¿Qué está pasando en diciembre ?

La opinión de la Ingeniera y Ex candidata presidencial…

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

Este último mes del año sorprendió a los panameños con el desastre natural el día 7, dejando como resultado 10 muertos y miles de damnificados; situación que afectó más a las provincias de Colón, Darién, Panamá (Chepo) y la Comarca de Kuna Yala, quedando en evidencia la falta de coordinación de las instituciones que deben atender estas situaciones.

El viaje relámpago del Presidente a Washington sin informar a la ciudadanía, donde se dio la renuncia del Embajador de Panamá en los Estados Unidos por ‘asuntos personales y profesionales’; la falta de agua a la población; el contrato directo del MEF a una empresa canadiense para acuñar monedas de uno y dos balboas que circularán en 2011; y el contrato directo otorgado a una compañía en Tocumen, S.A.

Además, las publicaciones de Wikileaks donde se han filtrado declaraciones del Presidente y Vicepresidente de nuestro país, que señalan que ‘la ampliación es un desastre y lo veremos en dos o tres años’; y que el administrador podría haber favorecido al consorcio ganador, relacionado a su primo. Todo esto afecta la imagen en el exterior de lo que se consideró hasta hoy, un manejo excelente en la administración canalera.

La incertidumbre creada con los despidos de funcionarios públicos a fin de año; la escasez de arroz, maíz y café, como consecuencia de las lluvias, causando grandes pérdidas al productor panameño; el aumento a la gasolina y el anuncio del incremento en el costo de la electricidad; y la entrega de un millón seiscientos mil balboas a la teletón sin tener el respaldo presupuestario, muestran aún más la falta de coherencia al momento de lo que se dice y se hace.

Para este año la cena navideña aumentó a ciento diez balboas; un informe estadístico entregado por el Programa de Ayuda Nacional (PAN) revela que 73 mil menores abandonan los estudios, casi diez mil más que el año 2009; y la Defensoría del Pueblo informó que hay noventa mil menores que trabajan; salud declara una alerta sanitaria por el cólera; y como si fuera poco, el narcotráfico entró y está enquistado en el Ministerio Público, denunciado por miembros de la propia institución.

Me hubiese gustado tener un mejor diciembre, y compartir con todos los lectores unas buenas nuevas, pero ¡Dios, hemos tocado fondo! Reflexionemos antes que sea demasiado tarde y exijamos todos, un pronunciamiento del Presidente, en todo lo que hasta ahora viene guardando silencio.

 

*

<> Artículo publicado el 26  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Therapeia del 26 de diciembre de 2010

La opinión de la estudiante…


SHARON TORRIJOS
sts2309@gmail.com
Nacemos, crecemos y morimos porque sí. Porque el mundo se reinventa cada cierto tiempo; porque nada es eterno. ¿Cómo sería nuestra existencia si viviésemos para siempre? Aburrida, estéril, monótona. Algo así como el tedioso caminar de quien no tiene interés en llegar.   La vida es así; una mezcolanza de colores, emociones y situaciones que determinan nuestra percepción de la vida, nos forman y reforman, alterándonos a cada instante.

Sobrevivir y vivir no son lo mismo. Una es la versión ridículamente diluida de la otra. Para sobrevivir sólo se necesita lo básico, pero para vivir se necesita todo. ¿De qué sirve existir cuando no se siente?   De nada sirve, pues es inexistente, igual que sin movimiento todo es estático. Pasión, es eso lo que se necesita. Vivir por las ansias de experimentar aquello que inyecta adrenalina en nuestra sangre. Disfrutar.

Amar sin ambición ni interés. Entregarlo todo por los momentos preciosos donde el mundo parece girar en armonía. Reír hasta que los pulmones ardan por la falta de aire. Porque sino amamos no disfrutamos, no lloramos ni reímos, en fin: no sentimos. Sino sentimos olvidamos los colores y los diversos tonos, aquellos que hacen que la vida sea intensa. Amar a todo y todos, sin temor y libremente, pues los momentos compartidos en amor son momentos gloriosos.

Cuando el sol se pone en nuestras vida y vamos a dormir para siempre es eso lo que cuenta, cuánta gente amamos y cuánta gente nos amó. Cuánta gente hicimos felices y a cuánta maltratamos, si nuestras acciones fueron positivas o no. Compartir, eso es lo que importa. Ser capaces de hacer felices a los demás. El egoísmo es cínico y solitario, nos aparta del mundo y nos amarga por dentro. Por eso debemos compartir, para disfrutar con alguien los momentos que permanecerán en la memoria.

En estas fechas eso es lo que importa. No se trata de los regalos ni las fiestas o las decoraciones sino de la vida y como la vivimos. Tenemos que dejar atrás la comercialización de emociones y el odioso capitalismo que llena de materialismo nuestra vida y ver más allá. Vale la pena vivir una vida libre de los yugos que la sociedad actual impone, apartarse un momento y considerar como hemos procedido hasta ahora. En una época donde se celebran los milagros, la gratitud llena el aire y la paz alimenta nuestras almas, es momento de disfrutar de la unión en familia.

*

<> Artículo publicado el 26  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Tiempos de austeridad

La opinion del Abogado y Periodista…


BELISARIO  HERRERA  A.
belisarioherrera03@hotmail.com

El ser humano en el decurso de su existencia, aun en el más lego, en los momentos de reposo, hará un poco de filosofía, esto es, cuando no se da al desenfreno y ser como ser no se deja dominar por instintos primarios.   Son los momentos para el inventario, para el balance de su propio acontecer y de meditar en su propio destino en que poniéndose de acuerdo consigo mismo, navega en el mejor razonamiento.

Un espacio para el buen actuar, deberían ser estos momentos de cierre del calendario en que los ahorros, que mediante algún esfuerzo hemos logrado en alguna institución bancaria, no deben ser agotados en el desenfreno de excesivos adornos navideños que contradicen el recato del nacimiento de Jesús de Nazareno, ni poner sobre manteles comilonas opíparos, ni de excesivas copas, entremezcladas unas con otras, ni de la insalubre música estridente.

Claro que cabe la diversión con moderación, acompañado de familiares y amistades. Ellos deben ser así dentro de los sentimientos humanos por tantas desgracias que han sufridos nuestros congéneres durante semanas en que la naturaleza ha respondido despiadadamente ante tantas agresiones del hombre mismo contra ella, que como remanente, aquí en nuestro país, y en muchos otros, todo ha sido un desastre y aún perduran amenazas de malos tiempos, derivándose numerosos daños materiales, principalmente pérdidas humanas, de viviendas y de otros bienes, principalmente en gente de barriadas humildes que orillan a ríos o que colindan con cerros.

Vivimos tiempos en que la brecha entre ricos y pobres se hace más ancha, bajo aquellos regímenes que en su mayoría son impopulares y uno ellos es el que sufrimos todos los panameños, en que la elevada burocracia se viste de otro, por así decirlo, mientras el pueblo se viste de harapos.

Vivimos tiempos en que los renglones del presupuesto nacional dan pie para que algunas partidas se manejen al antojo de los gobernantes, por no decir de los políticos que como siempre desde la oposición hicieron promesas que estaban muy lejos de cumplir.

Un ejemplo de lo que decimos son los llamados diputados que legislan a su conveniencia, y en acatamiento al Ejecutivo, aprobándose para sí numerosos privilegios, así como excesivos viáticos para aquellos funcionarios que de manera antojadiza participan en las llamadas misiones oficiales al exterior.

Para decirlo como lo digo al principio de esta crónica, el pueblo en su filosofía debe hacerse el propósito de tener un poco de vergüenza contra el licor y dinero que ofrecen los politicastros, en cada campaña, y debe prepararse en ese sentido para un NUEVO AÑO.

 

*

<> Artículo publicado el 25  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, y el 30 de diciembre de 2010 en el diario Panamá América, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un diciembre políticamente intenso

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Quedan escasamente escasas horas para que empiece la Nochebuena. Este diciembre ha sido intenso para los panameños. Desde las inundaciones con dificultades propias, de un país que nunca está preparado para lo que ordinariamente pasa por sus condiciones climatológicas, hasta el peor escándalo en la administración de justicia.

 

En el camino hay verdades ocultas sobre la cual se tomaron decisiones políticas y que , sin embargo , se mantienen en un estricto silencio. Desde la apertura de las compuertas de la represa Bayano hasta la sorpresiva renuncia de nuestro embajador en Washington, hay un velo de misterio que pocos conocen y que reflejan un poco el carácter de locomanía en la forma de gobernar y entender la política.

 

Hay una confianza serena en los detentadores del poder de que ‘Vamos Bien’. A tal punto que para ello han diseñado una campaña publicitaria para darlo a conocer. Todas las variables están alineadas en positivo por lo que hacer más de lo mismo no parece importar ni quitarle el sueño a nadie, solo a los espectadores de este teatro de lo absurdo.

 

Por algo se identifican como el gobierno de los locos, donde por lo que se ve incluye además toda clase de especie humana psicológicamente o socialmente hipertrofiada que encuentra un espacio para aportar. Desde un ministro que se liga a golpes con una autoridad municipal, dos concejales diputados que en un consejo municipal piden la reelección presidencial, una repentina y misteriosa compra de tres diarios locales y las compuertas de una represa cuya decisión de abrirlas quedó en manos políticas. Una renuncia del embajador más importante del país, inexplicablemente; una visita sorpresiva, en período navideño, a Washington para promover la aprobación del Tratado de Libre Comercio y anunciar una página web; y en el camino, una visita fugaz a Belice.

 

Todo ha pasado frente a nuestros ojos sin tiempo para entender o analizar. Es parte de ese esquema de velocidad que se le ha impregnado a la gestión pública mientras el resto del país entre festejos, cenas, compras y regalos se mantiene indiferente y casi en actitud estoica frente a todo lo chabacano, idiota, inimaginable o inverosímil porque tenemos en alguna forma fe de que ‘Vamos Bien’.

 

Y para coronar, como usualmente dicen los traficantes de droga cuando concluyen una transacción ilícita exitosa, nos invitan a un nuevo reality show donde cual lavanderas de patio de las antiguas barracas del Marañon nos enteramos de todas las interioridades del Ministerio Público y a lo que en realidad se dedican. Vaya país el que vivimos.

*

<> Artículo publicado el 24  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Regalo navideño

La opinión del Médico, político y ex precandidato presidencial…


JORGE GAMBOA AROSEMENA
jgamboarosemena@hotmail.com

Parece mentira, pero en plena época navideña, la nación panameña vive una agudización de la crisis generalizada que no da tregua.  Y los ingredientes de ella no dejan de caer como lluvia de meteoritos que no dejan tiempo para que una población, con poca cultura política, pueda discernir el alcance de la crisis.

Wikileaks y el Ministerio Público introducen los ingredientes principales, y la nota chabacana la pone el inconstitucional Ministro de Turismo cuando escenifica actos bochornosos con el Coordinador de Corregidores capitalino.  Veamos:

 

-Wikileaks revela reportes de conversaciones entre la embajadora estadounidense Stephens y el presidente y vicepresidente panameños, donde estos introducen elementos de dudas sobre la ampliación del Canal. Dicen los reportes diplomáticos que Varela duda que se pueda desarrollar dicha ampliación y que fue un error darle la licitación principal, la de las nuevas esclusas, a Syrsa y el presidente deja entrever, según estos documentos, revelados por Wikileaks, que hubo tráfico de influencias en la asignación de la licitación. Que lo hubiera dicho un ciudadano común, no debería preocupar más allá de la duda razonable, pero que lo digan estos dos funcionarios, es un sello de certificación.

 

Estos señores apuestan a que el tiempo hará que nos olvidemos, pero aunque así sea, el hecho es que la ampliación va mal y que hay corrupción en ella; el caso aflorado en el Ministerio Público, por denuncia de la DEA, solo confirma que esta instancia de impartir justicia en Panamá, está podrida y dirigida –principalmente- por funcionarios incapaces o corruptos.

 

Bien hizo el Comité de Ética liderizado por Luis H. Moreno, entre otros, en pedir la separación del Procurador Suplente. Todo esto sucede porque lo que mal empieza, mal acaba. La sacada de la Procuradora y el nombramiento del Suplente ha producido una inestabilidad que profundizará la crisis en este sector; pero la nota chabacana la puso la acción del mal llamado ministro Shamah que es denunciado por el Coordinador de Corregidores por agredirlo.

 

Esto es un botón de muestra de que los niveles de prepotencia que se manejan entre los funcionarios de este gobierno.

 

Seguro que usted, apreciado lector, tiene más casos que se convierten en la antítesis de lo que debe ser un regalo de un gobierno para su pueblo, pueblo que no es esclavo de sus gobernantes sino mandantes de éstos, para que realizan un trabajo que busque el bien común.

A pesar de todo; Feliz Navidad…

 

*

<> Artículo publicado el 24  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La venta de los diarios Panamá América y Crítica

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Es una realidad en el mundo actual que el negocio del periodismo escrito viene sufriendo un período de crisis.   Desde el punto de vista comercial, el modelo tradicional de gestión ya no funciona. Cada vez se hace más importante ser creativo, ofertar nuevas cosas, mercadear el producto periodístico con otros productos agregados.

 

La penetración del internet ha obligado a los periódicos a incursionar en este nuevo mercado que, a pesar de la inversión y de la calidad periodística, se ofrece en forma gratuita. Todavía no se ha creado una moneda virtual que sea accesible a todos los navegadores. El día que eso ocurra es muy probable que la edición impresa desaparezca. Lo que jamás desaparecerá es el buen periodismo. Por ello, los ciudadanos estarán dispuestos a pagar.

 

Esta semana se produjo la venta de la editorial Epasa , empresa que publica los diarios Panamá América y la Crítica. Quienes aparecen como los supuestos compradores de estos diarios le damos la más cordial bienvenida. Ya más o menos sabemos cual será su línea editorial y su plan de acción. Le deseamos éxitos en su intento.

 

El periodismo escrito hoy en día no puede funcionar aliado a las huestes partidarias. Los lectores panameños están ya moldeados para diferenciar y para elegir los diarios que mejor reflejen el nivel de independencia periodística y la capacidad para exponer todas las aristas de un tema de discusión en los espacios públicos.

 

Los comerciantes especialmente tienen esa equivocada percepción que con el control de un medio automáticamente son detentadores de poder y, por lo tanto, jugadores en la arena política.   También creen que los medios son piezas de un tablero de ajedrez , que automáticamente lo ponen a disposición de uno u otro bando y con eso moldean la opinión pública o inclinan la balanza electoral.

 

Con la proliferación de medios informativos , así como el mejoramiento del nivel educacional de la población, cada vez es menos posible coger a los ciudadanos de simples idiotas.    En este negocio lo que si puedo decir es que la credibilidad se pierde en un instante y construirla es cuestión de años.

 

Los buenos periódicos se sostienen con el buen periodismo. Esa es la razón de su existencia. Hay graves sospechas de los intereses que mueven esta compra de medios. Los negociadores y algunas de las personas involucradas no concuerdan con los compradores sino con los designios de terceros.

 

A la familia Arias le decimos que nos entristece esta decisión y los felicitamos por sus logros económicos.

*

<> Artículo publicado el 23  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Crisis social, ¿en quién confiar?

La opinión del Economista, Escritor, Educador, Humanista…

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Hace años hacemos análisis socioeconómicos constructivos, en busca de mejores derroteros para Panamá. Hay quienes se incomodan, como quien come ajíes. Es una situación de conciencia, transparencia, verticalidad, honradez y honor.

En nuestros artículos  ‘Reflexiones por Panamá’, de 25/07/2006 y 6/08/2007, hicimos reflexiones objetivas de la cruda realidad que vivíamos. Las zozobras, producto de la inseguridad, donde expresamos: —La intranquilidad se sustenta “en quién confiar”.    Los medios violentos en que día a día sucumbe el hijo de Juana, permite visualizar la hecatombe—.

La evolución delincuencial rompe con el perfil del delincuente estudiado tanto en las facultades de Derecho como en investigaciones ‘científicas’.   La corrupción rompe patrones tradicionales y se inserta en patrones conductuales, logrando asestar un mortal golpe a los principios.

‘Pareciera que vivimos en una selva asfáltica, donde hombres y mujeres pirañas anteponen sus oscuros intereses contra la maltrecha majestuosidad de la Patria y continúan haciendo ostentaciones de poder y la falsa responsabilidad que les brinda el estatus social o político del instante’.

‘Personas relativamente joven, con excelentes estudios, buenos salarios y solvencia económica se aprestan a realizar o aceptar estafas, robo al fisco, iniquidad en la aplicación de la justicia, cobro de coimas o adquisición de prebendas, etc., sin que a claridad meridiana, hubiera tenido la necesidad de tal aberración. Observamos profesionales haciendo matraqueos para lograr insanos propósitos, aún a la luz de la ley y la ciudadanía’.

Hemos expuesto que tenemos un país bendito.   Las bondades se sienten porque “Dios es panameño”, sin embargo, estamos tentados. Permitimos que la corrupción nos vulnere. Tal cual expresamos, ‘… ¿Será necesario participar del clan o cartel de la mentira y la corrupción para sentir mayor seguridad en el puesto de trabajo y seguridad personal? ¿Es necesario callar, a fin de evitar ser perseguido y destituido?’

Nuestro artículo “En río revuelto, ganancia de pescadores”, Panamá América, de 20/02/2002, desarrolla y sintetiza situaciones que hoy se presentan. Amarga vivencia por mantener políticas advenedizas de corrupción y nombramientos.

La esencia de verdaderas políticas de Estado es garantizar el establecimiento de políticas educativas pertinentes al desarrollo integral del individuo, la generación de empleo y la desarticulación de la delincuencia, corrupción y otros flagelos que profundizan la crisis social existente. Dios te salve Panamá.

*

<> Artículo publicado el 23  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.