Principios vs. maleantería

La opinión del médico, político y Ex pre candidato presidencial…
JORGE GAMBOA AROSEMENA
jgamboarosemena@hotmail.com

EL Dr. Carlos Iván Zúñiga fue declarado por ley de la Asamblea Nacional como un patriota digno de ser ejemplo para las presentes y futuras generaciones. Uno de sus mensajes que nos daba constantemente era que había que apegarse a actuar de acuerdo a los principios cívicos y cuando se está en crisis, más nos debemos apegar a ellos.

Hay ilusos, ignorantes o analfabetas morales que creen que el fin justifica los medios y así, para enfrentar una crisis, se apartan de principios y creen que está permitido actuar deshonestamente y hasta delictivamente.

Las comunicaciones entre personas o entre entidades, si estas no se hacen públicamente, son consideradas de carácter privadas y son protegidas por leyes y convenios internacionales como los de Derechos Humanos.   Violar esta privacidad sin que medie orden de autoridad judicial competente es violar los derechos de las personas naturales o jurídicas y es penado por la ley.

La colombiana asilada por la estulticia moral de este gobierno es un vivo ejemplo de la maleantería política so pretexto de que ‘chuzar’ llamadas era necesario porque el Estado, a través del gobierno, tenían que conocer que hacían o decían en sus comunicaciones una serie de ciudadanos colombianos que la paranoia de un gobierno con proclividades dictatoriales realizaba.   Interceptar llamadas sin orden judicial es un delito y los que lo hacen, ordenan o apadrinan son delincuentes porque violan leyes y principios que el Patriota Zúñiga y tratados internacionales nos dicen que no se deben quebrantar.

Nuestro gobierno ha concedido asilo político territorial a la chuzadora colombiana, haciéndose cómplices de este exabrupto, por acción, el presidente y el canciller, y por omisión, todos los demás miembros del gabinete. El jefe de la chuzadora, el que algunos analfabetas morales consideran un buen presidente, está vinculado a la acción delictiva, como Nixon lo estuvo con Watergate. Si no medió orden judicial, no podían pinchar teléfonos de ninguna manera y son delincuentes.

La razón parece estar en que el Ejecutivo colombiano la necesitaba fuera de Colombia para que no hiciera caer, como castillo de naipes, la inexistente institucionalidad confesada por Uribe.   El Plan Colombia, aupado por los EUA y la derecha regional, cerraron filas como cuando cuadraron el círculo de justificar el golpe a Zelaya y el reconocimiento a Lobo.

Ni la derecha ni la izquierda pueden violar principios democráticos para mantenerse o hacerse del poder porque eso los convierte en delincuentes.

*

<> Artículo publicado el 3  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: