto y como todos los panameños, a veces nos angustiamos. Pero esto es normal y no refleja posición de país.

 

Los cables que divulga Wikileaks, en definitiva, provienen de esas constantes informaciones que los diplomáticos envían a sus superiores. Es información del día a día y de los constantes contactos con funcionarios del Estado o generadores de opinión. No responden a políticas de Estado o a decisiones finales.

 

Sobre el tema de la licitación de la expansión del canal, tampoco observo nada negativo en que el embajador de un país promueva que se analice la propuesta de sus empresas. Lo interesante de todo este proceso es que la licitación se la ganó otro consorcio y la supuesta presión norteamericana no tuvo efectos en el proceso de licitación. Creo que en ese tema la Autoridad del Canal de Panamá y el Gobierno Nacional no influyeron en la elección del ganador, sino que dejaron que los resultados se sujetaran a los términos del proceso establecido.

 

Aquí, con estos cables diplomáticos, no se ha muerto nadie. No se ha perdido nada. Tampoco se ha descubierto el agua tibia. Lo relevante de todo este affaire Wikileaks es que el mundo conoce la lavandería del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Millones de pequeños datos que se recogen día a día, que van formando la percepción de los gobernantes y los países.

 

*

<> Artículo publicado el 22  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Navidad, solidaridad humana y la atorrancia

La opinión del Periodista y docente universitario…

GARRIT GENETAU
ggeneteau@yahoo.es

El pueblo cristiano de Panamá y del mundo, con fervor y devoción, conmemora el nacimiento de Jesús de Nazaret. La Pascua es la fecha más importante que registra el calendario mundial.

Han transcurrido más de dos mil años desde que el hombre de Galilea entregó su vida para salvar a la humanidad perversa y perniciosa. Lamentablemente estas fiestas, donde debe prevalecer la humanidad y solidaridad, tomando en cuenta que Cristo fue un buen socialista por excelencia, en los últimas décadas más bien se fundamenta en antivalores, la comercialización y el consumismo, lejos de profesar el amor al prójimo, distribuir las riquezas, el desprendimiento personal y apego a lo material.

Aquellos seres humanos que viven en extrema pobreza no saben lo que celebra la Navidad porque viven diariamente de la caridad pública, del desprecio y la atorrancia de ‘los encumbrados’ que son inflexibles e indolentes, y que no son consecuentes con el dicho: ‘El que da, recibe abundancias del Creador’.

La tragedia que ocurrió recientemente en nuestro país, donde lamentablemente se registraron muertes y destrucciones de viviendas en las provincias de Panamá, Colón y Darién, entre otras, nos ponen de manifiesto que la unidad es la base fundamental para respaldar a los más necesitados.

Durante los hechos de la tragedia, como en efecto ocurrió, observamos la participación de un pueblo que siempre se hace presente en estas catástrofes.

El capitalismo ha permitido y simbolizado una tradición falsa en contra de una creencia espiritual. En estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, expresamos a todos los panameños buenos augurios para que se plasme en esta víspera el supremo mensaje que desde los caminos del Monte Tabor predicó el maestro Jesús, quien promovió en todo su peregrinaje la justicia social y un mundo igualitario, en que el amor y la paz social constituyeran los más excelsos símbolos de una profunda filosofía humanista.

*

<> Artículo publicado el 22  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El Ministerio Público como cloaca

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com
 

Terminamos en eso. El Ministerio Público es una cloaca, lo dice la Jefa de Recursos Humanos nombrada como persona de confianza por alguien más arriba. Todo esto producto de un capricho por destituir a una funcionaria a quien en ningún momento se le pudo vincular con actos de deshonestidad o de participación en actividades delictuales, tráfico de influencias o narcotráfico.

Pero para quienes regentan el poder- y buscan sumisión y control- no es importante quien administra sino si el nominado es obediente.

En el Ministerio Público existían problemas; claro que sí, y en el camino había un esfuerzo por corregirlos. Lo que existe ahora es una clara demostración de la institucionalización de la trampa, el apoderamiento de la institución para el lucro personal y la penetración del narcotráfico.

Este gobierno le ha hecho el peor daño a la administración de justicia, porque no cree en la independencia judicial; porque no cree en la justicia imparcial, sino selectiva;    porque con tal de que el nominado sea obediente, para los propósitos deseados, tiene licencia para hacer lo que a bien le venga la gana en cualesquiera otros asuntos.

Este nombramiento de fiscal encargada de drogas se produce como parte de un acuerdo entre un abogado y la indagada. El nombramiento como fiscal encargada estaba sujeto a la liberación de narcotraficantes. Además de un pago de $400,000 dólares que a la fecha se desconoce donde están y quien los recibió.
El nombramiento por lo menos dependía de otras autoridades de alto rango en el Ministerio Público, entre ellos la jefa de Personal. Lo curioso es que para los propósitos de nombrar fiscales de drogas, aunque sean en carácter de temporalidad, se requiere un escrutinio muy riguroso.

Este nombramiento procedió por instrucciones internas de alguna figura con poder o de alguien que desde las estructuras del poder real lo haya solicitado.
La confesada fiscal de drogas encargada no pudo proceder aisladamente sino bajo el convencimiento que sus actos gozaban de la aprobación de sus superiores jerárquicos o del consentimiento por poderosas figuras de la propia entidad de la cual formaba parte.

No cabe duda que el Procurador General de la República , Guisseppe Bonissi, debe presentar su renuncia. Su incapacidad de crear los suficientes controles internos ha provocado la penetración del narcotráfico en la institución que regenta. Pero eso no es suficiente.

El señor Presidente está obligado a nombrar gente decente, honrada y con un profundo amor a la Patria. Mientras busque súbditos, subordinados y amigos esto no cambia.

*

<> Artículo publicado el 21  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El arte de todo lo posible

La opinión de…

LUIS FUENTES MONTENEGRO
luisfuentesmontenegro@gmail.com

La política en las sociedades folclóricas es el arte de todo lo posible. En una sociedad folclórica lo importante es el juega vivo, es decir el mecanismo de hacer lo que sea para obtener lo que se quiere; en el juega vivo no interesan valores, sino fundamentalmente el dinero, la venganza, formar parte de una rosca o estar en la papa, pues la ética o la dignidad no se comen, por tanto constituyen pendejadas.

La política y las sociedades folclóricas están repletas del juega vivo más cochino, ello explica que la mediocridad no represente impedimento para que en esas esferas triunfe. Que un mediocre sea exitoso en la política y sobre todo en una sociedad folclórica es normal.

En la historia se encuentran presidentes, ministros, dirigentes políticos, artistas, la llamada gente de farándula, que son reflejo completo de un mediocre perfecto, gente que ante las cámaras de televisión, medios de comunicación o en público, hacen y dicen cosas de las que en privado se burlan y no creen.

En los últimos años se viene consolidando la idea de que no hace falta estudiar mucho para triunfar, no importa si sea analfabeta, tampoco si se es un malandrín, lo que importa es ganar muchísimo dinero a como dé lugar, y eso en una sociedad folclórica es el éxito. Por ello ser futbolista, grandes ligas del beisbol, reguesero bien pegado en el ‘top ten’ musical, o político, se han convertido en íconos, modelos a imitar masivamente. Es cierto que estudiar mucho no garantiza necesariamente un éxito profesional, pero el punto esencial es que mientras en una sociedad menos se estudie, más fácil se convierte en un pueblo de imbéciles, de personas que creen que saben pensar, pero que son presas de quién o quienes dominan el cómo se forman las ideas y el cómo se influye para que se piense de una manera, haciendo a la gente creer que se está pensando y tomando decisiones por sí mismo, cuando sólo son peones, autómatas, verdaderos robots, aunque no lo sepan ni lo acepten.

Un pueblo de imbéciles toma decisiones imbéciles, las aplaude, las defiende y se regocija por las estupideces que hace. A los pueblos de imbéciles se les dice que tienen memoria corta, que olvidan con facilidad. Es la realidad triste de una sociedad folclórica. ¿Usted qué piensa sobre Panamá?

 

*

<> Artículo publicado el 21  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La renuncia del Embajador de Panamá en Washington

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com

A todos nos sorprendió que un abogado reconocido en la plaza, y con un entusiasmo para ejercer el cargo más importante del servicio exterior, haya presentado su renuncia irrevocable un día antes de la visita del Presidente a Washington.

 

No le niego los méritos a Jaime Alemán. Es un excelente relacionista público y cautiva a tirios y troyanos en esa fauna política que es Washington D.C. Sin embargo, su precipitada renuncia me provoca repulsión.  ¿No lo podía hacer en Enero?  ¿ Por qué actuó de manera precipitada?,  sobre si conocía que al día siguiente el Presidente de la República visitaba los Estados Unidos de América y nada debió producir un comentario negativo o una incomodidad a su visita.

 

Al fin y al cabo se representa a un país y frente a terceros le debemos vender la mejor imagen de lo que somos y aspiramos. Nuestras pequeñeces o desavenencias pueden esperar.  Lo imperdonable es que predominen sobre una visita presidencial y se asuma la actitud del poco me importa por razones de orgullo o pasión.

 

Me entristece una renuncia con ese estilo inapropiado y me preocupa que luego se encubra con comunicados y declaraciones de prensa que a todos luces se alejan a cualquier verdad.   La visita presidencial, tanto a los medios de comunicación como el encuentro con los empresarios americanos, no contó con la presencia del Embajador Alemán según se desprende de las fotos publicadas.

 

Existirá el día que más allá de nuestros distingos de clase o abolengo, de nuestra condición económica o intelectual podamos madurar lo suficiente para privilegiar al país por encima de nuestros intereses, de nuestros caprichos y necedades?

 

Un embajador le debe obediencia jerárquica al Ministro de Relaciones Exteriores y al Presidente de la República. Sus actos y sus desavenencias pueden producir una destitución o renuncia.   Si la decisión es voluntaria no lo puede hacer en condiciones que deje mal a su superior jerárquico o al país en su trato y relación con otros países. !Qué hay detrás del telón¡, no es materia conocida hasta el momento. La forma nos condena a vernos a nosotros mismos como una caricatura de país por no decir república banana.

 

En otro tema concurrente desconozco quien fue el sabio que lleva a un Presidente en vísperas de navidad a la ciudad de Washington para reunirse con supuestos empresarios y políticos importantes, vender la imagen de Panamá en los medios publicitarios y realizar entrevistas. En estos días los políticos y empresarios están pensando en las fiestas y cócteles navideños, las compras y a donde van a pasar las vacaciones.

*

<> Artículo publicado el 20  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Crazy leaks

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado…

La noticia de los Wikileaks ha estado en todos los titulares del mundo, pero en Panamá tenemos nuestra propia versión vernácula, que no deja de espantar y empañar la percepción que existe de la deplorable administración de justicia que vivimos y la renuncia no muy clara de un embajador de lujo como Jaime Alemán, en la misión que podría considerarse la más importante en las relaciones exteriores.

El destape de la espantosa corrupción que existe en el Ministerio Público, donde a todas luces se ha infiltrado el narcotráfico y los jueces y fiscales andan rampantes haciendo y deshaciendo –sin haber calentado las sillas desde que fueron nombrados – ni siquiera levantan el interés de las pulcras organizaciones para el desarrollo de las libertades ciudadanas o la alianza pro justicia.

El caso del ex Presidente Pérez Balladares toma visos de una obsesión enfermiza por seguir perjudicándolo, no solo personalmente, sino a toda su familia.   Los auditores forenses del Ministerio Público certificaron en una amplia declaración jurada que no hay evidencias de blanqueo de capitales en las empresas que son motivo de desvelo del Fiscal encargado, y hasta los auditores del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses afirmaron ante este obsesionado funcionario que las transacciones de las sociedades afines al caso ‘fueron razonables’.

Ahondando más, la propia ex directora de la Unidad de Análisis Financiero declaró que nunca recibió banderas rojas de los bancos, sino que la investigación se hizo en base a los rocambolescos reportajes del diario que se precia de decir la verdad, cuando lo que tiene es otra obsesión malsana que sesga cualquier información que tenga que ver con el ex Presidente.

Con estas fiestas que empiezan esta semana, nos pueden tratar de meter un ‘gol’, al estilo Bocas cuando el mundial de fútbol.   Hay que estar vigilantes porque hay que tener siempre presentes que ‘hoy por ti, mañana por mí’. La verdad siempre sale a flote y a la larga, solamente saldrán fortalecidos los que han sido demonizados por el simple hecho de haber liderado una gestión que demostró, sobre todo, que hizo avanzar a este país, no con promesas electoreras, sino con obras que no se fueron colapsando a la primera lluvia que cayó, ni favoreció a un grupo de amigotes que es muy probable que el día de mañana ni siquiera contribuyan con sus impuestos a que vayamos bien.

*

<> Artículo publicado el 20  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

20 de Diciembre

La opinión de la Ingeniera y Ex candidata presidencial…

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

Reflexionar sobre hechos históricos es un deber, aunque no todo el tiempo resulta fácil, porque cada uno de los panameños tiene su propia historia, cada uno fue protagonista de un episodio.

En diciembre, acostumbrados a que los fuegos artificiales se vean en los cielos días antes de la Noche Buena, nadie se hubiese imaginado, que Panamá sería invadido, causando la muerte de miles de panameños, en su mayoría civiles inocentes.

La invasión ha tenido dos caras: para unos significó ‘una causa justa’ y liberación de una dictadura y para otros, donde me incluyo, la destrucción de un país y del populoso barrio de El Chorrillo, que se vio envuelto en llamas, víctima de un acontecimiento que no pidió.

En poco tiempo los tanques y miles de soldados desplazaron por todo el país, con el único objetivo de buscar a un solo hombre y de destruir a las Fuerzas de Defensas.

Hombres y mujeres de San Miguelito, de El Chorrillo y de otros puntos del país mostraron resistencia; y aunque esto muchos lo critican, en la mayoría de los países, es el deber de cualquier ciudadano: defender su Patria de la ocupación por cualquier fuerza extranjera.

Cientos de mujeres quedaron viudas, jóvenes entregaron sus vidas, madres buscando a sus hijos aún sin encontrarlos, fosas comunes, casas destruidas y comercios saqueados. La vida humana no tiene precio y en esta invasión se perdieron muchas.

Hoy esa imagen permanece en nuestras mentes, al igual que las víctimas del bus incendiado el 23 de octubre, las del dietilenglicol y la de los hechos de Bocas del Toro.

Es lamentable lo sucedido y por ello como sociedad debemos analizar las distintas etapas, desde antes de 1968 hasta la actualidad; donde las familias necesitan una explicación y respuestas de que fue lo que pasó con sus seres queridos. Estos hechos no pueden ser borrados de la historia y deben aparecer en nuestros libros.

Es importante que asumamos la responsabilidad de nuestros actos, para fortalecer la democracia en momentos como los actuales; en los que todos los panameños tengamos seguridad, libertad de expresión y el derecho a no ser despedido por no compartir las ideas; el derecho a organizarnos, a disentir, para poder brindar a las presentes y a las futuras generaciones un Estado seguro; en el que cada ciudadano tenga seguridad de que nos hemos reencontrado como sociedad. Hay que seguir trabajando, para que nadie robe nuestros sueños.

*

<> Artículo publicado el 19 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les correspo