Más y mejor educación para todos

La opinión del  Sociólogo, Escritor,  Educador..


Raúl Leis R.

En la reciente Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos en Mar de Plata, se tomó una decisión trascendental: Adoptar el Programa “Metas 2021; la educación que queremos para la generación de los Bicentenarios”, con el objetivo de lograr a lo largo de la década una educación que dé respuesta a un conjunto de demandas sociales inaplazables… en la que este proceso educativo garantice la inclusión de todos los grupos sociales para las generaciones del Bicentenario… buscando distintas estrategias para un trabajo conjunto y multisectorial. También se aprobó el Fondo Solidario de Cooperación Educativa, el Instituto de Evaluación y Seguimiento, y el Consejo Asesor de las Metas 2021.

 

Las Metas 2021 son un proyecto regional inédito que a través de 11 metas generales, 28 metas específicas asociadas a 39 indicadores con sus respectivos niveles de logro sintetizan un ambicioso programa educativo que aspira a lograr, a lo largo de una década, una educación que dé respuesta a un conjunto de demandas sociales inaplazables; como conseguir que más personas estudien, durante más tiempo, con una oferta de calidad reconocida, equitativa e inclusiva, y en la que participen la gran mayoría de las instituciones y sectores de la sociedad. Lograr las metas implicará una gran inversión sólo posible en un marco de crecimiento e integración regional. (Encuentra las metas en http://www.ceaal.org ).

En esos días, con la presencia de medio centenar de representantes de redes, plataformas, gremios docentes y consejos nacionales de educación de toda Iberoamérica, comenzó a gestionar el Consejo Asesor Iberoamericano de las Metas 2021, de la cual formo parte como Secretario General del Consejo de Educación de Adultos de América Latina CEAAL. Nuestra red participó desde antes activamente en el proceso de incidencia política en relación a las Metas, a través de varias acciones, entre ellas la conformación de una red de redes iberoamericanas que aportó importante insumos al contenido del documento.

Luego también participé en el VI Encuentro Cívico Iberoamericano sobre Educación para la Inclusión Social, por lo que tuve la oportunidad de asistir a la inauguración de la Cumbre que además del tema educativo, manifestó su rechazo y condena a todo intento de trastocar o subvertir el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones en cualquier país, así como el compromiso con la promoción, defensa y protección del Estado de Derecho, del orden democrático, de la soberanía de los pueblos, de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, como el derecho a la vida, la libertad y la seguridad de la persona, el no sometimiento a torturas ni penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, el no ser arbitrariamente detenido, preso o desterrado, ni objeto de ejecuciones sumarias y arbitrarias, de desapariciones forzadas, y la libertad de opinión y expresión. También se exigió el fin del injusto bloqueo contra Cuba. Solo espero, y seguiré velando por ello en la medida de mis posibilidades, que en Panamá el gobierno cumpla al pie de la letra todos los compromisos adquiridos, y que la ciudadanía asuma el papel activo y empoderado de impulsar, auditar, participar, denunciar y animar por más y mejor educación, más y mejor democracia, más y mejor desarrollo humano sostenible.

<>Artículo publicado el  15  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Importancia del Tamizaje Auditivo Neonatal

*

La opinión del Patólogo de la UDELAS en audición y lenguaje…

RAMIRO  CAMPOS

De los trastornos sensoriales del ser humano al momento del nacimiento, la pérdida auditiva es el más frecuente. De uno a seis niños por cada 1,000 nacen con algún grado de pérdida auditiva y al menos uno será portador de una sordera de severa profunda. La pérdida auditiva es una discapacidad invisible en los recién nacidos. Sin embargo, la detección temprana de un trastorno auditivo es fundamental para su adecuado tratamiento y manejo. En Panamá nacen unos 6,000 niños por mes. De esos nacimientos el 98% se presentan en clínicas y hospitales. Eso garantiza la posibilidad de llevar a cabo un programa de Tamizaje Auditivo Universal en Neonatos, ya que la mayoría de los recién nacidos podrían ser evaluados antes de que salgan del centro hospitalario.

En el país ya se realizan estos tamizajes auditivos. Tal es el caso del Hospital de Especialidades Pediátricas y el Complejo Hospitalario Metropolitano, además de la Clínica Universitaria de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS). La implementación de este programa a nivel nacional es totalmente posible. No implicará grandes costos, ya que el equipamiento, está disponible en los centros y la adquisición de equipo de nueva tecnología es una obligación de las entidades que prestan servicios de salud. En cuanto a recursos humanos el país cuenta con buen número de médicos, enfermeras, audiólogos y especialistas en Otorrinolaringología. La sordera es una discapacidad y por esa razón las personas que la padecen están amparadas en la Ley 42 de igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad. La disminución de la capacidad auditiva en niños pequeños interfiere con el desarrollo del habla y el lenguaje. Puede tener efectos negativos en el desarrollo social, emocional, cognitivo y académico, así como en el potencial económico y vocacional de la persona.

La identificación tardía de un problema de sordera puede impedir el desarrollo adecuado de las habilidades del niño para adaptarse al mundo de los oyentes e incluso a la comunidad de los sordos.

La identificación temprana de la deficiencia auditiva ayuda a minimizar o prevenir estos efectos adversos. Recientes estudios establecen que los niños cuya sordera es detectada oportunamente y reciben terapia apropiada, antes de los seis meses de edad, desarrollan mayor habilidad de lenguaje que los descubiertos tardíamente.

La identificación temprana de los niños que están sordos o que tienen problemas para oír, seguida por intervenciones apropiadas, le da una mejor posibilidad de desarrollar su capacidad cognitiva y de lenguaje necesarias para lograr el éxito social y académico. Por lo general, estos programas deben constar de tres partes principales: control médico, evaluación auditiva e intervención temprana de la audición y tratamiento.

*
<>Artículo publicado el  14  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Van tres asesinatos de ganaderos en Chiriquí

*

La opinión del  Educador…

Bertilo Mejía Ortega

Tres ganaderos de la provincia de Chiriquí han sido asesinados en los últimos dos años, lo que genera preocupación en esta área de la República. El primero en caer víctima de las balas asesinas portadas y descargadas por delincuentes fue el señor Teófilo Santos, comerciante y ganadero del área de Tolé, quien fue ultimado a balazos por quienes lo despojaron del dinero que cargaba en el momento del crimen.
En las proximidades de la población de Alanje, área central de la provincia, fue asesinado recientemente el ganadero Clemente Sánchez, sin duda alguna, a manos de quienes buscaban el producto de su esfuerzo cotidiano. El tercero, y más reciente, acaba de ocurrir en la población de Tolé, donde en manos de maleantes desalmados quedó la vida del también comerciante y ganadero José María (Chema)) Reyes Castrellón.

Don Chema Reyes, como popularmente era conocido, fue visitado por los delincuentes a las 11 de la noche del pasado 2 de diciembre, cuando pasaba por el natural descanso, junto su esposa, la educadora jubilada Yolanda Russo de Reyes, después de su acostumbrada jornada en un pequeño comercio. Para cometer este crimen atroz y condenable, como todos, los facinerosos –comentan residentes del poblado—cortaron una de las verjas de su residencia, se introdujeron, y en el momento que escuchó ruido y se dirigió al lugar de donde éste procedía, fue golpeado salvajemente en el rostro y la cabeza, lo que le produjo la muerte. Su esposa fue atada por los intrusos que le robaron joyas y otros bienes materiales, pero, afortunadamente, no fue objeto de consecuencias fatales.

Este horrendo crimen ha llenado de luto y dolor a la población de Tolé, y más allá, pues don José María Reyes Castrellón era un ciudadano probo, amigable, laborioso y accesible para familiares, amigos y conocidos.

Su juventud la dedicó a la ganadería y cuando llegó a sentir que sus fuerzas no daban para la exigente actividad, pasó a retiro conservando el producto de sus encomiables esfuerzos, con natural satisfacción. Pasó después a un pequeño comercio donde disfrutaba la oportunidad de reunir y conversar con sus amigos de siempre. Fue Presidente del capítulo local de la Asociación de Ganaderos, y fue también suplente en la representación del corregimiento de Tolé, en los años 70.

El oriental distrito pierde a uno de sus buenos hijos, lamentablemente en circunstancias muy difíciles y preocupantes, ya que está demostrado que el hampa ya rebasó los linderos de las ciudades terminales para llegar a las poblaciones del interior donde son su objetivo los hombres y mujeres que han dedicado su vida al trabajo en procura de mejores condiciones de vida.

Hasta el momento, nadie sabe en el oriente chiricano quién le quitó la vida a José María Reyes. Se comenta que en la tarde previa al asesinato un auto sin placa circulaba por algunas calles de la población, tal como suele ocurrir en diversos puntos del país, y acompañados de la gran suerte de que hay policías que se hacen los de la vista gorda ante estas violaciones a la ley del tránsito.   Ya es hora de acabar con este relajo, particularmente en las poblaciones del interior, ya que hay pruebas fehacientes de que están en la mira de los egresados de la universidad de las maras.   ¡Vamos muy mal!

*
<>Artículo publicado el  14 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Ángeles del puente Centenario

*

La opinión de la Periodista…

 

JUDY  MEANA
El 15 de agosto de 2004, la Presidenta Mireya Moscoso recorrió visiblemente emocionada el Puente Centenario. Una estructura imponente y majestuosa, pero intransitable. Había que bautizarlo, ponerle la placa conmemorativa y dejar constancia para el futuro que fue construído bajo su administración. El puente estuvo cerrado al tráfico, un año. Finalmente, el 2 de septiembre de 2005, el Presidente Martín Torrijos inauguró las vías de acceso.

Dicen que lo que empieza mal no termina bien. El 7 de diciembre de 2010, luego de casi tres días de lluvia ininterrumpida, la carretera de acceso al puente en el lado que conduce hacia el distrito de Arraiján, se hundió. Ahora le toca al Presidente Ricardo Martinelli subsanar la obra.

Ya sabemos que estas vías son vulnerables, lo que no nos queda claro es si tiene algo que ver con fallas en la construcción, ya que no es la primera vez que se resquebraja la vía. Hace dos años atrás, se le hicieron reparaciones.

Valdría la pena conocer detalladamente el historial de rajaduras y grietas, así como los informes o recomendaciones presentadas por la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos sobre la construcción de este segundo puente permanente sobre el Canal de Panamá, que le costó al Estado más de 200 millones de dólares.

El uso del puente está restringido, se ha dispuesto un horario especial. De seguro el tránsito será lento, es por nuestra seguridad. Recordemos cuántas vidas se han perdido a causa de los accidentes de tránsito en el puente Centenario. La mayoría de los reportes hablan de exceso de velocidad. A veces me pregunto si alguno pudo ocurrir por fallas de la misma carretera.

Ojalá fuera prohibido inaugurar obras inconclusas. El afán de protagonismo puede esperar, esa vanidad a la larga siempre nos traiciona.

*
<>Artículo publicado el  14  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Muhammad Yunus, ejemplo a seguir

**

La opinión del Comunicador social…

Edwin Rodríguez

Es un agrado hablar de una persona que ha hecho una labor admirable por los pobres. De un gran economista que recibió el premio Nobel de la Paz en el 2006 por su lucha para lograr una economía justa para las clases desfavorecidas. Su nombre es Mohammad Yunus.

Cierto día, el profesor Yunus, decidió darse un paseo por los barrios marginados de Bangladesh para preguntarle a la gente de qué vivía y qué era lo que necesitaba. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que la gente no requería mucho dinero para hacer que sus negocios prosperaran.

Así pues, conviviendo con los campesinos de la región de Jobra (Bangladesh), Yunus confirmó que la pobreza se perpetuaba porque dejaba a los pobres fuera de la economía. Los bancos tradicionales no concedían préstamos a aquellos que no pudiesen ofrecer garantías, por ende, generaba un círculo vicioso de pobreza.

Yunus creó el concepto del microcrédito el día que decidió ayudar a unos cuantos lugareños que vivían cerca de la Universidad de Chittagong y que, tras una gran hambruna que asoló el país en 1974, estaban pasando por graves dificultades. Elaboró una lista de 42 personas seriamente endeudadas que, en total, debían menos de 27 dólares. Cada uno de ellos recibió la cantidad que adeudaba sin otra condición que la de concentrarse en su trabajo y la de devolver el dinero cuando pudieran.

El éxito de su acción le llevó a crear, en 1976, el Banco Grameen, con la intención de prestar capital a personas que no tenían acceso a los créditos bancarios tradicionales, dado que no cumplían las condiciones requeridas habitualmente en concepto de aval para garantizar el reembolso de la suma prestada. Todo gira en torno a la llamada “garantía solidaria” que consiste en prestar el dinero a las dos mujeres más pobres de un grupo de cinco que se agrupan para solicitarlo, y las demás no reciben su préstamo hasta que las dos primeras lo han devuelto, de tal manera que se crea una especie de red de apoyo-presión. Si uno deja de pagar, todos pierden la posibilidad de recibir nuevas ayudas.

Ahora bien, he aquí un gran modelo de empresa social, eficaz y próspera que alejado de cualquier tipo de ideología y ambición es capaz de sacar de la pobreza a millones de personas.  Es importante, que el Estado, desarrolle políticas, asumiendo un modelo propio de crecimiento y desarrollo social, con más justicia, igualdad y equidad. Panamá, posee la capacidad singular de generar fondos dentro de sus entidades bancarias para poder prestar a los pobres. Se debe facilitar las condiciones y las bases legales a verdaderos bancos de microcréditos, para que puedan dedicarse específicamente a esta tarea: prestar capital a las personas en pobreza extrema.

En definitiva, tal vez si tuviéramos a un Mohammad Yunus, en lugar de algunos usureros en Panamá, nuestro país sería mucho mejor.

*
<>Artículo publicado el  13 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VIII)

*

La opinión del Activista de los derechos humanos…

Manuel Castro Rodríguez

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, escribo el 9/12/2010, cuando las turbas organizadas por la junta militar que usted admira hostigaron a unas sesenta Damas de Blanco y damas de apoyo que marchaban con gladiolos en las manos. Esto ocurrió la víspera del día en que los defensores de la libertad celebramos el 62º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Véase la represión sufrida el 10/12/2009 (http://www.youtube.com/watch?v=ZoJcqZN4bzM).

El 18/3/2003 el régimen detuvo a setenta y cinco intelectuales cubanos por el ‘delito’ de informar sin el permiso de la tiranía, en lo que se conoce como la Primavera Negra. Los ‘juicios’ no duraron más de un día y fueron realizados a puertas cerradas. Arnaldo Ramos Lauzurique, de 68 años -miembro del ilegal Instituto Cubano de Economistas Independientes, fue condenado a dieciocho años de cárcel-, ha sido el único liberado de los trece presos de conciencia que no aceptan el destierro como condición para ser excarcelados. Véase el valiente alegato del Padre Jorge A. Rodríguez, párroco del Santuario de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba (http://www.youtube.com/watch?v=wOZVQmnEy_Y).

Jované, hace más de un mes, el 7/11/2010, se venció el plazo que se dio el castrismo para liberar a los presos de conciencia reconocidos por Amnistía Internacional, entre ellos el Dr. Oscar Elías Biscet González -un cristiano devoto, seguidor del método de la no violencia practicado por Gandhi y Martin Luther King.

Jované, el Dr. Biscet documentó con estadísticas no oficiales las técnicas de aborto usadas en Cuba. Denunció que uno de los procedimientos utilizados era completado de ser necesario, con la falta de asistencia médica al recién nacido, sin previa información a la madre de esa posibilidad. El Dr. Biscet fue condenado a veinticinco años de cárcel. Es un preso de conciencia que ha cumplido siete años en una celda bajo tierra, sin asistencia médica ni religiosa.

Le hago un reconocimiento público al Dr. Julio García Valarini, que denunció la violación de los derechos humanos del Dr. Biscet. Los otros médicos debieran reflexionar sobre lo que probablemente les ocurriría si la ‘izquierda’ adocenada tomara el poder.

Jované, con todo su derecho, usted viaja al extranjero cuantas veces lo desee –incluido Cuba, a donde peregrina todos los años-, asesoró a un sindicato, habla en los programas de radio y televisión, escribe una columna semanal en este periódico,  ejerce la libertad de cátedra en una universidad estatal, realiza protestas en las calles, contribuye a la formación de un partido político, es opositor al Gobierno, aspira a ser Presidente y pretende instaurar un régimen de corte castrista, sin que se le cuestionen esos derechos, ni se le acuse de ser un mercenario al servicio del castrismo.

Jované, usted goza de todos los derechos consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero apoya al régimen militar que le niega al pueblo cubano el disfrute de esos mismos derechos. Usted actúa como los intelectuales que apoyaban a Stalin. Jované, en Cuba a los que actúan como usted se los cataloga como hipócritas o que tienen una doble moral, ¿cómo se les dice en Panamá? Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  13  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿A falta de prevención, mayores desastres?

*

La opinión del Odontólogo y Abogado…

Omar O. López S.

Panamá, pequeño país al nivel del mar con una gran actividad fluvial y en donde el ilimitado crecimiento geográfico avanza como una gran vorágine que definitivamente no respeta ni considera la homeóstasis existe entre la naturaleza y la acometida por el hombre.
Todos los años en el período de mayor intensidad lluviosa, se desbordan ríos provocando desplazamientos de tierra y pérdidas considerables de vidas y de bienes. Las cosechas y la ganadería se afectan considerablemente, impactando a la población del país.
Pero, a pesar de que año tras año se presentan estos desastres, no realizamos un análisis, un diagnóstico de cómo podemos paliar o evitar que estas situaciones se presenten nuevamente de modo que de manera científica y trabajando todos de la mano podamos disminuir las consecuencias de esta exacerbación natural.
Las precipitaciones torrenciales por pocos días causan graves inundaciones en todo el país y en otros casos aluviones de tierra que sepultan viviendas y familias en las zonas afectadas.

Una gran porción de nuestros pobladores y sobretodo los campesinos y agricultores viven en zonas vulnerables de desastres como en los cauces de los ríos y en las laderas de las montañas y cerros, lo que propicia los aluviones con las precipitaciones continuas.

Pero estas situaciones en muchas ocasiones son generadas por la actividad humana como la deforestación y la contaminación de los ríos, lo que agrava sensiblemente los fenómenos naturales y sus efectos.

Según la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, las inundaciones no se pueden evitar pero se pueden generar medidas para disminuir el daño que causan. Según este organismo, se pueden prevenir las inundaciones realizando inversiones en Planes de Preparación y elaborando Políticas para disminuir el riesgo. La estrategia internacional para la prevención de desastres señala que los mismos pueden ser reducidos si:

1. Se invierte en infraestructura para la retención del agua.

2. Crear conciencia en la población sobre el peligro de las inundaciones.

3. Construir instalaciones de protección como diques y represas.

4. Invertir en modelos de alta tecnología que permitan a los especialistas en desastres predecir con exactitud cuando ocurrirá la inundación. (1)

Solo nos queda la experiencia dramática y silenciosa de las pérdidas de vidas y bienes en nuestra población, lo que de inmediato nos debe poner en alerta para trabajar arduamente en mecanismos de prevención que nos permitan reducir los daños del inminente fenómeno natural.

El Gobierno Nacional está realizando una labor ingente de ayuda a la población afectada por las actuales inundaciones y tendrá que laborar planes preventivos en las zonas de riesgo de nuestro país.

(1)http://youthink.bancomundial.org/temas/medio-ambiente/inundaciones-se-pueden-prevenir

*
<>Artículo publicado el  13 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Bonanza: ¿interrumpida?

*

La opinión de la Periodista…

ADELITA CORIAT
Pocas veces en la historia de un país se viven tiempos de bonanza económicos como los que atravesamos. Panamá es el tercer país en Latinoamérica que presentará un crecimiento en contratación de mano de obra el próximo año. Sin embargo, para poder traducir esta buena racha en un crecimiento sustantivo debemos incorporar a las clases menos pudientes.

Aparentemente las cosas marchan bien, pero hay señales de alarma que debemos mirar con atención. Recientemente Alianza Ciudadana publicó un comunicado sobre el  “Retroceso de la democracia en Panamá”, que al hacer un análisis del contenido, da la impresión que estamos frente a un régimen autoritario.

Ciertas situaciones son palpables; las instituciones siguen siendo muy débiles y este es un factor de riesgo. Vemos como las reglas del juego se transforman a lo interno de las entidades estatales sin el conocimiento de la sociedad, lo que crea malestar o incertidumbre en la población porque las cosas no caminan como debieran. La percepción de la captura de los poderes del estado en una sola silla disminuye la confianza de la población en el Estado y los partidos políticos. Podría ser difícil probar que hay centralización. Pero la población lo siente reflejado en las influencias sobre poderes estatales; Parlamento, Corte Suprema de Justicia. Un parámetro interesante a medir y reevaluar.

El mencionado comunicado cita hostigamiento a miembros de ciertas organizaciones civiles y periodistas bajo la utilización de intimidaciones verbales. En lo personal no he recibido ninguna, hasta ahora. Me pregunto; ¿porqué sancionar a quienes tengan opiniones distintas a una gestión? ¿Hubo este tipo de intimidaciones en otros gobiernos? Sí, cuando se pisan cayos muy grandes.

Verá usted, la democracia funciona mejor con transparencia, sin importar que actor político esté al mando. Pareciera que uno de nuestros males sociales es llegar al poder para servirse de él, y olvidamos cómo servirle al sistema.

*
<>Artículo publicado el  13  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Las encuestas patrióticas de noviembre

*

La opinión del  Jurista…

Víctor Collado Sánchez

Las televisoras, especialmente, cada noviembre, entrevistan a estudiantes y a personas escogidas al azar sobre las fechas clásicas del mes, sobre los autores de los símbolos patrios y asuntos relacionados.
Al final de las entrevistas el resultado es el mismo del año pasado: alumnos despistados y desactualizados hasta lo increíble, y hombres y mujeres respondiendo “ñamerías” con una sonrisa que los delata.
Las críticas, a partir de allí, se enfocan hacia la eficiencia del sistema educativo y la soga termina reventándose por lo más delgado: la calidad de los estudiantes.
Si en verdad se tratare de analizar el sistema educativo por las consecuencias de esas encuestas (aunque un desfile nunca será el escenario ideal para eso), resultaría interesante que los periodistas en algún noviembre se fueran al final de la delegación y entrevistaran a los docentes a ver si los resultados son sorprendentemente distintos o iguales a los que se conocen por el contenido de las respuestas estudiantiles.

No da para reírse la baja calidad de las respuestas porque el conocimiento de la historia, en el caso de Panamá, tiene importancia habida cuenta del débil espíritu nacional del que damos muestras desde que Eusebio A. Morales así lo sentenciara a inicios del siglo XX.

Pero sin descuidar el peso de lo dicho, pienso que el asunto debe tener otro rumbo. ¿Cuál es el provecho con exhibir en público los escasos conocimientos históricos de nuestra juventud? ¿Qué utilidad tiene para el estudiante, hoy día, saberse de memoria el nombre del autor de la letra del Himno Nacional o quién confeccionó la primera bandera del naciente país? ¿Qué tanto progresamos si en coro repetimos el significado de las imágenes que reproduce el escudo? ¿Qué tal lúcido sería nuestro sistema educativo si ninguno de los entrevistados le fallara a la pregunta sobre los protagonistas de la gesta de independencia de España?

¿A quién atribuirle el desconocimiento elemental sobre la historia nacional: a los estudiantes por especializarse más en tirar piedras que en abrir libros, o a los profesores, guiados por el afán de ganar más sueldo? ¿O a todo el sistema educativo que ya está viejo, desfazado, inoperante, insulso y lo que es peor: a merced de cuánto político se cree en capacidad para inventar “sistemas” o “transformaciones educativas cada cuatro años sólo por la majadera proclividad de decir mañana que esto u otro lo hice yo, mi gobierno o mi partido.

Qué bueno sería que las entrevistas se dirigieran a revelar cuánta ciencia, educación o tecnología están recibiendo los estudiantes. Que le dijeran al país el equipamiento técnico de sus escuelas o los progresos en materia de investigación. O de cómo se están proyectando en la comunidad con proyectos de soluciones concretas (no excursiones a regiones pobres con regalos) y que la gente hace suyo. ¿Qué incentivos están recibiendo del gobierno o de la empresa privada? O sobre sus expectativas de empleo luego de la graduación.

Si queremos un país diferente, con esperanzas y optimismo para todos, nos convendría fiarnos, por ejemplo, en el caso de Singapur que teniendo menos de 50 años de independencia, ya es uno de los más globalizados del planeta que en lugar de tener héroes de la independencia en sus billetes, luce la imagen de una universidad con una sola palabra impresa: Educación.

Razón no le falta al ensayista Andrés Oppenheimer cuando en su última obra (sept. 2010) nos dice que “la obsesión iberoamericana con la historia nos está robando tiempo y energías para concentrarnos en el futuro”.

*
<>Artículo publicado el  15  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La naturaleza del Estado

*

La opinión del Economista, Docente Universitario y Político…

JUAN  JOVANÉ
De acuerdo con la doctrina cristiana el Estado debe constituirse y actuar como el garante del bien común.   Es así que Juan XXII en su Mater et Magistra explica la posibilidad y deber que tienen los poderes públicos “de reducir los desniveles entre diversos sectores de la producción, entre las diversas zonas dentro de la comunidades políticas y entre diversas naciones en el plano mundial; como también de contener las oscilaciones en el sucederse de las condiciones económicas y de afrontar con esperanzas de resultados positivos los fenómenos de la desocupación de masas”. Esta visión de un Estado al servicio de la comunidad con una clara opción preferencial por los pobres aparece, sin embargo, radicalmente negada en nuestra realidad, en la que predomina un Estado que por medio de lo que podemos calificar de acumulación por desposesión practica la depredación de la comunidad a favor de una pequeña fracción de la población.

No solo se trata de recordar que, pese al amplio crecimiento observado en la economía en los últimos años, cerca del 40% de la población sigue viviendo en pobreza, que el 17% de la misma se mantiene en condiciones de subnutrición, que cerca del 42.1% de los trabajadores no agrícolas se encuentren en situaciones de informalidad, mientras que un pequeño grupo privilegiado conformado por apenas el 10% de la población logra concentrar casi el 40% del ingreso nacional disponible. Se trata también de llamar la atención de cómo actualmente el Estado ha venido actuando como un instrumento de acumulación por desposesión, es decir como una maquinaría que suprime y limita los derechos de la comunidad para asegurar la creciente acumulación de la pequeña fracción que lo domina.

Se trata no solo de afectar los derechos de los trabajadores asalariados, sino de utilizar la inflación como medio de transferir ingresos desde la población hacia los comerciantes especuladores, de desposeer a las comunidades indígenas y campesinas de sus recursos naturales con el fin de asegurar la acumulación de las transnacionales de la minería y del sector energético, de arruinar a los pequeños y medianos productores del campo para permitir que el agro panameño caiga en mano de los llamados Agribusiness, a la vez que se desposee a los pequeños pescadores de sus medios de vida con el fin de facilitar la más alta rentabilidad posible para el capital que se valoriza gracias a las actividades turísticas.

A esto, sin embargo, se debe añadir la propia depredación que ocurre dentro del propio Estado, la que se manifiesta nítidamente en la creciente importancia que han cobrado elementos tales como la contratación directa indiscriminada, acompañada ahora por la eliminación del control previo y leyes represivas.

La construcción de un Estado guiado hacia el bien común, y comprometido con la opción preferencial con los pobres es hoy una tarea ineludible, la cual solo es posible cumplir por medio de la organización de la población en una fuerza social independiente, capaz de unificar a quienes hoy son víctimas de la rapiña neoliberal.

 

*
<>Artículo publicado el  14  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El recurrente fantasma de la reelección

La opinión del Abogado,  Político independiente…

Juan Manuel Castulovich

Cuando, contra el más elemental sentido común, a Pérez Balladares se le ocurrió empujar sus pretensiones de reelegirse, se le pronosticó su previsible y rotundo fracaso.   Sin embargo, eso no impidió al caballero de marras, dar su salto a vacío. Su empecinada soberbia no sólo le costó al erario entre 8 y 10 millones de balboas, sino que, además, lanzó al país a una vorágine de incertidumbres que afectó gravemente la economía nacional.

Pero como la reelección es una enfermedad recurrente contra la que, desgraciadamente, no se inocula a quienes llegan al Palacio de la Garzas, para nada extraña que ahora haya reaparecido con el anuncio de un par de voluntariosos diputados gubernamentales, supuestamente actuando como “patrullas autónomas”.

¿Cuál será el desenlace de la nueva asonada reeleccionista?, es prematuro pronosticarlo; pero lo que sí es cierto es que, abortado el tema, no puede ni debe ser ignorado, especialmente porque ahora son muy distintos los parámetros políticos. Cuando Pérez Balladares lo intentó el fracaso estaba decantado; en las circunstancias actuales el panorama no es tan claro. Martinelli, aunque aparente no interesa la reelección, está, sin duda, en mejores condiciones para “dejarse tentar” y “ceder a las presiones” de quienes, por intereses claramente identificables, serían los mayores beneficiarios si la aventura resultara exitosa.

Introducir la figura de la reelección inmediata, requiere de un cambio constitucional, aprobado, primero, por la Asamblea y, después, por un referendo. Para que el proyecto de Acto Constitucional pase en la Asamblea se necesitarían 36 votos, o sea, la mayoría absoluta de sus integrantes. Cambio Democrático cuenta con 26 diputados, a los que, se rumora, pronto se le sumarán otros 4 tránsfugas, que “brincarán” desde el PRD y su bancada aumentaría a 30. Con esa base, más unos cuantos votos de diputados panameñistas, la mayoría absoluta es, políticamente hablando, “pan comido”.

El único que podría impedir que el Acto Constitucional pase en la Asamblea es el que el propio Martinelli, de manera pública y categórica, lo rechazara. Pero sus recientes declaraciones no apuntan por ese rumbo.

El Acto Constitucional podría ser aprobado por la Asamblea en la legislatura ordinaria que correrá de enero a abril de 2011 y vuelto a aprobar por la siguiente legislatura ordinaria en el mes de julio, también del 2011. El referendo que manda el numeral 2 del Artículo 313 de la Constitución debe realizarse no antes de tres meses ni después de seis, “contados desde la aprobación del Acto Constitucional por la segunda legislatura”. En otras palabras, si la segunda aprobación se produce, por ejemplo, para el 15 de 2011, el referendo podría ocurrir, entre el 15 de octubre de 2011 y el 15 de enero de 2012.

<>Artículo publicado el  14  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¡Un Año Escolar Infructuoso!

*

La opinión del Pedagogo, Escritor, Diplomático…

PAULINO  ROMERO  C.

De infructuoso pudiera calificarse el año escolar que finaliza. Hace apenas un lustro señalábamos: “Al finalizar cada curso escolar los maestros y profesores se ven frente al problema de la promoción de sus alumnos, y la preparación de sus informes relacionados con el adelanto (y reprobación) anual de los escolares”.

La terminología pedagógica llama promoción al ascenso de un alumno de un grado a otro, previo el estudio de las adquisiciones obtenidas en términos de destrezas, hábitos y actitudes, ideales y experiencias logradas en el proceso de aprendizaje.

El calendario oficial del año escolar 2010, ha terminado con déficits en muchos aspectos del proceso enseñanza-aprendizaje, sobre todo en el nivel de enseñanza media. Los resultados finales de este período escolar, según informes extraoficiales, han sido deficientes con alto porcentaje de fracasos. ¿Por qué? Sencillamente, por la forma irregular como se desarrolló: confrontación habitual entre el Meduca y los gremios magisteriales, paros frecuentes, amenazas de huelga, protestas estudiantiles, reclamos de aumento salariales a los docentes, edificios escolares defectuosos, etc. Y ocurrió a pesar de que, “la transformación curricular” (aplicada mediante el método de “ensayo y error”), fue impuesta por el Meduca en su afán de presentar una prueba de intento por mejorar la calidad de la educación nacional.

La experiencia acumulada año tras año, en el desarrollo de la actividad escolar en Panamá, refuerza nuestro clamor docente de larga data, en el sentido de que la planificación integral del sistema educacional es una de las tareas más importantes que debemos emprender con miras hacia el futuro. Pero el indiscutido objetivo del reformador consiste también en la elevación del nivel educacional y en ofrecer a cada uno la máxima oportunidad de desarrollar sus inclinaciones y aptitudes, así como también en prepararlo para una vocación y un compromiso que redunden en beneficio de toda la sociedad.

Ya queda dicho: el país que no se dé un campo de acción para ejercitar sus potenciales en procura de realizaciones socioculturales, que no cree las condiciones para que éstas sean factibles, se cercenará del progreso (y no solo del técnico), llevando al individuo a la frustración y ocasionando una insatisfacción no del todo superficial. Por eso, es necesario que la llamada “comunidad educativa” y la ciudadanía en general se interesen mucho más por la suerte de la educación, porque su rendimiento sea más eficiente y productivo tanto para el ciudadano como para la sociedad en su conjunto.

Corresponde al ministro o ministra de Educación (en todo momento), mantener las mejores relaciones con los docentes, porque son ellos los verdaderos responsables del éxito o fracaso de cualquier proyecto educativo. ¡Esta verdad incuestionable no debe ser desatendida ni menospreciada por el rector o rectora de la Educación que quiera tener éxito!

¡Compatriotas, Feliz Navidad!

*
<>Artículo publicado el  13  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.