¿Dónde están las feministas?

Pareciera ser que las mujeres celebrarán la navidad recogiendo el reguero dejado por sus alegres familiares.   La opinión de….


MÓNICA MIGUEL
monicamiguelfranco@hotmail.com

 

 

Echo de menos en estos días el crujir de dientes y el ríspido sonido de las vestiduras al rasgarse.   No he oído ninguna queja, ninguna protesta, ni piqueteos, ni inmolaciones a lo bonzo.   Han pasado ya varias semanas y al no haber escuchado las voces indignadas de ninguna de aquellas que en teoría velan por el derecho de todas a ser iguales e igualadas, pues emito yo mi humilde aullido para que luego no digan que no apoyo a la causa.

Quiero suponer que todo esto de la navidad y los efluvios bondadosos que inoculan en nuestros embotados cerebros consumistas los cursis villancicos omnipresentes en estas fechas, lo que ha impedido que las personas inteligentes reaccionen del modo que yo esperaba.   Vale, me explico, ¿ustedes han pasado por Vía Argentina últimamente?   Digo, que si han pasado fijándose en algo más que no sea llenar su mente de pensamientos escatológicos sobre las habilidades laborales de los que programaron los semaforitos instalados en la dicha vía, si han pasado no habrán podido dejar de notar la decoración que han colocado.   Sí, ya sabemos, es un horror espantoso que no llega ni siquiera a kitsch, pero no es del mal gusto que quiero hablar hoy, al fin y al cabo para gustos se hicieron los colores (aunque haya gustos que merezcan palos), sino de algo mucho más sutil, ¿se han fijado en las escenas recreadas en estas estaciones navideñas? ¿Nadie se ha percatado del tema?

Se lo describo para que, aquellos que pasan por allí sin fijarse y aquellos otros que no tienen en su ruta esos pagos, puedan hacerse una idea.

Nos encontramos en la primera escena con un personaje que, con cara feliz y sonriente, avanza lleno de alegría hacia una pila con un montón de los que se supone platos sucios en los brazos, la cosa pretende pregonar las bondades desengrasantes de un friegaplatos.   Unos metros más adelante nos encontramos con otra escena en la que un personaje está delante de un platón de lavar ropa, con una prenda en la mano, y con gesto satisfecho contempla la ropa ya lavada y puesta a secar en el tendedero, sin manchas y olorosa por obra y gracia de un detergente.

Más allá de los comentarios alusivos a los mensajes de amor y paz navideños que se desprenden de aquestas escenas familiares y prosaicas (haberlos debe de haberlos, la cosa es entenderlos, y a mi pobre entendimiento se le escapan) más allá digo, la pregunta es… ¿adivinan ustedes el sexo de los personajes trabajadores en estas escenillas? ¡Efectivamente! Ambos personajes abnegados son del sexo femenino, o sea, la moraleja de este asunto es que en Navidad, las madres, abuelas o mujeres en general, son las encargadas de darse la soberana paliza fregando el reguero que han dejado los familiares y amigos que llegaron a celebrar las pascuas.

Imaginamos que después de haberse pasado cocinado todo el santo día, porque claro, como son días libres los papases, o los hijitos, se la pasarán tumbados en el sofá, chupando y hablando babosadas. Desde luego, ellas son también las encargadas de restregar y restregar hasta dejar la ropa como los chorros del oro, para que sus amados familiares del sexo masculino puedan ir de tiros largos a todas las reuniones habidas y por haber.   Y pregunto yo, que soy muy preguntona, ¿es que los papases o los miembros masculinos de la progenie no pueden mojarse los deditos fregando los platos grasientos del opíparo banquete?   ¿Será que lavar sus propios calzoncillos es un oprobio para ellos? ¿Eso es lo que les continuamos inculcando a nuestros herederos?   ¿Qué si son chicos lo tienen todo hecho y si son chicas les toca fregar y lavar ropa?

Lo dicho, aparte de feos como pegarle a un padre, son machistas. ¿Hasta cuando dicen que tenemos que tenerlos allí plantados?

*
<> Este artículo se publicó el 19 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: