Crisis social, ¿en quién confiar?

La opinión del Economista, Escritor, Educador, Humanista…

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Hace años hacemos análisis socioeconómicos constructivos, en busca de mejores derroteros para Panamá. Hay quienes se incomodan, como quien come ajíes. Es una situación de conciencia, transparencia, verticalidad, honradez y honor.

En nuestros artículos  ‘Reflexiones por Panamá’, de 25/07/2006 y 6/08/2007, hicimos reflexiones objetivas de la cruda realidad que vivíamos. Las zozobras, producto de la inseguridad, donde expresamos: —La intranquilidad se sustenta “en quién confiar”.    Los medios violentos en que día a día sucumbe el hijo de Juana, permite visualizar la hecatombe—.

La evolución delincuencial rompe con el perfil del delincuente estudiado tanto en las facultades de Derecho como en investigaciones ‘científicas’.   La corrupción rompe patrones tradicionales y se inserta en patrones conductuales, logrando asestar un mortal golpe a los principios.

‘Pareciera que vivimos en una selva asfáltica, donde hombres y mujeres pirañas anteponen sus oscuros intereses contra la maltrecha majestuosidad de la Patria y continúan haciendo ostentaciones de poder y la falsa responsabilidad que les brinda el estatus social o político del instante’.

‘Personas relativamente joven, con excelentes estudios, buenos salarios y solvencia económica se aprestan a realizar o aceptar estafas, robo al fisco, iniquidad en la aplicación de la justicia, cobro de coimas o adquisición de prebendas, etc., sin que a claridad meridiana, hubiera tenido la necesidad de tal aberración. Observamos profesionales haciendo matraqueos para lograr insanos propósitos, aún a la luz de la ley y la ciudadanía’.

Hemos expuesto que tenemos un país bendito.   Las bondades se sienten porque “Dios es panameño”, sin embargo, estamos tentados. Permitimos que la corrupción nos vulnere. Tal cual expresamos, ‘… ¿Será necesario participar del clan o cartel de la mentira y la corrupción para sentir mayor seguridad en el puesto de trabajo y seguridad personal? ¿Es necesario callar, a fin de evitar ser perseguido y destituido?’

Nuestro artículo “En río revuelto, ganancia de pescadores”, Panamá América, de 20/02/2002, desarrolla y sintetiza situaciones que hoy se presentan. Amarga vivencia por mantener políticas advenedizas de corrupción y nombramientos.

La esencia de verdaderas políticas de Estado es garantizar el establecimiento de políticas educativas pertinentes al desarrollo integral del individuo, la generación de empleo y la desarticulación de la delincuencia, corrupción y otros flagelos que profundizan la crisis social existente. Dios te salve Panamá.

*

<> Artículo publicado el 23  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: