Partidos acartonados

La opinión de…

 

Belisario Herrera A.

Nuestro país sufre de una crisis política. Estamos lejos de contar con verdadero líder en la oposición o en el gobierno, porque los partidos en ambos sectores carecen de contenido ideológico; ello es así porque sus dirigentes han hecho de la política una inversión en la que sus respectivas cúpulas buscan, cuando se encaraman al gobierno, sacar todo lo que han invertido desde las griterías de la oposición, convirtiéndose en elementos mafiosos en los cargos oficialistas de importancia.

Claro que un corifeo de elementos reaccionarios, lleno de prejuicios, siempre tira piedras contra los sectores de izquierda y ofrece piropos halagadores a los partidos de corte tradicional, que no dejan de ser partidos acartonados.

Para mencionarlos con nombre propio, en la actualidad el Partido Revolucionario Democrático (PRD) que en su momento estuvo blindado –gracias al prestigio que le impuso su creador, el general Torrijos– hoy carente de un verdadero mando ha devenido en una anarquía en la que el mal ejemplo de la indisciplina y poca lealtad a sus principios, lo ponen de manifiesto sus más destacados dirigentes.

Algunos han saltado a otras toldas y entre ellos se han traicionado, como ocurrió a la vista en la pasada contienda electoral, con claras transgresiones a la Constitución y al Código Electoral; fue notorio que el presidente de la República de entonces, Martín Torrijos, hacía caso omiso para apoyar a ciertas candidaturas políticas.

De lo que se trata en la actualidad es de que hay un desprestigio en todos los partidos políticos debidamente constituidos, y que la llamada alianza política de gobierno, que encabeza el actual presidente de la República, Ricardo Martinelli, se maneja arbitrariamente desde los cargos gubernamentales, lo que demuestra que reina a su libre antojo. Llama la atención que hay una danza de millones, aparentemente, sin el debido control.

Observamos, por otra parte, que el llamado Partido Cambio Democrático está echando mano, con todo arrebato, para que se sumen a sus filas elementos de partidos de oposición, como es el caso de algunos legisladores y representantes del PRD. Esto con la idea fija de ser mayoría, para controlar el país, porque ya tiene bajo su control a otras instituciones del Estado y cuenta con una mayoría notoria en la Corte Suprema de Justicia.

En las bases del llamado Partido Panameñista, que preside Juan Carlos Varela, hay descontento, pero Varela no da un paso por quebrantar la alianza y, de mantenerla, será para su propia sepultura política.

*

<> Este artículo se publicó el 22 de diciembre  de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: