Van tres asesinatos de ganaderos en Chiriquí

*

La opinión del  Educador…

Bertilo Mejía Ortega

Tres ganaderos de la provincia de Chiriquí han sido asesinados en los últimos dos años, lo que genera preocupación en esta área de la República. El primero en caer víctima de las balas asesinas portadas y descargadas por delincuentes fue el señor Teófilo Santos, comerciante y ganadero del área de Tolé, quien fue ultimado a balazos por quienes lo despojaron del dinero que cargaba en el momento del crimen.
En las proximidades de la población de Alanje, área central de la provincia, fue asesinado recientemente el ganadero Clemente Sánchez, sin duda alguna, a manos de quienes buscaban el producto de su esfuerzo cotidiano. El tercero, y más reciente, acaba de ocurrir en la población de Tolé, donde en manos de maleantes desalmados quedó la vida del también comerciante y ganadero José María (Chema)) Reyes Castrellón.

Don Chema Reyes, como popularmente era conocido, fue visitado por los delincuentes a las 11 de la noche del pasado 2 de diciembre, cuando pasaba por el natural descanso, junto su esposa, la educadora jubilada Yolanda Russo de Reyes, después de su acostumbrada jornada en un pequeño comercio. Para cometer este crimen atroz y condenable, como todos, los facinerosos –comentan residentes del poblado—cortaron una de las verjas de su residencia, se introdujeron, y en el momento que escuchó ruido y se dirigió al lugar de donde éste procedía, fue golpeado salvajemente en el rostro y la cabeza, lo que le produjo la muerte. Su esposa fue atada por los intrusos que le robaron joyas y otros bienes materiales, pero, afortunadamente, no fue objeto de consecuencias fatales.

Este horrendo crimen ha llenado de luto y dolor a la población de Tolé, y más allá, pues don José María Reyes Castrellón era un ciudadano probo, amigable, laborioso y accesible para familiares, amigos y conocidos.

Su juventud la dedicó a la ganadería y cuando llegó a sentir que sus fuerzas no daban para la exigente actividad, pasó a retiro conservando el producto de sus encomiables esfuerzos, con natural satisfacción. Pasó después a un pequeño comercio donde disfrutaba la oportunidad de reunir y conversar con sus amigos de siempre. Fue Presidente del capítulo local de la Asociación de Ganaderos, y fue también suplente en la representación del corregimiento de Tolé, en los años 70.

El oriental distrito pierde a uno de sus buenos hijos, lamentablemente en circunstancias muy difíciles y preocupantes, ya que está demostrado que el hampa ya rebasó los linderos de las ciudades terminales para llegar a las poblaciones del interior donde son su objetivo los hombres y mujeres que han dedicado su vida al trabajo en procura de mejores condiciones de vida.

Hasta el momento, nadie sabe en el oriente chiricano quién le quitó la vida a José María Reyes. Se comenta que en la tarde previa al asesinato un auto sin placa circulaba por algunas calles de la población, tal como suele ocurrir en diversos puntos del país, y acompañados de la gran suerte de que hay policías que se hacen los de la vista gorda ante estas violaciones a la ley del tránsito.   Ya es hora de acabar con este relajo, particularmente en las poblaciones del interior, ya que hay pruebas fehacientes de que están en la mira de los egresados de la universidad de las maras.   ¡Vamos muy mal!

*
<>Artículo publicado el  14 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: