¡Qué vergüenza!

La opinión de…


Mauro Zúñiga Araúz

Cuando el excelentísimo se presentó intempestivamente en el teletón organizado por el Club Activo 20/30 de Panamá, con una donación del Estado por 1.6 millón de dólares, solo le faltaba la capa y el salto para que la gente dijera: llegó Supermán.

Les dije a los que estaban viendo la televisión que eso era otra mentira. ¡No puede ser!, me contestó un coro. El Estado no tiene la partida para ese gasto, afirmé. Les recordé que estos pacientes fabulan, esto es, crean un mundo imaginario y viven dentro de él. El excelentísimo está convencido de que él hizo la donación y del presupuesto del próximo año saldrá el dinero, aunque algunos alumnos se queden sin escuela y pacientes sin medicina.

Les conté que Martinelli Berrocal me dijo, cuando logró su inclusión en la terna para director general de la Caja de Seguro Social –mintiéndole a raymundo y al todo el mundo–, que cuando Samuel Lewis, el presidente de Solidaridad, le contó al Presidente de la República su manejo político para lograr su inclusión en la terna, al Presidente se le aguaron los ojos de la emoción.

Tiempo más tarde, cuando conocí al Dr. Pérez Balladares, le conté la anécdota y la respuesta fue una sonora carcajada. ¡El Toro llorando por las habilidades políticas de Ricardito! Se me hacía extraño. El show mediático del excelentísimo en el teletón fue visto en todo el mundo. Tengo un amigo peruano que vive en la India que me escribió un email preguntándome si era cierto lo que sus ojos veían. ¡Qué vergüenza! Fue mi respuesta escueta.

A Martinelli Berrocal nadie lo ha autorizado para que esté regalando los dineros de los panameños a diestra y siniestra.   Ese 1.6 millón se necesita para los damnificados de las recientes inundaciones o para atender las apremiantes carencias sociales que padecen muchos panameños.

No quiero demeritar la labor que lleva a cabo el citado club cívico, pero los panameños escogieron al excelentísimo para que administrara los fondos del Estado y no para que terceras personas lo hagan, como trató de justificar la donación un miembro de su coro de arcángeles. Si no se siente capacitado para manejar las instituciones del Estado y necesita para tales efectos recurrir a las entidades no estatales, que nos los diga. Los panameños sabremos, ya curados en salud y espanto, encontrar su reemplazo.

Por otro lado, es saludable que el ministro de la Presidencia vaya explicando el significado de las reuniones “privadas” que el excelentísimo mantiene en el exterior. Primero se reunió en Honduras con el ex presidente Uribe. ¿Fue una reunión privada o una reunión secreta? Todavía no sabemos de qué se trató. Luego, se fue a Estados Unidos a otra reunión privada con empresarios norteamericanas. Tampoco sabemos los móviles de ésta. Lo que sí sabemos es que ningún funcionario puede utilizar sus horas de oficina para tratar negocios privados.

Es por eso que exigimos que se nos indique la naturaleza de esas reuniones privadas, de lo contrario nos veremos en la necesidad de colocar un reloj en el Palacio de las Garzas, para que el excelentísimo registre sus horas de llegada y de salida y así dar el ejemplo y tener la capacidad moral de exigir el cumplimiento del horario a todos los funcionarios del país.

Quiero aprovechar este espacio para denunciar las triquiñuelas que están llevando a cabo el director general y el asesor legal de Pandeportes con la tesorera de lo que queda de Federación Panameña de Natación, que aspira a la presidencia de esa federación. Han creado una liga bruja en Coclé, con un club nominal que no tiene atletas competitivos y otro tanto ocurrió en Veraguas con la creación de otro club brujo y una liga amañada.

Elevaron a categoría de liga distritorial a dos clubes, uno de La Chorrera y otro de San Miguelito para evitar que vote el profesor Almengor, presidente de la liga de Panamá, que tiene más de 250 atletas. Ninguno de los dos clubes cumple con los requisitos de la Liga Provincial de Panamá.

Finalmente, según los estatutos de la federación, a quien debe corresponder reemplazar al presidente, que está incapacitado, es al vocal y no a la tesorera. Yo le envié una carta a la ministra de Educación, Lucy Molinar, presidenta de la junta directiva de Pandeportes y otra al director de Pandeportes, en la que les detallaba estas irregularidades e impugnaba cualquier acción legal promovida por la tesorera de la federación.

Si vota la liga de Coclé, la liga de Veraguas y se inhabilita a la liga de Panamá en las elecciones programadas para el 28 de diciembre, entonces Pandeportes está fomentando, de manera descarada, la corrupción dentro del deporte nacional.

Al momento de escribir este artículo escucho a la señora Eva Lorentz, jefa de Recursos Humanos del Ministerio Público haciéndole graves señalamientos al Procurador encargado. ¿Ya estalló la bomba de los vínculos del actual gobierno con el narcotráfico? Todavía no tengo suficientes elementos de juicio para opinar, pero  ¿quién nombró a Bonissi?

<> Este artículo se publicó el 22 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: