Luchas estériles de los jubilados y pensionados

La opinión de….

JOSÉ A. AMADOR V.
escritoramador@gmail.com

‘ Pan para hoy… hambre para mañana’, parece ser la lucha realizada por un grupo de pensionados y jubilados, liderizados por don Eladio Fernández.

En reiteradas ocasiones este grupo ha promovido acciones para lograr un aumento a sus pensiones del Seguro Social, lo que ha producido grandes inconvenientes a terceros y sus logros han sido mínimos. ¿El problema real se resuelve con cincuenta balboas? ¿Alcanza el aumento para costear las medicinas y los servicios negados por el Seguro Social?

Los pedidos para obtener una mayor pensión, a juicio mío, no resuelven el problema de los pensionados. El macro problema por el que atravesamos los que nos hemos acogido a un retiro remunerado, no lo resolvemos con migajas. Soy de la opinión que su lucha no constituye beneficio real alguno y, por el contrario, atenta contra la dignidad de los pensionados y jubilados, porque está reflejando que estamos ‘muertos de hambre’, que no nos alcanza para vivir y está creando, con sus acciones circenses, imagen de lástima y burla, aunque nos asista la razón, adicional es conocido que un gran número de pensionados y jubilados es asiduo visitante a los casinos y juegos de azar. ¿En que quedamos señor Eladio?

Señor Fernández, el verdadero problema de la Institución está en que: ‘Los que no pagan seguro social están acabando con la institución’ (los beneficiarios), es imposible que un número reducido de cotizantes pueda costear los servicios de salud de una población de tres millones de personas.

La real lucha de cotizantes, pensionados y jubilados es cerrar filas y enfrentarnos por una verdadera reestructuración de la Institución. Establecer una empresa dirigida, administrada y operada por sus únicos y verdaderos dueños: asegurados, pensionados, jubilados y patronos. Sacar al Estado del manejo y control de la Institución. Esta es la única solución y salvar a la Caja de Seguro Social, con la aplicación de, primero: reformar la Constitución, para hacer responsable al Estado y Gobierno de cumplir con los artículos constitucionales referentes a la Salud, Seguridad Social y Asistencia Social, eliminados con la Constitución de 1972, donde se trasladó esa responsabilidad a la Caja de Seguro Social.

Segundo: Crear una organización empresarial, como la hecha con la Comisión del Canal, sin la intervención del Gobierno, con su estructura legal, administrativa y operacional, respondiendo a las directrices de sus propietarios (asegurados, pensionados, jubilados y patronos), considerando al Estado como un patrono.

Tercero: Programar progresivamente, la suspensión de servicios a los beneficiarios y paralelamente que el gobierno los asuma. Esta transferencia puede ser en un lapso de tres años.

Cuarto: El Estado, durante ese tiempo, debe reorganizar sus centros de salud y hospitales para atender a la población no beneficiada y la que no recibe asistencia del Seguro Social.

Es indispensable esta solución para tener una Institución saneada y con futuro seguro. Dejar de ser la Caja Menuda del Estado desde 1972 y que mediante una estructura empresarial bien planificada, permita la participación de todos los entes y agrupaciones de asegurados en la administración y manejo de su organización para garantizarse una atención médica y de salud dignas, contando con instalaciones, medicamentos y servicios técnicos requeridos y en especial contar con una pensión de retiro asegurada, con proyecciones de ajustes salariales, programados, dependiendo de la situación del país.

Mientra el Gobierno tenga ingerencia directa y no se le retire su control y manejo, jamás se podrá fortalecer su estructura administrativa y funcional. El Seguro Social debe ser una empresa independiente, igual a una compañía aseguradora.

El Gobierno debe y tiene la responsabilidad de ejecutar programas de Salud igual para todos, no así el Seguro Social, porque tiene sus dueños y no son ni el gobierno, ni el pueblo, solo los que cotizan tienen derecho a sus beneficios.

*

<> Este artículo se publicó 17  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Cambio climático mundial: efectos iniciales

La opinión del Ingeniero Agrónomo….

EDUARDO A. ESQUIVEL R.
eesquivelrios@gmail.com

Desde hace casi una década los expertos vienen advirtiendo sobre los efectos del Cambio Climático, pero los gobernantes y políticos de nuestros países han hecho caso omiso a estas advertencias y lo más que han hecho algunos, para estar a la moda, es nombrar políticamente comisiones de cambio climático, que no tienen ninguna utilidad real, aparte de tener amenas reuniones sociales.

Las recientes lluvias de diciembre han dejado patente este hecho. Con solo tres días de lluvias el país ha quedado hecho un caos. Decenas de comunidades desoladas por inundaciones naturales y provocadas por derrames de represas, derrumbes en carreteras recién construidas, deslaves de cerros en áreas pobladas, caída de árboles, sistemas de agua potable dañados, y ni siquiera nos acercamos a lo que es un huracán real. En el Puente Centenario, tras 48 horas de lluvias, uno de los accesos colapsó por una falla estructural que había sido denunciada hace años. El progreso de este deslave amenaza la misma integridad del puente, ante la impotencia de las autoridades, y la ausencia de los responsables por esta garrafal falla. Si sigue lloviendo los que transiten por el puente correrán un grave riesgo, por lo que posiblemente este se deberá cerrar por tiempo indefinido.   Lo que significará un colosal tranque en la ruta del puente de las Américas. Por cierto, este fue construido hace décadas por los norteamericanos y está sin ningún problema, soportando inclusive el maltrato y la falta de mantenimiento adecuado.

En Panamá Oeste, la nueva Potabilizadora de Laguna Alta, en el Lago Gatún, aparentemente dejó de funcionar, debido a la turbiedad del agua. Un alto funcionario del IDAAN dio una asombrosa explicación: esta planta no fue diseñada para trabajar con altas turbiedades del agua. Pero se iba a poner a funcionar la vieja planta potabilizadora del río Caimito, que sí podía trabajar con agua lodosa.

¿Quién me explica cómo una moderna Planta potabilizadora, que costó cientos de millones, deja de funcionar con tres días seguidos de lluvias? ¿Será que solo funciona con agua cristalina? ¿Será que la gigantesca porqueriza que construyeron en plena cuenca del Canal tendrá algo que ver?

Hay aquí algo muy raro que las autoridades deben investigar. Porque todavía falta por llover en estos meses y en los próximos años el clima se va a poner peor.

*

<> Este artículo se publicó el 17  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Libertad limitada

La opinión del Educador….


ROGELIO HERRERA GONZÁLEZ
rogelio1944@hotmail.com

Desde hace algún tiempo algunas autoridades religiosas, políticas, sociales y académicas han tomado la decisión de impedir la salida del recinto respectivo a las personas que penetraron al mismo, hasta que culmine lo que están hablando o lo que se está realizando.

Con ello, están limitando la libertad individual y colectiva, conquistas logradas con mucho sacrificio desde hace mucho tiempo y no se puede ir en contra de esa voluntad.

Una de las conquistas de la Revolución Francesa fue la Declaración de los Derechos Humanos, adoptados el 14 de julio de 1789 y que tras largos debates los diputados los confirmaron, mediante el texto oficial de 26 de agosto del mismo año. ‘En la Declaración se definen los derechos ‘naturales e imprescriptibles’ como la libertad, la propiedad, la seguridad, la resistencia a la opresión. Asimismo, reconoce la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la justicia. Por último, afirma el principio de la separación de poderes’.

Los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre, están en este documento, que desde su artículo primero dice: ‘Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales solo pueden fundarse en la utilidad común’.

La Constitución Política de Panamá de 1972 y sus reformas, en su título III Derechos y Deberes Individuales y Sociales, Capítulo I sobre Garantías Fundamentales, Artículo 21 dice: ‘Nadie puede ser privado de su libertad, sino en virtud de mandamiento escrito de autoridad competente, expedido de acuerdo a las formalidades legales y por motivo previamente definido en la Ley’.

Existe otro artículo en la Constitución, el 27, que destaca el libre tránsito por el territorio nacional. Por su parte, el 10 de diciembre de 1948, la ONU aprobó los Derechos del Hombre y del Ciudadano en sus artículos pertinentes cito: el artículo 1 determina la libre circulación del individuo. El artículo 12 trata sobre las injerencias en la vida privada. La voluntad permite al ser humano gobernar sus actos, decidir con libertad, como la mejor opción. Cuando la voluntad es exteriorizada por el individuo, no puede ser restringida…

Esperamos el entendimiento de estos grupos, que retienen al individuo en contra de su voluntad. Las personas tienen necesidades, urgencias, elección, y no se les puede impedir salir del recinto en el que se encuentran.

*

<> Este artículo se publicó el 16  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El David de mi recuerdos

La opinión del Empresario….


JUAN  R.  MORALES
juramor777@hotmail.com

Este es un mes de recuerdos do el amor viste sus mejores galas.   Hace pocos días vino a mi memoria el recuerdo de una foto familiar. En ella estábamos mi abuelo Ramón y mi abuela Clementina como figuras centrales, cuyo respeto y admiración por todos irradiaba los más bellos momentos.

Mis padres también estaban allí, mis primos y mis hermanos. Esta es la parte bella del recuerdo, la parte triste, es que de ese grupo solos vivimos, mi hermana Blanca, mi primo Rodrigo y quien esta nota escribe.

Aquellas navidades además de inolvidables, han tenido el significado hermosos de una reunión que no se repitió, pero que perduró en la memoria de cada uno y que perdura aun en la mente de los que vivimos.

El abuelo Ramón, figura central, se destacó siempre por la calidad de su valía, mi abuelita Clementina cuya bondad y excelencia es motivo de mis poemas, mi padre,   Juancho Morales, cuyo carácter fuerte, enérgico pero en alto grado honesto, como sus ancestros, mamá Chichí, con su cariño inefable, cuyas caricias aún las siento en todos los contorno de rostro.   Mis hermanos, cuyos recuerdos llevo latentes en mi corazón.

Aquellas navidades, fueron verdaderas navidades, no ha habido en tiempos posteriores una Navidad igual. Se ponderó la presencia y nacimiento del tesoro más hermosos que ha tenido la Humanidad, Jesús.   El niño que después convertido en hombre, sufrió por nosotros, dio su vida por nosotros y nos mostró el camino del lo que es y será el verdadero amor.

*

<> Este artículo se publicó el 20 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Raisa Banfield: ¿no ha construido ni una letrina?

La opinión del Periodista…

CARLOS CAMARENA M.
ccamarena2004@gmail.com

Desde que era estudiante y como periodista con más de 20 años en las labores informativas, aprendí y he tenido como norma la máxima de que quien recurre a términos descalificativos, ofensivos, con alguna dosis de prepotencia, es una persona que, por muy conocedora o capaz que sea, se ha quedado sin argumentos y se ha dejado dominar por la intolerancia.

Hace algunos meses acudí a un seminario sobre el tema medioambiental y fui testigo de primera línea de cómo el vocero de la empresa Petaquilla Gold, Carlos Salazar, un profesional que considero muy capaz y conocedor de la temática minera, se enfrentó verbalmente a una persona que pretendía hacerle un cuestionamiento.

Fue un incidente lastimoso, pues, luego de una exposición que me pareció muy buena, el señor Salazar, empezó a increpar a su interlocutor, exigiéndole que le hiciera la pregunta, prácticamente no dejándolo hacer su exposición previa.

Fue un incidente tan molestoso que le dije a Salazar que como periodista había presenciado varias exposiciones sobre el tema de la ampliación del Canal, en las cuales altos directivos de la Autoridad del Canal de Panamá enfrentaban las críticas, cuestionamientos, algunas bastante viscerales, sin levantar la voz ni perder la compostura; y que él debería mirarse en ese espejo.

Le transmití esa inquietud a la colega periodista Yaneth Sánchez (a quien conozco desde hace más de 15 años),   esposa del Richard Fifer, alto directivo de Petaquilla Gold.

El pasado 7 de diciembre, acudí a un evento organizado por la Cámara Minera de Panamá, en la cual el tema central era el uso del cianuro. Me resultó interesante lo expuesto, porque me ayudó a conocer más sobre la temática y la verdad no me movía llegar ahí para hacer ningún material periodístico.

Al final, le tocó al señor Salazar cerrar, con una exposición interesante, sustentada en fuertes argumentos técnicos y cifras, con los cuales dejaba en evidencias lo que el denominó las falacias de los ‘ecoterroristas’ y ‘ambientalistas de esquinas’.

Pensé ‘ahí es donde la daña’, pues si se jacta tanto de conocer sobre la minería y con cifras y argumentos técnicos replica las críticas y ataques de quienes adversan la minería, entonces ¿por qué caer en términos descalificativos, burlescos y hasta ofensivos?

Seguidamente, dejando entrever que todavía resiente las críticas que le hice meses atrás, Salazar advirtió que no le interesaba que lo que estaba diciendo se lo fueran a contar a la esposa de Richard Fifer.

La Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) y los ambientalistas Rodrigo Noriega y Raisa Banfield, fueron objeto de sus ataques.

Les increpó por no decir nada contra las personas que sacan oro de manera ilegal, utilizando mercurio, metal que vierten a las aguas de los ríos; y que es un elemento que no usa Petaquilla Gold.

De eso no hablan ANCON, CIAM y ‘otros ecoterroristas y ambientalistas de esquina’, reiteró Salazar.

Incluso, tuvo palabras de crítica contra altas figuras del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), que tienen aspiraciones presidenciales, por haber tomado la bandera ambientalista contra la minería, y recordó que el general Omar Torrijos Herrera impulsó el proyecto cuprífero de cerro Colorado.

Pero el colmo de los colmos fue cuando, de forma despectivas, Salazar hizo alusión a las críticas de la ambientalista y arquitecta Raisa Banfield, a quien acusó de desinformadora y de no sustentar sus señalamientos con evidencias científicas.

Y digo el colmo de los colmos, porque de manera despectiva se refirió a Banfield como ‘una arquitecta que nunca ha construido una letrina’.

En ese momento me olvidé de los títulos académicos y la trayectoria profesional de Salazar.

<> Este artículo se publicó el 18 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La invasión militar norteamericana de 1989

La opinión del Profesor Universitario e Investigador asociado al CELA….

MARCO A. GANDÁSEGUI, HIJO
gandasegui@hotmail.com

El escándalo de WikiLeaks ha sacado a la luz pública el control que tiene EEUU sobre los medios de comunicación en casi todos los países del mundo. En los cables desvelados por WikiLeaks, los embajadores norteamericanos y sus empleados informaban a Washington, como niños traviesos, que los países en que están son gobernados por ignorantes, corruptos y, a veces, hasta por asesinos. Las cadenas de televisión y los diarios encadenados a Washington interpretan la información de WikiLeaks en forma tergiversada, pretendiendo que son opiniones de gobiernos y sus altos funcionarios.

Lo más interesante es que el mensajero, el dueño de WikiLeaks, está siendo perseguido por las agencias de EEUU, con el único fin de demostrarle al mundo que nadie puede ‘meterse’ con sus muchachos. En Suecia le inventaron un caso de acoso sexual (según algunas fuentes las ‘víctimas’ eran cubanas de Miami). En EEUU varios fiscales de Estados han levantado casos de ‘terrorismo’ contra Julian Assange.

Sobre Panamá, los diarios que están procesando las filtraciones de WikiLeaks todavía no han soltado toda la información que tienen de los cables enviados por sus diplomáticos a Washington. Ya se sabe que no ofrecerán algo nuevo. Solo sabremos, con los números correspondientes a cada informe, que los rumores y las pistas falsas que se crearon a lo largo de las últimas dos décadas son producto de la Embajada de EEUU.

Sería interesante conocer los cables enviados por la embajadora norteamericana que a principios de 2009 hizo que Juan C. Varela abandonara su candidatura a la Presidencia para abrirle el camino al actual mandatario, Ricardo Martinelli. Aún más interesante, ¿qué dicen los cables fechados a fines de 2010 sobre la ofensiva de Martinelli para buscar la reelección? Casi todo el mundo sabe que él no es el candidato a presidente de la República de Panamá que favorece EEUU. ¿Porqué están tan apresurados los diplomáticos de Washington?

La abierta ingerencia de Washington en los asuntos políticos de Panamá no es algo nuevo. Han impuesto gobernantes e, incluso, han invadido el país en varias ocasiones. El deber de todos los panameños es conocer esta historia y evitar que se repita.

El problema que tienen algunos panameños (una minoría con mucho poder) es comprender que nuestro país es una República, con su propia Constitución Política y leyes que deben respetarse.

Los panameños conocen la historia de la invasión militar norteamericana de 1989 y se sienten muy resentidos. Rechazan la arrogancia del invasor y la hipocresía de sus aliados internos.

El pueblo panameño, sin embargo, reconoce que en estos momentos no está en condiciones de retribuir a quienes se apoderaron de las instituciones gubernamentales después de la invasión. A pesar de ello, el pueblo está consciente de que llegará el momento propicio para recuperar la ‘hegemonía perdida’ (como diría Hernán Porras) e iniciar la construcción de una sociedad mucho más inclusiva que elimine la pobreza y la injusticia social en Panamá.

Los medios de comunicación social panameños han sido muy tímidos en su tratamiento de la invasión militar norteamericana y sus consecuencias. Los gobiernos de los últimos 20 años (1990-2010) se muestran temerosos ante EEUU de pronunciarse sobre los acontecimientos. Prueba de ello, todavía no se conoce una cifra oficial de los muertos que causó la invasión militar norteamericana. La juventud entiende que no fueron los panameños que invadieron a EEUU en 1989. La juventud entiende también que no fueron los estudiantes que agredieron a la tropa norteamericana acantonada en la antigua Zona del Canal el 9 de Enero de 1964.

Hay una conciencia nacional. Está muy presente en cada panameño. A veces un poco más profundo, a veces algo superficial. Es propio de toda sociedad moderna donde sus miembros se identifican con la nación. Nos educa la familia, la escuela y la comunidad. Nos informan los medios de comunicación. Para disciplinarnos, el Estado y el gobierno nos ofrecen un conjunto de símbolos que debemos respetar. El proceso termina fortaleciendo la conciencia nacional. Al extremo que muchos dan su vida por defender los símbolos, como los jóvenes de la gesta del 9 de Enero. La invasión militar norteamericana del 20 de Diciembre de 1989 abrió una herida profunda en la conciencia nacional que todavía no se ha cicatrizado.

Todos tenemos que contribuir con nuestro esfuerzo en la construcción de la nación panameña, fortalecer la decisión de cada joven para estudiar y convertirse en mujeres y hombres productivos. Debemos tener buenas relaciones con todos los países del mundo de manera respetuosa e, incluso, promover la integración regional. Evitar que en el futuro nuestras propias debilidades permitan que la arrogancia de una potencia nos vuelva a invadir y cause más muertes y destrucción como en 1989.

*

<> Este artículo se publicó 16  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Perseguir a Martín

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

 

DEMETRIO OLACIREGUI Q. – –
d_olaciregui@hotmail.com

Después de la extensa reunión de trabajo con el presidente Martín Torrijos, dando inicio a una transición de gobierno ordenada y transparente, el triunfante Ricardo Martinelli se deshizo en elogios.   ‘Nos deja muy impresionados lo que han hecho el señor presidente y su gobierno’, comentó.

La declaración escondía una de las máscaras del verdadero rostro de Martinelli.    Su gobierno, desde su ascenso al poder, usufructúa los aciertos y las condiciones que generaron la bonanza económica de la que goza actualmente el país —con grado de inversión de por medio— alcanzados durante la gestión de Martín.

Sin haberse colocado la banda presidencial, Martinelli pidió por teléfono en repetidas ocasiones a la procuradora general de la Nación, Ana Matilde Gómez, que hiciera todo lo que estuviera a su alcance para impedir que el caso del Centro Multimodal Industrial de Servicios (CEMIS) fuera archivado en la CSJ.

Como no encajaba en su cálculo político, respecto al control del Órgano Judicial, cambió a Gómez por Giuseppe Bonissi, violando la Constitución Nacional. Cuando se le preguntó recientemente a Rosario Arias de Galindo, a quién consideraba el peor funcionario de este gobierno, no dudó en responder: ‘Martinelli, por el mal ejemplo que da a los demás. En la lista de los peores también está Giuseppe Bonissi, por su sumisión’.

El caso CEMIS fue reabierto por la CSJ un mes después de la llegada de Martinelli al poder. Con el CEMIS también se reabrió el caso de soborno en el nombramiento de los magistrados Alberto Cigarruista y Winston Spadafora. Pero la Asamblea Nacional de Diputados ordenó en abril pasado archivar ese expediente, enterrando toda posibilidad de conocer la verdad.

En recientes declaraciones la ex diputada Teresita de Arias reiteró que el supuesto escándalo del CEMIS estaba dirigido a desviar la atención del soborno en la ratificación de los dos magistrados. Altos ejecutivos del CEMIS aseguraron, además, que Martín no recibió ni exigió prebendas para que diputados del PRD aprobaran un proyecto que no se concretó.

Martinelli ha asegurado que no persigue al ex presidente. Pero lo acusó —a través de José Mulino, ministro de Seguridad— de ‘estar metido hasta el cuello’ en el caso CEMIS y por lo tanto debía ser encarcelado. Esa condena antes de concluir las investigaciones, la adelantó el ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, quien dijo en mayo pasado que uno de los desaciertos de Martinelli fue no haber metido preso a Martín.

‘Hay que presumir la inocencia’, alardeó Martinelli recientemente al darle asilo a una colombiana señalada como violadora de los derechos humanos en su país. Pero no aplicó esa norma al ex presidente.

La semana pasada Martín habló. ‘No descarto que quienes han ofrecido dinero y han demostrado voracidad en mi contra hagan cualquier cosa’, subrayó. ‘No voy a dejar que me amarren los brazos. No hay nadie que me vaya a callar’, recalcó.

El propósito de Martinelli es desfigurar políticamente a Martín para que no pueda recuperarse.   Se propone destruirlo y en el impulso sepultar al PRD anulándolo como opción política en el 2014. El carnaval de fusiones y la alianza económica con los partidos tradicionales, emprendida por Martinelli, proyecta retener el poder hasta el 2034, según confesó a la revista América Economía.

El daño que le puedan ocasionar a Martín repercutirá en el proyecto liberador que venía adelantando el país desde antes de 1968 y que fue encabezado por Omar Torrijos. Lesionándolo se allana el camino para arremeter contra los logros del torrijismo y su proyecto social.

En forma paralela Martinelli ha lanzado una campaña para contaminar las estructuras del PRD —igual que a los demás partidos nacionales— mediante la compra de diputados, representantes, alcaldes y miembros en todos los niveles.  Por eso el PRD debe institucionalizar la defensa de Martín. No puede mirar para otro lado, porque la amenaza viene de un proyecto oligárquico y de ambiciones de poder capaces de comprometer el futuro de la Nación.

El riesgo es que el país se pierda en manos de una banda irresponsable, que arrebató el poder y que maneja el Estado como si fuera un botín de guerra. Martinelli se comporta como si él fuera el Estado, editorializó recientemente La Prensa, y está empujando al país hacia un profundo abismo.

La persecución contra Martín tiene como correlato el mensaje de que la sociedad panameña no puede rendirse ante el terror impuesto desde la cumbre del Estado, ni a las coerciones físicas y psicológicas.

El PRD tiene que hacer su parte como vanguardia social y trabajar para que estos difundidos miedos sean conjurados por una sociedad que los afronte colectivamente.

*

<> Este artículo se publicó el 16  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: http:

Triunfo de la vida: el amor

La opinión del Médico y miembro del Club Rotario….

CARLOS   VÁSQUEZ

Qué interesante es la vida. Llegamos sin pedirlo. Encontramos una realidad que no siempre es de nuestro agrado ni es fácil de llevar: nacemos en un país, con una cultura, en una familia con sus propias características, recibimos una identidad con un proyecto de vida, que a veces nos resulta confuso y odioso.

La globalización nos muestra a los millonarios, modelos, atletas, como personas de éxito, con aparente estado de felicidad envidiable para cualquiera: pero ¿son realmente felices? No, porque muchas veces los vemos hundidos en la droga, actuar con violencia, hoscos en sus comportamientos. Si han triunfado en la vida, ¿por qué solo sonríen cuando son vistos? Ellos han triunfado, tienen fama, poder, dinero… pero su vistosidad esconde una vida vacía, llena de aburrimiento.

No busquemos cinco patas al gato. Caminos en la vida hay muchos, pero solo uno nos hace feliz: amar, un amor que se fundamenta en luchar para hacer que el hermano triunfe y también ganaré yo.

Nuestra sociedad necesita recuperar la fe en el amor. Dejar de promover las uniones pasajeras, los divorcios, el juegavivo, el desparpajo sexual, el desamor para tratar a los hijos, vender al placer como meta en la existencia y mostrar que la violencia es la forma de imponerse a los demás. Es una desgracia que estemos formando hombres y mujeres que no creen que el amor existe.

En la vida se triunfa cuando se ama. La tristeza que hay en el mundo es porque no hay amor. No se necesitan actos heroicos de amor, solo hacerlos de lo cotidiano; ser concretos al amar. Por ejemplo, cederle el asiento en el bus a alguien mayor o más cansado que yo, sonreír al dar los buenos días en la oficina, escuchar con atención a quien cuenta sus problemas, invitar con un ‘raspa’o’ a quien tiene calor, o regalar con agrado el propio tiempo a los demás. Esto no es complicado, y está al alcance de todos.

Los medios nos presentan una verdad a medias, nos hablan de las desgracias, la maldad, pero hay otra realidad: existe amor en el mundo, existen matrimonios enamorados después de 60 años, hombres que apoyan a su esposa a encontrar un buen trabajo profesional, mujeres que alaban a su esposo cuando educa a sus hijos, e hijos que se levantan más temprano para que sus padres encuentren preparado el desayuno.

Amar puede ser que no resulte rentable económicamente, que produce desgaste emocional, que complica la vida y nos quita tiempo, pero da paz de conciencia, da felicidad, y vivir en un estado habitual de optimismo dibuja en nuestros labios una sonrisa sincera que ilumina la mirada.

Un viejo adagio hindú dice: ‘Todo lo que no se da, se pierde’.

 

*

<> Este artículo se publicó el 17 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El regalo prometido

La opinión del Periodista….

 

AQUILINO  ORTEGA  LUNA
aquilinoortega2@hotmail.com

El Metrobús llegará a los panameños como un regalo de Navidad. Regalo que solo podrá ser abierto por un grupo de nacionales cuando inicie su recorrido, por las congestionadas vías de los corredores Norte y Sur.

Este moderno ‘juguetito’, orgullo del ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, si bien no resolverá todos los problemas de transporte en la capital, ayudará significativamente y nos permitirá olvidar paulatinamente a los tristemente célebres ‘Diablos Rojos’.

Con la llegada del Metrobús, no se acabarán los tranques ni los choques. Tampoco se restringirá el uso del cuestionado ‘Pele Police’, pero el país empezará a caminar por los senderos del progreso, aseguran los impulsores de esta iniciativa.

Lo bueno es que con el advenimiento del Metrobús se terminará el eterno problema de las regatas de los autobuses, y a las unidades viejas y en mal estado les llegará la jubilación.

Los conductores para alegría de los panameños, serán ‘reciclados’ o mejor dicho ‘exorcizados’. La música estruendosa, la incomodidad al viajar y los pavos, (ahora sí morirán en diciembre) se acabarán.

Todos los transportistas que utilizará el Metrobús han sido reprogramados, su imagen externa reforzada y la interna maquillada. Ganarán alrededor de B/.480.00 mensuales, con todas las prerrogativas y beneficios de cualquier mortal y un bono de productividad.

Ahora sí los conductores serán responsables y estarán bien capacitados en materia técnica y de servicio, lo que sin duda alguna redundará en beneficio de los miles de usuarios.

Se estima que el pasaje en el sistema del Metrobús que en sus inicios pondrá en circulación 120 unidades, tendrá un costo de B/. 0.45 por la ruta normal y B/.1.25 para los que utilicen la ruta de los corredores.

El mismo se pagará con una tarjeta que tendrá una durabilidad de 2 horas y media, tiempo máximo aproximado que pudiera durar el pasajero dentro de este nuevo servicio de transporte.

Al momento del inicio de operaciones el Metrobús mantendrá la tarifa actual del servicio de transporte colectivo (B/.0.25), hasta tanto se retire en su totalidad la flota de los denominados ‘Diablos Rojos’.

El nuevo sistema contará con buses con aire acondicionado, asientos cómodos y puestos reservados para embarazadas y la tercera edad, así como accesos para discapacitados y todas las normas de seguridad.

Todo lo relacionado al Metrobús suena bonito. Empero las autoridades tendrán que tomar las medidas necesarias, para evitar que al entrar en funcionamiento este nuevo sistema, los corredores se saturen de automóviles en las horas picos provocando gigantescos tranques en las salidas y entradas de los mismos.

Paralelamente se debe iniciar una campaña de educación a los usuarios sobre el uso del Metrobús para evitar las aglomeraciones, las aguerridas batallas por tomar el mejor puesto y la falta de cortesía en las personas.

Tanto el gobierno como los usuarios del Metrobús deben recordar que dicho sistema no es la panacea a los múltiples problemas que enfrentan cada día los que utilizan los ’Diablos Rojos’, al menos por el momento. Se trata de un proceso que tomará tiempo en entroncarse en la calles y las mentes de los ciudadanos.

Los conductores no pueden cambiar de la noche a la mañana ni los tranques. Las incomodidades no terminarán como por arte de magia, con la aparición del maravilloso y esperado Metrobús.

El gobierno de Martinelli empieza a celebrar por la aparición de su primera y gran obra en firme, mientras el resto de los mortales entonan villancicos de Navidad, agradeciendo la llegada del regalo prometido.

Dios quiera que todo lo que se ha dicho del Metrobús sea verdad y que el próximo año para esta fecha, todo el mundo esté contento.

Sería triste ver la próxima Navidad a las unidades de este nuevo servicio con el retrato de cantantes, deportistas o políticos en la parte posterior, y con los inmortales ‘pavos’ en las puertas de entradas arengando rutas y ‘rofiando’ a todo el mundo.

 

*

<> Este artículo se publicó el 16 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Elogio al discurso poético

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

MODESTO A. TUÑÓN F.
modestun@yahoo.es

 

El escritor peruano Mario Vargas Llosa hizo un recuento que partió de los más recónditos instantes de su vida familiar y que alcanzó a resumir su trayectoria literaria que dividió en dos grandes momentos, la fase de lectura y la creación; de allí el nombre del discurso que leyó al recibir el Premio Nobel de Literatura 2010, ‘Elogio de la lectura y la ficción’.

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, alcanzó esta distinción que anualmente entrega la Academia Sueca y se convirtió en el décimo primer escritor de habla hispana y el sexto latinoamericano que lo consigue, tras los chilenos Gabriela Mistral, Pablo Neruda, el guatemalteco Miguel Angel Asturias, el colombiano Gabriel García Márquez y el mexicano Octavio Paz.

En su primer párrafo, explica cómo la lectura cambió la realidad y su relación con el mundo; ‘Casi setenta años después recuerdo con nitidez cómo esa magia, traducir las palabras de los libros en imágenes, enriqueció mi vida, rompiendo las barreras del tiempo y del espacio…’. Su infancia transcurrió entre textos, historias y narraciones que llenaron su mente con los héroes y fantasmas surgidos de tantas páginas que vieron sus ojos.

La recepción de este alto premio literario —epílogo de muchas distinciones recibidas por su obra literaria—, llega como colofón a una vida dedicada a las letras tanto en su perspectiva de ficción, como en el análisis de la realidad sociopolítica desde sus vibrantes manifiestos socialistas, hasta una expresión del liberalismo, que en algún momento quiso consolidar con una candidatura a la presidencia de su país.

Vargas Llosa pudo conciliar su escrutinio riguroso del mundo y la sociedad —en principio la peruana— a escala planetaria con su trabajo literario, tanto en los títulos novelísticos (quizás su más lograda arquitectura), como en el ensayo, con el que ha demostrado un profundo conocimiento del lenguaje poético que llega al estudio de los primeros ejemplos de ficción en ‘Carta de batalla por Tiranc Lo Blanc’.

Pero además, tuvo la capacidad de intervenir en el teatro con obras como ‘La huida del Inca’, ‘La señorita de Tacna’, ‘Kathie y el hipopótamo’, alusiones a la literatura clásica en ‘Odiseo y Penélope’ y ‘Las mil y una noche’; así como en el periodismo con sus columnas que le han permitido recorrer el mundo y conocer fenómenos como la guerra de Irak, o la xenofobia europea contra las migraciones del tercer mundo.

Estos y otros fenómenos apasionantes permiten a los lectores disfrutar de sus reflexiones que descansan en un certero y analítico pensamiento que trata de buscar un equilibrio entre el hombre y los poderes, como decía en su última obra de teatro; ‘…para explicar la razón de ser de la ficción en la vida de los seres humanos y la manera como ella ha contribuido a distanciarlos de esos oscuros orígenes de su historia en los que se confundía con los cuadrúpedos y las fieras’.

Esta idea ronda su literatura desde aquellas novelas iniciales ‘La ciudad y los perros’, ‘La casa verde’ y ‘Conversación en la catedral’, que definieron su estilo de composición e insertaron a sus personajes en la vida absurda de una sociedad en crisis; que, configura, define y marca a los personajes y los estruja, porque refleja literariamente los conflictos entre el poder y los individuos.

Aún en títulos como ‘La fiesta del chivo’ y ‘El sueño del celta’, hay un atisbo, estudio y análisis de las expresiones del poder; que, construidos con una estructura poética, documentan sobre realidades, en el periodo de la dictadura trujillista, una y en el desenfreno del Congo y la Amazonía de inicios del siglo XX, la otra.

Este escritor, que se peleó ideológicamente con Fidel Castro y el Kremlin y a trompadas con García Márquez, maneja el lenguaje narrativo también en su vertiente teórica, como lo confirman los títulos ‘García Márquez: la historia de un deicidio’, ‘Historia secreta de una novela’, ‘La orgía perpetua’, sobre Flaubert, ‘La verdad de las mentiras’, que analiza 25 novelas ejemplares.

También en análisis monográficos como, ‘La tentación de lo imposible’, sobre ‘Los miserables’ de Víctor Hugo o ‘El viaje a lo imposible’, sobre la obra de Juan Carlos Onetti nos dan un panorama de su profundidad.

Este Nobel a Vargas Llosa tiene un doble valor; la condición de latinoamericano es uno, pero el otro está relacionado con su profunda práctica de la creatividad de la palabra y su vigencia; única manera ‘de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar a la carcoma del tiempo y de convertir en posible lo imposible’, concluyó en la Academia Sueca.

 

*

<> Este artículo se publicó 15  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: http:

Propongo:


La opinión de la Jurista y Ex Diputada de la República….

 

MIREYA  LASSO
mireyalasso@yahoo.com

Dentro de apenas quince días concluye el 2010, cargado de sucesos, opiniones y comentarios de diversa índole y temperatura. Muchas noticias buenas aunque, para nuestro gusto, fueron excesivas las que alimentaron un ambiente malsano aparentemente manejado por fuerzas oscuras que parecieran empujarnos hacia un futuro peligroso, sin grandes objetivos realmente compartidos.

Por eso propongo que durante las próximas dos semanas, aunque sea solo durante este brevísimo tiempo, hagamos un alto para regalarnos unas vacaciones mentales y emocionales que nos traigan tranquilidad al estado de ánimo individual y de la nación entera.   Después de casi doce meses de sobresaltos y ajetreos por todos lados, este descanso sería muy bienvenido.

Propongo varias cosas.

Durante quince días dejemos los ataques recíprocos que han creado fricciones innecesarias entre panameños, algunas veces gratuitos y carentes de fundamento válido. No es época propicia para insultos, ofensas, peleas; suspendamos enfrentamientos, por lo menos durante este período. Guarden todos los políticos sus hachas y machetes, aunque vuelvan a relucir en enero; váyanse de vacaciones al exterior y, si optan por quedarse en Panamá, cierren la boca. Dejemos de lado la política y los temas políticos; todos agradeceremos ese alivio. No hablemos de reelección presidencial; no amenacemos con reformas a la Constitución y referéndums con ese solo propósito. Descansen médicos, maestros y jubilados, aunque sea por dos semanas, sin que eso signifique que hayan claudicado ni que dejen de tener razón; esperen a enero.

Durante quince días dejemos de criticar lo que hace o planea hacer el gobierno, sin que eso implique que simpaticemos políticamente con los partidos oficialistas en el poder. Es solo una tregua en nuestro propio beneficio y del país. Hay cosas buenas que el gobierno ha hecho, pero ha cometido atropellos y acciones merecedoras de censura; también hay promesas aún no cumplidas. Pero no por ello dejemos de llevar a los niños a disfrutar las Villas Navideñas, esperando que sean mejores y menos costosas que las anteriores. No por ello dejemos de regocijarnos si los primeros metrobuses resultan como fueron prometidos. Pero a cambio del receso, propongo que el gobierno nos retribuya suspendiendo toda propaganda oficial que nos abruma y, si se anima, ir un paso más en la dirección correcta, podría ofrecernos un compromiso sincero de respetar los derechos humanos, la libertad de información, las instituciones democráticas y la transparencia. Este compromiso, lejos de plantearle una amenaza, constituye en el fondo la mejor póliza de seguro a que puede aspirar un gobierno. Sería cosa de aplaudirlo, si así se interpretara.

Resultaría edificante que durante las próximas dos semanas los medios de comunicación televisivos, escritos y radiales nos perdonaran reportajes sobre delincuencia y maldad humana. El silencio no significaría que condonemos esa maldad, que dejará de existir o que la tapemos; pero dejemos que a ella se enfrenten las autoridades con empeño y sigilo, y que la Policía redoble sus esfuerzos, como ya se comienzan a vislumbrar.

Propongo que ignoremos la propaganda comercial que nos hace desear cosas que no requerimos. Hay mucho dinero en la calle: salarios, jubilaciones, subsidios, ahorros navideños, bonificaciones. Con tantos incentivos para atiborrarnos de cosas innecesarias y con tantos malandrines al asecho, el dinero ganado trabajando desde antes del amanecer hasta cerca de la media noche, o ahorrado peso a peso, se nos irá entre los dedos antes de darnos cuenta. Eliminemos el derroche.

Finalmente, propongo que suspendamos actividades riesgosas, tanto personales como familiares. Los accidentes, sobre todo los fatales, son una desgracia en cualquier época, pero los que ocurren en estos tiempos revisten un carácter especial. Porque los momentos que serán de felicidad para los demás, contrastarían con el terrible recuerdo de una tragedia familiar en estas alegres fechas, algo doblemente doloroso.

Similar a un partido de baloncesto que se detiene temporalmente, propongo que pidamos ‘tiempo’ para aspirar profundamente, para oxigenar los pulmones de nuestras vidas y de nuestra patria, para repensar métodos y rumbos. Quien sabe si los panameños tanto disfrutemos esta tregua que la repitamos frecuentemente como un hábito normal de convivencia.

*

<> Este artículo se publicó el 15  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,   todo el crédito que les corresponde.

¿Es usted consumidor o consumista?

La opinión del Empresario….

RAFAEL  CARLES
rcarles@cableonda.net

He aquí una pregunta que todos debemos hacer. Como es tradicional, durante esta época de fin de año, tanto los consumidores como consumistas se vuelcan hacia los centros comerciales, como consecuencia principal de la avalancha publicitaria dirigida principalmente a captar la mayor parte de los recursos económicos de las personas que por meses han ahorrado o cobrado en sus quincenas o en la tercera partida del décimo. Pareciera que el lema de la Caja de Ahorros, ‘no se lo gaste todo’, ha quedado relevado por un pregón más pegajoso de ‘no se quede atrás y gásteselo todo’.

Promover las ventas navideñas, de manera masiva y tempestiva, es una facultad racional de los comercios y empresas. Pero como orientadores de la opinión pública, consideramos indispensables el exhortar a la población a discernir claramente entre todo lo que se ofrece, aquello que realmente es necesario y pueda adquirir.

No se trata de limitar drásticamente los deseos y las metas de las personas, por los cuales se han sacrificado en ahorrar parte de su dinero, sino de ponerle coto al consumismo excesivo y voraz que afecta negativamente el presupuesto familiar y es producto de una conducta compulsiva y obsesiva que se degenera en una condición altamente adictiva.

Según estadísticas del consumo per cápita del panameño común, cada año las cifras aumentan considerablemente en todos los niveles demográficos, y ya el país está catalogado como consumista. De allí la impostergable necesidad de implementar y fomentar fórmulas educativas para todos los sectores de la sociedad.

Por un lado, un consumidor responsable es una persona realista de su presupuesto y que no compra todo lo que le ofrecen o le ponen a su alcance, siempre medita antes de comprar y analiza si aquello es un capricho o una urgente necesidad. El consumista, por otro lado, nunca compara precios ni se fija en la calidad, y se cree que todos los baratillos y ofertas hay que aprovecharlos, y así adquiere bienes innecesarios y no toma en cuenta su grado de endeudamiento o situación económica.

De allí la importancia de frenar y desincentivar a los consumistas a que se conviertan en presa fácil para los bancos, financieras o casas de empeño. El consumismo es una enfermedad que poco a poco causa un gran daño al bienestar, tranquilidad y salud de los consumidores. Sugerimos seguir el sabio consejo de no gastarlo todo. El consumo responsable se aprende con la práctica. Y lo mejor es no comprar con apuros, no dejar todo para última hora; la prisa crea confusión y no ayuda a decidir sobre la conveniencia de comprar o esperar. Es vital hacer una lista de las necesidades reales y cotejarla con los ingresos y ahorros, eliminando aquellas cosas que no generan un valor importante para la vida. Y finalmente, hay que comprar y comparar tanto precios como calidad.

Cada año se construyen en Panamá nuevos centros comerciales, y este año los ‘malls’ ocupan más de 195 hectáreas en todo el territorio nacional. Por supuesto, son lindas tiendas con bellos pasillos, adornados e iluminados con las más altas y modernas técnicas de atracción comercial, pero que conllevan un costo, y es que allí los precios son, por lo general, más altos que en otros lugares. Y aunque no nos oponemos a la construcción de los centros comerciales, sí hacemos el llamado de atención para que los consumidores utilicen sus herramientas y no se conviertan en parte del consumismo mundial.

Por eso, hay que hacerse siempre la pregunta inicial: ¿es usted un consumidor responsable o un consumista irracional? Y la mejor respuesta se obtiene analizando y contestando las siguientes cuatro preguntas: ¿Admite usted su impotencia cada vez que compra?, ¿acepta usted completamente el hecho de que los intentos por parar de comprar han fallado?, ¿está usted consciente de que su consumismo lo ha convertido en una persona que no quiere ser?, ¿cree usted realmente que ha fracasado como consumidor responsable?

Ojalá que si en verdad usted es lo suficientemente honesto para aceptarse como consumista, encuentre un espacio en su ocupada agenda navideña para pedir ayuda y dejarse ayudar. Porque sólo sabemos que solo no puede.

*

<> Este artículo se publicó el 14  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.