Crecimiento económico y recurso humano

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com

El sostenido crecimiento económico que ha experimentado nuestro país en los últimos veinte años, y quizás en forma más acelerada en los últimos cinco años, ha contribuido a incrementar la riqueza nacional.

 

Sin entrar a detallar la desigualdad en la repartición de esa riqueza que es desigual donde hay crecimiento, la desigualdad en la repartición de la riqueza es algo que los políticos y ciudadanos debemos reconocer como esencial para el crecimiento.

 

No es el objeto de mi análisis entrar en esta discusión económica que dejaré para otra ocasión. Lo que quisiera establecer es que mientras le economía crece, los salarios se incrementan y el desempleo baja, las expectativas de los ciudadanos sobre el entorno social y político se incrementan.

 

Ya hace unos años atrás los políticos Juan Linz y Alfred Stepan recogieron suficientes experiencias empíricas de cómo el aumento de la riqueza incrementaban las expectativas de los ciudadanos sobre temas tan variados como el tratamiento que deben recibir de los agentes de policía.

 

Lo que me motiva a cuestionar es analizar que expectativas genera un crecimiento económico cuando los mejores puestos de trabajo terminan en manos de extranjeros.

 

Si bien es indiscutible que la tasa de desempleo ha disminuido, entonces la pregunta es si los buenos puestos de trabajo lo están ocupando los panameños y si los futuros buenos puestos de trabajo también serán mayoritariamente para éstos.

 

De no ser así, sería previsible en un futuro cercano altos grados de frustración y factores de inestabilidad política. La manera de evitarlo es revisando todas nuestras políticas públicas y apostando seriamente a la educación. Es allí donde el crecimiento económico sin un énfasis en la preparación académica y científica de nuestras juventudes generará los futuros conflictos políticos nacionales.

 

Es que el entorno y las condiciones nacionales están para sostener un crecimiento económico acelerado. Si a esa realidad no preparamos a nuestro recurso humano para atender esas nuevas necesidades laborales, los empleadores terminarán optando por la mano de obra extranjera o buscando otro país.

 

El problema de la educación panameña es crítico y sin embargo desde el punto de vista político totalmente desatendida.  Es más cómodo hablar de carreteras, ciudad gubernamental o torre financiera que invertir en la preparación de nuestras juventudes o sentar los cimientos educativos para las futuras generaciones de panameños.

 

A año y medio de gestión este gobierno es otro más que dejará la tarea inconclusa. Yo no creo que en este tema se hayan escogido a los mejores cuadros humanos para atender el reto y no observo la necesaria voluntad política para alinear tanto a maestros y profesores como a padres de familias y universidades.

 

*

<> Artículo publicado el 13 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: