Hastío a la política

La opinión del Abogado y Periodista…

BELISARIO HERRERA A.
belisarioherrera03@hotmail.com

El actual presidente de la República, Ricardo Martinelli, no ha cesado de mantenerse en campaña política con constantes propagandas en la televisión en las que invierte grandes sumas de dinero, ¡vaya usted a saber de dónde salen tantos fondos!, dirigida a la siquis de un pueblo desprevenido que se conforma, lamentablemente, con una serie de migajas, en comparación a sus ingentes necesidades.

Allí tiene usted a los ancianos jubilados, tenazmente empeñados en que les aumenten sus emolumentos irrisorios, cuando lo fundamental es que orientaran su lucha hacia la misma Caja de Seguro Social para que cuenten permanentemente con los medicamentos indispensables, los servicios de atención médica, de hospitalización y quirúrgicos. Mientras, debemos convenir que no se deben abusar de los recursos de la Caja de Seguro Social para resolver el aumento de los jubilados, pero el socorrido plan está echado y ya se asoma la amenaza de una nueva reforma a la Ley Orgánica de Seguro Social para suplir ese vacío.

De lo que se trata es que la Caja de Seguro Social ha venido siendo, desde distintas administraciones, como la caja menuda a la que siempre los políticos le han echado mano, aparte de que hacia lo interno ha mantenido el más escandaloso desgreño administrativo, con elevadísimos salarios para funcionarios favoritos.

Los abogados que no estamos contaminados con el actual estado de las cosas ni guardamos silencio cómplice, sabemos que el actual mandatario, si bien es cierto, recibió un elevado número de sufragios para hacerse acreedor al solio presidencial, solo constituye apenas un mandato que debe cumplir estrictamente conforme lo determina la Constitución y las leyes de la República.

No se puede decir que es un proceder estrictamente soberano el paso dado por el Ejecutivo, el de otorgarle Asilo Territorial a la jefa del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, María del Pilar Hurtado, cuando por sus arbitrariedades y abuso de autoridad en el desempeño de sus funciones hasta el momento en que renunció a ese cargo, está siendo reclamada por los tribunales de su país.

En términos de estricta seriedad, nuestro país se encuentra ofendido por cada uno de los desaciertos del actual régimen en que para quien no sea tonto, se da cuenta que hace lo que le viene en gana, mientras sigilosamente y con un lenguaje arrogante pretende sembrar el miedo, advirtiendo que si toma abiertamente el camino del autoritarismo, que nadie se oponga porque le caerá encima la represión. Afortunadamente, existen en nuestro país ciudadanos con dignidad que a nada tememos, más que a Dios.

 

*

<> Artículo publicado el 27  de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.


 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: