Esencia del juega vivo panameño

La opinión del Abogado…

LUIS FUENTES MONTENEGRO
luisfuentesmontenegro@gmail.com

Parte de la esencia del juega vivo de tantos panameños es pasársela de rosca en rosca. Una rosca es una estructura de amigos, pasieros, cómplices, familiares que son perfectos vividores de esa amalgama de influencias que tienen. Estar en una rosca significa que se tiene poder, y el poder genera placeres que pueden llegar a ser desmedidos. A muchas personas les encantan el poder, por ello pasarían ad infinitum y complacidos en una rosca. Las roscas son diminutos círculos sociales con pretensiones que varían, pero generalmente son de índole económica. Hay roscas donde uno menos se imagina.

Para unos estar en una rosca, prestigia, las consideran un símbolo para presumir u ostentar. Las roscas contienen un principio de afinidad, pues en ellas sólo se agrupan personas con características iguales, la misma calaña, las mismas aspiraciones y la misma metodología. Estar en una rosca no es malo del todo, porque sirve para identificar grupalmente a sujetos similares, vínculos, relaciones de complicidad, lo malo – se afirma- es no estar enroscado y querer enroscarse haciendo estupideces, desarrollando una arrastradera perpetua para ser aceptado como parte de una rosca.

Conozco de mujeres y hombres que hacen lo que sea para estar en la rosca; abogados, médicos, maestros, ingenieros, profesionales y técnicos de cualquiera rama o disciplina, lo que demuestra que no se trata de un asunto de gente común, o de bajos estratos socioeconómicos o sin educación, la obsesión por ser parte de la rosca es amplia, en la persona que menos se cree, existe idea obsesiva por ser parte de la rosca o de estar enroscado, de ser capaz de arrastrarse, ser un infinito arrastrado o arrastrada, sin respeto propio.

En una rosca universalmente se tiene la convicción de que la moral no se come. Con dicho criterio se explica la motivación sublime de toda rosca, el ser alguien, material y utilitaristamente. Lo espiritual no existe, está minimizado, es un artificio o una verdadera mentira.

Sólo se buscan conveniencias, sin importar trastoques de valores, pérdida de credibilidad, pues todo vale cuando se trata de hacer ‘bussines’, estar en la papa, tener palanca para hacer y deshacer. En el afán de tener todo eso y ser parte de una rosca, el panameño tiene la culpa de cada gobernante que le ha gobernado, aunque después de que él mismo lo haya elegido, le critique con voracidad.

 

*

<> Artículo publicado el 7 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: