La panacea de los destituidos

La opinión del Educador…

 

Bertilo Mejía Ortega

En nuestra cultura política se observa que cada vez que un gobierno llega al poder muchos son los funcionarios destituidos.   El entrante barre con lo que ha nombrado el saliente, y más de esos, porque inclusive la olla se le voltea a muchos de los que se creen protegidos por décadas de servicios eficientes.

Ello obedece a varios factores, entre ellos, la indubitable realidad del clientelismo político, la captación de adherentes circunstanciales u ocasionales, así como la falta de voluntad política para hacer de la carrera administrativa un instrumento que garantice la seguridad en el cargo a aquellos funcionarios que por su larga y eficiente trayectoria deben seguir rindiendo frutos al servicio público.

Ante esta circunstancia, los servidores del Estado nunca deben sentirse indispensables, y, muy por el contrario, asumir los riesgos que implica ponerse al servicio de una institución pública que está en manos del gobernante de turno, quien recibe presiones de los grupos que lo llevaron al poder, para utilizar la burocracia como respuesta a sus muy particulares intereses.

Cuando ese huracán político explota no hay funcionario que escape a la mira de los políticos de insaciable apetito. Los servidores públicos deben hacer el recomendable ejercicio de que la posición es efímera y que podría durar lo que tardaría en llegar el reclamo del cargo para los activistas del interesado.

También deben estar convencidos de que a la hora de estos oleajes de serruchadera no valen créditos y méritos, y que la partidocracia se impondrá con la influencia que da el poder, gracias a Dios, transitorio.

Conviene estar preparado para cuando llegue el cataclismo político, y aceptar la lanzada como un reto para empinarse ante las circunstancias y proyectar iniciativas que, a lo mejor, dependiendo del esfuerzo y la perseverancia se conviertan en la oportunidad brillante para avanzar con esfuerzos propios hacia la satisfacción de sus necesidades.

En lo personal, me tocó experimentar el trago amargo de una destitución por razones políticas en el año 1994.

El gobierno del presidente Guillermo Endara, por encargo personal de la entonces ministra de Educación, Ada Luz de Gordón, me había nombrado director nacional de Educación, y cumplido el período, correspondió al Dr. Ernesto Pérez Balladares el ascenso al poder, quien nombró como ministro de Educación al Dr. Pablo Thalassinos.

Dos días después de instalado el Partido Revolucionario Democrático en el poder, fui destituido del cargo luego de 27 años de servicios en el ámbito de la educación oficial y particular.

Una vez botado regresé a la provincia de Chiriquí, específicamente a la ciudad de David. Junto a mi esposa, profesora de matemáticas que había soñado siempre con una escuela bilingüe, fundamos la Escuela Bilingüe Divino Niño Jesús, en la que fui su primer director, y la que hoy, dirigida por ella, ha alcanzado envidiables niveles de aceptación y prestigio.

A las pocas semanas de reinstalado en la provincia, tuve la feliz oportunidad de negociar con un norteamericano una propiedad que había adquirido en el oriente chiricano, lo que me permitió otro avance significativo en el manejo de las finanzas particulares.

Posteriormente adquirimos una finca en San Andrés de Bugaba, otra en el área de Chiriquí oriente, y otra en las cercanías de David. Los bancos nos abrieron puertas y pueden dar fe de la clase de clientes que hemos sido.

Gracias a esa destitución, hoy me siento altamente satisfecho y orgulloso de haber agarrado el toro por los cuernos en el momento que tenía que hacerlo, y de avanzar en la senda particular por la parcela de gloria que todos anhelamos.

¡Trabajar es vivir!

*

<> Este artículo se publicó el 16 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: