Compromiso del periodismo ambiental

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

 

MODESTO  A.  TUÑÓN  F.
modestun@yahoo.es

Aunque el periodismo es la combinación de todos los saberes y culturas, en los últimos tiempos, se nota que está desprovisto de herramientas; hay tendencias hacia la proliferación de hojarasca y en ocasiones su ejercicio asusta. Son ideas expresadas por Antonio Moltó, director del Instituto Internacional de Periodismo, José Martí, a los asistentes del seminario regional Periodismo: Medioambiente y Desarrollo.

Unos 35 periodistas de ocho países participaron durante tres días, en La Habana, en este curso auspiciado por dicho instituto, UNESCO y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA). El objetivo fue adquirir herramientas conceptuales y experiencias del papel de la prensa en la sensibilización de la sociedad hacia la realidad ambiental.

La amplitud de la agenda, que debe cubrir aquel comunicador, no importa el espacio en que se desempeñe, hace compleja la responsabilidad asumida; pero también supone la adquisición de determinadas destrezas, que son algo diferentes al desarrollo tradicional de este quehacer. Precisamente a ese factor, se refiere el director Moltó, hombre de vasta experiencia en prensa, radio y televisión cubanos.

Isabel Viera, coordinadora de Programa en UNESCO, mencionó estos aspectos, al inicio de las jornadas y resaltó que ‘es importante que los periodistas se conviertan en aliados que permitan crear conciencia en la población con sus tareas cotidianas’.

Hay tópicos de gran actualidad como el cambio climático, sus secuelas de eventos atmosféricos y circunstancias coyunturales, que requieren de coberturas especiales o de nuevos enfoques y la discusión con expertos que han tenido experiencias en estos referentes. Esto supone una de las mejores estrategias para la profesión, como enfatizó la viceministra cubana del CITMA.

A menudo en las redacciones o servicios de noticias en los medios de comunicación, se tiende a asignar a cualquier reportero para buscar información en hechos vinculados con la ecología y éste aplica un esquema similar al de un acontecimiento cotidiano.

El resultado es una nota donde lo espectacular, anodino o elementos superficiales se constituyen en el cuerpo del texto. Si ella se refiere a algún daño, una contingencia, un derrame, caída de un árbol; el efecto es sacar a flote precisamente el aspecto más negativo o la mayor contradicción. Constituye una mala lectura de las teorías periodísticas, que por lo general utilizan los neófitos en el oficio.

Esto conduce a hacer de esta reseña, un producto informativo que debe competir con cualquier hecho de sangre o accidente y por lógica, aquella queda relegada. El periodismo ambiental, se deriva de la ciencia y por tanto, pone en función y vincula entre otros, los contextos sociales, legales, políticos y económicos del acontecimiento.

Las ciencias ambientales son un campo amplio y el periodismo especializado que las aborda, reúne requisitos para dar al público una idea clara de lo imprescindible que es seguir un desenvolvimiento tanto casero, vecinal o productivo que tenga un impacto sobre el entorno y también un panorama sobre la importancia para la propia vida y seguridad de los ciudadanos.

Por esa razón, la dinámica del seminario habanero, tuvo un ritmo trepidante e incluyó la presentación de diferentes escenarios como biodiversidad, cambio climático, manejo sostenible de la tierra, uso y aprovechamiento de los recursos hídricos, consumo sustentable y la cobertura de huracanes y contingencias.

En cuanto a técnicas de trabajo, se hizo una revisión histórica sobre la relación: medios de comunicación y recursos naturales, tendencias del periodismo especializado, uso de herramientas en la búsqueda de información de este tipo y la manipulación mediática en la coyuntura del accidente del pozo de British Petroleum en el Golfo de México.

Como una manera de aplicar el despliegue del material expuesto, se concibió una visita al grupo encargado de la recuperación de la bahía de La Habana. Allí se constató las implicaciones de las estrategias aplicadas y el papel de la responsabilidad compartida para rescatar el valor ambiental de un escenario tan valioso como el mar; además, la vida de la población y el perfeccionamiento creciente de la industria en estas cuencas.

La sociedad actual se enfrenta a diferentes fenómenos que son inéditos en la historia y muchos de ellos con consecuencias tan profundas que requieren de narradores con una capacidad, dedicación, eficiencia y seriedad que ostenten un nivel de responsabilidad mucho mayor del que se tenía hasta hoy en una formación que no puede pecar de estereotipada ni de conformista.

La ajustada agenda del taller cubano demostró que requerimos formular un nuevo enfoque de cobertura a acontecimientos vinculados al ambiente. La realidad impone esta perspectiva con calidad de urgencia.

*

<> Este artículo se publicó 8  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: