El cambio a la república asiática

La opinión de…

Carlos A. Solís Tejada

Hace un año y cinco meses, el pueblo panameño se dejó seducir por una promesa de cambio. No éramos los únicos. En un mundo hastiado de los hombres dedicados a la política, cambio es una palabra seductora y esperanzadora, pero a la vez ambigua. Una ambigüedad que esconde las más secretas intenciones de quienes buscaron nuestro voto.

Es así como en mayo de 2009, Cambio Democrático, el partido fundado, dirigido y financiado por Ricardo Martinelli, parecía haber cumplido en 10 años su cometido: unir el poder económico y el poder político en una sola mano: en las de su presidente, en fin, todo parecía indicar que CD tenía fecha de expiración en 2014.

Sin embargo, otra realidad se comenzaría a revelar, un plan al parecer con grandes objetivos políticos concretos y claros: constituir un régimen unipartidista como el de China y Singapur (y antes Japón, Corea y Taiwan) donde los tres poderes del Estado y el cuarto poder, la prensa, están perfectamente cuadrados con el pensamiento y los objetivos del partido único.

Para lograrlo primero han subvertido el sistema partidista imperante, encabezando una nómina presidencial en desventaja numérica en lugar de su aliado Panameñista, más numeroso. Seguido, infligiéndole una derrota desastrosa al partido más grande, el PRD, aprovechando unas primarias altamente divisivas, cuyas secuelas aún no terminan de pasar. Profundizando las crisis internas de estos dos partidos con el fin de debilitarlos al punto de que no representen una amenaza. Paralelamente, impulsando a Cambio Democrático en un proceso expansionista, anexando a los partidos más chicos de la alianza de gobierno y cooptando a políticos de oposición y del panameñismo por dominar la Asamblea Nacional, lo cual ya completaría, junto con el dominio del Poder Judicial, un control total sobre el Estado panameño, que garantice la reelección y otras medidas que permitan una mayor duración del nuevo régimen por establecerse.

Es de sospechar que la mente maestra de CD ha visto en el modelo político asiático una vía expedita hacia el desarrollo económico, sin embargo, hacen falta otros elementos clave para el éxito de este modelo de Estado, como la implementación de un servicio civil eficiente, cuyos tecnócratas han sabido combinar la sabia planificación con el mercado, y sus líderes políticos han logrado el establecimiento de alianzas con las élites empresariales en comunión de objetivos en pos del desarrollo.

Para proveer, tanto al servicio civil como a la empresa privada, de personas con un alto nivel educativo y profesional, que impulsen el desarrollo, es deber del Estado reformar profundamente el sistema escolar, el sistema universitario y el del Ifarhu, para garantizar la formación del mejor recurso humano.

Sin embargo, estos objetivos no requieren de establecer un Estado autocrático, basta con lograr un compromiso a largo plazo entre nuestros políticos, empresarios y sindicalistas que permitan al país seguir creciendo con medidas que faciliten el acceso a todos a la economía formal, además de mayor acceso al crédito, lo que junto con el establecimiento de una red de cobertura social sería más conducente al desarrollo que el estado actual de cosas, al permitirle al panameño más independencia de las redes sociales o familiares y asumir mayores riesgos para emprender proyectos más grandes, como nuevas empresas y estudios superiores, con el consiguiente efecto de reducir el nepotismo, el favoritismo y el tráfico de influencias tan arraigadas en nuestra cultura y, finalmente, ampliar la clase media y reducir la pobreza, un noble objetivo que debería ser el norte de cualquier gobierno que decidamos elegir.

*

<> Este artículo se publicó el 17 de diciembre  de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: