Carlos A. Mendoza: un panameño fundacional

La opinión del  Educador y Escritor….

RICARDO ARTURO RÍOS TORRES
rriost@hotmail.com

En el devenir histórico de la nación panameña surgen íconos entre los ciudadanos que por sus ejecutorias son hombres y mujeres fundacionales.

Uno de ellos es Carlos A. Mendoza.

Celestino Andrés Araúz en su monumental obra, de dos tomos, El imperialismo y la oligarquía criolla contra Carlos A. Mendoza nos hace un recuento revelador de emblemáticos aconteceres del Panamá profundo y lo más importante es que lo sustenta con amplia documentación, sobre todo en lo referente a la constante intervención de EE.UU. contra nuestro país. Intervención que se da en conjunción cómplice con los intereses de la elite que desde la época colonial a la republicana ha dominado el Panamá político.

Carlos A. Mendoza, como hombre semilla, impactó el país institucional en sus múltiples fases como abogado, masón, fogoso orador, periodista combativo y prominente figura del Partido Liberal negro. Participó con Belisario Porras y Eusebio A. Morales en la Guerra de los Mil Días.

Como panameño raizal apoyó el movimiento separatista de 1903 junto a Domingo Díaz y Guillermo Andreve. Redactó el Acta de Independencia de 1903, fue el primer ministro de Justicia y organizador del sistema jurídico. En el gobierno de Belisario Porras trabajó en el Código Civil y se opuso al nefasto artículo 136 de la Constitución de 1904 propuesto por Tomás Arias y que permitía la intervención estadounidense en nuestra comunidad nacional.

El abogado liberal defendió con apasionados alegatos a Victoriano Lorenzo por la muerte del regidor Pedro Hoyos (1891) y culpó a la sociedad por el atropello de los marginados.

La vida pública de Carlos A. Mendoza, como hombre espejo, encarnó la dignidad y el patriotismo de los panameños.

El intelectual contestatario en 1910 ejerce, durante siete meses, la primera magistratura de Panamá como segundo designado ante el fallecimiento de José Domingo de Obaldía y de José Agustín Arango. El líder negro del arrabal santanero, es el primer liberal en dirigir la naciente república. Los odios del Partido Conservador en alianza con funcionarios de la Embajada de EE.UU. desatan una calumniosa campaña contra Carlos A. Mendoza.

El racismo tradicional de ‘los de adentro’ y jerarcas sempiternos de la hacienda pública nunca aceptarían que un mulato estuviese al frente del poder político del país ístmico. Desde el semanario ‘La Palabra’ atacan la gestión gubernamental del primer presidente negro de Panamá y socavan su aspiración a ser candidato en el período electoral de 1912.

Richard Marsh, el arrogante funcionario de la Embajada de EE.UU. dirige las acciones intervencionistas contra Carlos A. Mendoza. Richard Marsh también alentó la Revolución de Tule de 1925, que declaró el territorio cuna (Dules) como un protectorado norteamericano, sería otra Zona del Canal.

Y es que Carlos A. Mendoza con su actitud crítica e independiente no era manejable para las pretensiones colonialistas del Big Stick. El hombre semilla, el hombre espejo, el ciudadano fundacional había participado en la Guerra de los Mil Días, con el propósito de lograr una verdadera separación de Panamá, se había opuesto junto con Belisario Porras al Tratado Herrán — Hay denunciado como ‘La venta del Istmo’. Además, había rechazado el artículo 136 de la Constitución de 1904 que avalaba las injerencias del Destino Manifiesto en Panamá. Defendió en 1891 al cholo Victoriano Lorenzo, caudillo social y político de la indiada. Todo eso lo hacía un hombre peligroso para Richard Marsh. Otra situación inaceptable para el funcionario estadounidense, fue que Carlos A. Mendoza era negro.

Celestino Andrés Araúz utiliza la hermenéutica y la heurística como las herramientas fundamentales para sus estudios históricos, es colaborador distinguido de Carlos Manuel Gasteazoro, el creador de la historia científica panameña. Las citas a pie de página le dan un valor agregado a su enjundiosa investigación y el diseño metodológico del ensayo hace del texto una guía didáctica para abordar el pasado nacional. Su prosa es puntual, sencilla y elegante.

Celestino es un historiador por excelencia y su numeroso haber bibliográfico lo comprueba. El primer tomo de El imperialismo y la oligarquía criolla contra Carlos A. Mendoza aborda aspectos sensitivos de los siglos XIX y XX de Panamá. Analiza El incidente de la Tajada de Sandía, el Tratado Mallarino Bidlack, El Estado Federal de Justo Arosemena, el Tratado Herrán-Hay, la Guerra de los Mil Días; los efectos en nuestro país de la Doctrina Monroe, el Destino Manifiesto, la Diplomacia del dólar; el problema de los límites entre Panamá y Costa Rica; el Gold y Silver Roll; las pugnas y rivalidades entre conservadores y liberales; el movimiento separatista de 1903 y la oposición estadounidense y de la oligarquía criolla contra Carlos A. Mendoza. Las perspectivas de Celestino Andrés Araúz se corresponden con una personalidad objetiva, académica y fiel conocedora de los principios de la investigación histórica.

El segundo tomo reúne los documentos que sustentan sus reflexiones. Leemos las solicitudes de intervención de los políticos colombianos y panameños, las réplicas sobre el Tratado Herrán-Hay, los rechazos al artículo 136 de la Constitución de 1904 como los de Buenaventura Correoso, artículos de La Palabra, El Diario de Panamá, del Panama Journal, del Star & Herald en torno a la situación política del país y sobre todo las gestiones de Richard Marsh contra Carlos A. Mendoza.

Epílogo: Después de cien años (1910-2010) nada ha cambiado, en la embajada del Coloso se decidió la alianza entre Martinelli y Varela, y hoy la actual embajadora de los EE.UU. visitó recientemente las oficinas del PRD y luego celebró una reunión conjunta con los políticos del gobierno de turno con la supuesta oposición al presidente Martinelli. Richard Marsh vive… pero… Carlos A. Mendoza, también…

*

<> Este artículo se publicó el 7  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: