La influencia de los hipócritas

La opinión del Abogado…

LUIS  FUENTES  MONTENEGRO
luisfuentesmontenegro@gmail.com

Los últimos días de año hay personas que se tornan más reflexivas, piensan o tratan de pensar con prudencia sobre muchas cosas que han girado en torno a su vida. Pensar no es malo cuando se piensa en positivo; pero pensar por pensar puede que sirva para caerse en lo meramente abstracto, en el ilusionismo tonto. La sociedad actual evoluciona sin pausa y en cada momento se encuentra atestada de innovaciones tecnológicas y valiosas que, cada segundo de vida del hombre moderno, resulta vital para el mayor aprendizaje en el menor tiempo posible; pero esta verdad no significa que sólo se debe ser una persona de acciones, pues ninguna acción sin pensamiento coherente y positivo alcanza un final completamente satisfactorio.

Pensar positivamente o con conciencia humanista de lo que somos, de lo que podemos ser y de lo que nos rodea no es cosa sencilla, requiere de formación y de valores; en una sociedad donde la formación y los valores andan trastocados, queda claro que no todo el que dice o presume de tener pensamientos positivos o con una conciencia humanista, verdaderamente los tenga. Esta realidad nos lleva al dilema de la hipocresía, sea como el carácter deplorable que identifican a muchas personas o como instrumento que se usa para hacer ver lo que no es o lo que no son, para conseguir algo. Quien quiera ser hipócrita, que lo sea, en algún momento se descubrirá propiamente que es una caca y que a todos los que creyó engañar, verdaderamente nunca los engañó, sino que sentían tanto desprecio por él o ella, que jamás importó todas las estupideces que hiciera o dijera.

Hay hipócritas en cada esquina; entre los políticos abundan, entre profesionales no hay excepción, en las oficinas públicas la cizaña está a la orden, todo esto se ha convertido en un diario experimentar o vivir, la carencia de formación sin valores y sin sentido humanitario ha convertido a la hipocresía en un instrumento de tantos, que emplean para triunfar.

 

La hipocresía es un rostro de la mentira, y la mentira es el método por excelencia de la deshumanización. Uno ve casas, hogares, pueblos que se han inundado por las lluvias, con niños, mujeres, ancianos, que han muerto o no tienen que comer, y al mismo tiempo usted encuentra dirigentes que sólo buscan ganar gracia porque quieren ser populares.

 

*

<> Artículo publicado el 14  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: